Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 02 febrero 2023
01:00
h

El acusado de matar a Mónica sigue en silencio pero va directo a prisión

José Ramón Guerreiro volvió a negarse a declarar en el juzgado y ya pasó su primera noche en Teixeiro// La jueza le acusa de homicidio doloso con agravantes de alevosía y ensañamiento

José Luis Guerreiro Galdo, 48 años y natural de A Coruña, mantiene la boca cerrada y, como hizo ante los agentes de policía en el Cuartel de Lonzas, volvió a negarse a declarar ante la jueza durante su comparecencia ayer para dar cuenta de la acusación por la muerte de Mónica Marcos Piñeiro, de 52 años, con la que mantenía una relación sentimental que ella quería cortar.

Pese a su actitud de desafiante silencio, y ante la evidencia de las pruebas, la titular del Juzgado de guardia de A Coruña no tuvo ni el menor atisbo de duda y decidió decretar el inmediato ingreso en prisión comunicada y sin fianza por homicidio doloso con agravantes de alevosía y ensañamiento para el presunto autor del crimen machista ocurrido el pasado miércoles en una vivienda del barrio de O Birloque en la ciudad herculina.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia informaron de la decisión adoptada por la juez de guardia y sustentada en el artículo 139 del Código Penal que en su disposición primera señala que “será castigado con la pena de prisión de quince a veinticinco años, como reo de asesinato, el que matare a otro concurriendo alguna de las circunstancias siguientes: Con alevosía. Con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido. Para evitar que se descubra”. Dos de las circunstancias que se dieron en este crimen machista.

El detenido pasó a disposición judicial a las diez de la mañana y abandonó unas tres horas después los juzgados para ser trasladado a prisión.

Guerreiro cuenta ya con dos antecedentes por violencia de género sobre otras dos mujeres, pero no constaban denuncias previas por parte de la víctima de este suceso, tal y como confirmó la Subdelegación del Gobierno.

SIN PALABRAS. “No declaró nada, se acogió a su derecho a no declarar ni a preguntas de la jueza, ni del Ministerio Fiscal ni de su abogada”, explicó en declaraciones a los medios a las puertas de los juzgados el letrado de la familia de la víctima, Guillermo Mosquera, que ha apuntado que “nos queda mucho camino por recorrer”.

Durante el interrogatorio la jueza le leyó el escrito de acusación mientras que el acusado guardaba silencio sin apenas pestañear y sin inmutarse; el fiscal pretendió hacerle varias preguntas pero el individuo se mantuvo en sus trece. Su letrado, a la vista de la actitud que mantenía , se limitó a dejar constancia legal de su presencia.

Poco tuvo, por tanto, que deliberar la magistrada a la vista de que la Fiscalía pedía su ingreso en prisión aunque sin llegar a fijar el delito, homicidio o asesinato, que vaya a reclamar en la instrucción.

Está previsto que el caso se remita ahora al Juzgado de Violencia de Género, que determinará finalmente la calificación del delito que será “probablemente” asesinato, ha detallado el fiscal de guardia, Luis Anguita, quien cree que probablemente el juicio será con tribunal del jurado.

El fiscal considera que este crimen es “un delito contra la vida” y “contra la mujer” de “extrema gravedad” que no se puede permitir “en una sociedad moderna como esta”, ha dicho a los periodistas esta mañana.

Ante los juzgados se han vivido momentos de tensión, cuando familiares de la víctima se han encarado y han proferido gritos contra el detenido, incluso alguno ha perseguido al coche policial que lo trasladaba.

La víctima, Mónica Marcos, de 52 años y madre de dos hijos, es la primera de violencia de género en Galicia este año, la 35 en España, y fue asesinada el pasado miércoles presuntamente a puñaladas en su vivienda del barrio de O Birloque, donde regentaba una panadería.

El presunto asesino huyó a Madrid tras el crimen, donde fue localizado al día siguiente en un hostal del centro de la capital; tras ser detenido, compareció ante los agentes del Grupo de Homicidios en la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Un día después, el viernes a última hora de la tarde, fue trasladado a la comisaría coruñesa de Lonzas y el sábado se negó a declarar.

En la mañana de este domingo y cuando se completaba el plazo de las 72 horas desde el apresamiento, en torno a las diez, pasó a disposición judicial y, una vez que la jueza decretó su ingreso en prisión por asesinato, fue trasladado a la cárcel de Teixeiro, donde quedó instalado en el módulo de ingresos, en una celda acristalada y bajo control de los funcionarios. Quizás allí pueda volver a hablar con otros reclusos.

20 sep 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito