Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 02 diciembre 2022
02:54
h

El fuego se desboca en Galicia, incendia varias viviendas y arrasa a su paso casi 19.000 hectáreas

Unos 13.000 habitantes de parroquias situadas en quince municipios se vieron sorprendidos por las llamas cerca
de sus viviendas // Carballeda alcanza ya las 7.500 ha

Finalizada la ola de calor y con las lluvias ya sobre gran parte de la comunidad gallega, que se extenderán a lo largo de esta jornada de martes a todo el territorio –esperemos que no acompañadas de rayos cuyo impacto haya que volver a lamentar–, el resultado de la misma para Galicia ha sido devastador: 18.835 hectáreas calcinadas en 24 grandes incendios (de más de una hectárea todos ellos y por encima de las 500 en su mayoría).

Un verano más se volvieron a repetir las dramáticas escenas de vecinos desalojados de sus viviendas con animales a cuestas a los que salvar del fuego y de casas –en esta ocasión deshabitadas en su mayoría, afortunadamente– engullidas por las llamas. El ambiente cargado de humo y un aire irrespirable fue y todavía lo es en algunas zonas, la tónica general de los últimos días de asfixiante calor en muchos municipios de Ourense y sur de Lugo.

Según cálculos realizados por EL CORREO, en los quince municipios en los que se declararon grandes incendios durante la ola de calor habitan unas 40.000 personas (el 1,48 % de la población gallega). Pero no todas ellas corrieron grave peligro. Fueron un total de 13.000 las que vieron las llamas más cerca, por encontrarse residiendo en las parroquias donde directamente surgieron los incendios.

En la actualidad, después de intensas jornadas de labores de extinción y control de los fuegos por parte de los efectivos de Medio Rural, todavía preocupa enormemente la proximidad a las casas de los incendios de Folgoso do Courel, A Pobra de Brollón y Carballeda de Valdeorras. En todos ellos permanece activa la situación dos de alerta y, entre todos, suponen una pérdida de superficie arbolada de 13.500 hectáreas.

En concreto, el incendio activo en Carballeda de Valdeorras se declaró el pasado jueves en la parroquia de Riodolas (11 habitantes) y se reactivó debido a un cambio de viento, que lo acercó al núcleo poblacional de Candeda (24 habitantes). Extendido ya hasta el municipio limítrofe de O Barco de Valdeorras, lleva calcinadas 7.500 hectáreas. En su control participan siete técnicos, 42 agentes, 77 brigadas, 37 motobombas, tres palas, 11 aviones y 10 helicópteros, además de la Unidade Militar de Emerxencias (UME).

Este gran fuego obligó ayer a cortar la N-120, carretera de salida hacia León, a la altura de Rubiá a las 18.15 horas, para permitir que los efectivos de extinción realizasen sus labores, con patrullas de apoyo instaladas en las carreteras OU-300, OU-303 y OU-100, que solicitaron apoyo al subsector de León. En la zona también hay cortes intermitentes en la N-536 a la altura de O Barco por la presencia de humo y polvo.

Por su parte, la situación dos de emergencia por proximidad a las viviendas también sigue activa en Folgoso do Courel y A Pobra do Brollón, donde cuatro incendios desencadenados en diferentes parroquias de estos municipios se juntaron en un gran incendio crítico que calcinó hasta el cierre de esta edición 4.900 hectáreas en total. En concreto, se unieron los dos fuegos de la parroquia de Vilamor (134 habitantes) y los dos de Saa (99 habitantes). En Folgoso como tal, también continuó activo y en situación de emergencia dos por su cercanía a las casas el de la parroquia de Seceda (32 habitantes), iniciado el viernes, y que ya alcanza las 1.100 hectáreas provisionales. En total, entre este municipio y el vecino A Pobra hay desplegados 16 técnicos, 115 agentes, 179 brigadas, 103 motobombas, tres palas, una unidad técnica de apoyo, 24 aviones y 26 helicópteros, junto a miembros de la UME.

SALEN DE SITUACIÓN 2 OÍMBRA Y PALAS DE REI. Por otro lado, en activo pero lejos de las poblaciones, se encuentra el incendio en la parroquia de Pradoalbar, en Vilariño de Conso, que ha quemado más de 2.650 hectáreas dentro del Parque Natural do Invernadoiro. Dos técnicos, 17 agentes, 48 brigadas, 19 motobombas, cuatro palas, cuatro aviones y 9 helicópteros siguen en lucha contra las llamas en la zona.

Asimismo, hubo tres incendios activos que ayer salieron de la situación dos de alerta por proximidad del fuego a las viviendas: dos en Oímbra y uno en Palas de Rei. En concreto, los de Oímbra están localizados en las parroquias de Videferre (205 habitantes) y San Cibrao (272 habitantes), y afectaban hasta el cierre de esta edición a 350 y a 400 hectáreas, respectivamente. Además, cabe señalar que el incendio de San Cibrao logró estabilizarse al mediodía, pero volvió a descontrolarse por la noche. Mientras el de Videferre quedó estabilizado a las tres de la madrugada. Mientras, el fuego de Palas de Rei, permanece aún activo en la parroquia de Ramil (13 habitantes), y llevaba calcinadas 375 hectáreas.

Asimismo, en el municipio lucense de Cervantes hubo que lamentar este lunes el comienzo de un nuevo fuego, que permanece activo todavía en la parroquia de Cereixedo, afectando ya a 65 hectáreas. También en la parroquia de Noceda, en el mismo municipio, se reactivó el incendio que se había iniciado en la tarde del domingo, alcanzando las 100 hectáreas.

Finalmente, en el ayuntamiento de Oímbra hubo que lamentar también en la jornada de ayer el arranque de un nuevo foco de incendio (después de los dos ya existentes) en la parroquia de Rabal, que desde las 15.00 horas y hasta la noche ya terminó con 750 hectáreas, amenazando a los núcleos de Rabal y Mandín hasta bien entrada la madrugada. Esta mañana Medio Rural ya desactivó la situación dos por proximidad a las viviendas.

INCENDIOS ESTABILIZADOS Y CONTROLADOS. En el ayuntamiento de Cervantes quedó estabilizado al mediodía de ayer el incendio en la parroquia de Donís, que ronda las 75 hectáreas. En Quiroga, el fuego decretado en la aldea de Nocedo también se mantuvo estabilizado por segunda jornada, con 15 hectáreas afectadas. En el mismo ayuntamiento, pero en la parroquia de Outeiro, se daba este lunes por controlado el incendio que calcinó 250 hectáreas.

Controlado del mismo modo se encuentra el fuego en la parroquia de Santa Mariña do Castro de Amarante, en Antas de Ulla, que quemó 40 hectáreas según las últimas estimaciones. También quedó controlado el fuego de la parroquia de Guillar, en el ayuntamiento de Rodeiro, que lleva quemadas 200 hectáreas. Y, en Ribadavia, el incendio siguió durante este lunes controlado tras la quema de 65 hectáreas.

“apagabas un foco y a los diez minutos surgía otro”

··· El alcalde de Palas de Rei, Pablo Taboada, reconoció que el domingo y la madrugada del lunes “fueron duros”. “Hacía calor, pero lo que sucedió fue totalmente desmesurado. Apagabas un foco y a los diez minutos surgía otro”, lamentó. Ahora siguen en riesgo las parroquias de Pambre y Chorexe, pero dice que el fuego está ya más o menos “controlado”. “Esperemos que no haya más focos”, deseó.

22 %

de la superficie que se perdió a causa de los incendios en el 2017 es lo que ardió durante esta semana. Fueron 10.000 hectáreas frente a las 62.000 de hace 5 años, si bien aquellas se habían dado en dos días.

4.400

hectáreas fueron las que se quemaron en su totalidad en Galicia el pasado año 2021. Se acumularon en 954 fuegos dispersos a lo largo del año. En una semana, este año, ya se ha más que triplicado esa superficie quemada.

“tratamos de aportar cama, consuelo, calma y comida”

··· Medio centenar de vecinos del municipio lucense de Folgoso do Courel pasaron la noche del domingo en el polideportivo del municipio de Triacastela. La alcaldesa de la localidad, Olga Iglesias, a causa de “la gran magnitud de los incendios en O Courel”, hubo que desalojar. “Intentamos darles consuelo, calma, una cama donde dormir y comida”, dijo Iglesias, que añadió que hay personas mayores.

19 jul 2022 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito