Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 12 junio 2021
21:43
h

El golpe de la covid llevó a la inactividad a 47.100 gallegos en solo tres meses

Confinamiento y cierre de oficinas de empleo públicas evitan que se sumen al paro // Entre los 25 y 39 años crecen el 33 % los no activos

La última encuesta de población activa (EPA) cogió por vez primera un trimestre completo, el segundo, en el que el impacto de la pandemia de coronavirus se contagió a toda la actividad económica. Como publicamos el pasado martes, el golpe en la ocupación fue masivo, inédito en España, con casi un millón de trabajadores menos, 32.600 en Galicia. Sin embargo, el paro se mantuvo comedido en cómputo anual, con sólo 2.100 desempleados más que el año anterior por las mismas fechas, e incluso se despeñó un 9,1 % intertrimestralmente restando 14.300 desempleados en la comunidad gallega en junio frente a marzo,. ¿A qué se debe?

Al limbo de los ERTE, que acoge a en torno a doscientos mil gallegos, CCOO y UGT sugieren que atendamos a la cifra de población que se declara inactiva por un hecho básico en esta crisis sanitaria. Y es que resulta probable que muchos trabajadores que perdieron su empleo fueron clasificados como inactivos.

La prueba está en que en España se dispararon, de repente, en 1.411.100 en relación al año anterior, mientras que en la comunidad aumentaban en 50.700. “Non puideron cumprir coas condicións de busca de traballo, basicamente polo confinamento ou por situacións como non estar dispoñible por razóns de coidado de persoas dependentes, que a definición de paro da EPA determina para que sexan considerados parados”, sostienen. El cierre de las oficinas públicas de empleo tampoco ayudó nada. Si atendemos a la evolución en los últimos tres meses, se pasó de 1.098.800 inactivos en Galicia a 1.145.900, cuarenta y siete mil a mayores solo entre marzo y junio, tres meses. Cerca de 518 cada jornada.

Mayor entre las mujeres. Por sexos, la inactividad pesa más sobre las mujeres gallegas (652.300) que sobre los hombres (493.600). Por edades, seis de cada diez tiene más de 65 años, un total de 656.300 donde ellos son 281.200, ellas 375.000. Con relación al segundo trimestre de 2019 creció en casi todos los tramos a excepción del comprendido entre los 60 y 64 años, y con mayor virulencia entre los que cumplían entre 45 y 54. Si atendemos al salto que se dio entre marzo y el pasado junio, en esos tres meses el crecimiento fue espectacular, especialmente, entre aquellos más jóvenes.

Así, los gallegos con entre 20 y 24 cumplidos pasaron de ser 60.600 inactivos al cierre del primer semestre a totalizar 67.700 cuando culminó el segundo. Un 11,7 % más. De 25 a los 29, donde ya no estudia tanta gente –la principal excusa antes de la covid para salirse de la EPA– saltaron de 23.800 a 31.200, y eso es un repunte superior al 31 %. Sumados de los 30 a los 39, hay 14.500 nuevos inactivos en la EPA gallega, un 17,2 % más.

Entre los 30 y los 39 años la subida de la inactividad fue todavía más drástica: si la generación que se asentaba en ese rango de década que se mantenía alejada de la actividad en marzo se situaba en las 36.100 personas, esta cifra se disparó hasta las 48.200 al cierre del pasado junio, doce mil cien o un 33,5 % más.

Con un repunte de inactivos del 15 % se situaron los gallegos y gallegas de los cuarenta a antes del medio siglo, al sumar 8.200 y alcanzar los 62.700. Entre las 50 y 59 primaveras se contabilizaban 102.400 personas no activas, tras crecer un 9,2 % (+8.600). Antes de la etapa de la jubilación (60-65), subió a 95.500, con 2.800 más (+3 %).

El desempleo sí crece en la EPA del segundo trimestre para los jóvenes

La encuesta de población activa (EPA) del segundo trimestre detalló que de los 318.600 jóvenes gallegos de entre 16 y 29 años, 101.900, casi el 32 %, están ocupados, 36.000 (11,3 %) parados y los 180.800 restantes (56,7 %) son inactivos.

Los datos del informe del IGE apuntan a que la tasa de ocupación de este colectivo se situó al cierre de junio en el 32 %, por lo que disminuye en casi cinco puntos (-4,9 %) frente al dato de marzo y en siete en relación al segundo trimestre de 2019.

La tasa de paro juvenil se situó en el 26,1 %, aumentando así en 3,4 puntos respecto al trimestre anterior y, en comparación al segundo 2019, el incremento fue de 6,5 puntos.

Entre abril y junio de la era covid el 77 % de los ocupados gallegos de entre 16 e 29 años trabajaba a jornada completa. Frente al primer trimestre la cifra bajó un 13 %, mientras quienes se empleaban a jornada parcial caían en 4.100 personas. Si la comparativa es con igual perido del año pasado cae en 11.400 la jornada total y en 10.700 la desarrollada por horas.

El IGE apunta que de los 94.500 asalariados en el segundo trimestre hasta los 29 años el 45,4 % tenía un contrato indefinido, lo que supone un descenso del 7,3 % frente al trimestre anterior, pero en cambio un ligero repunte interanual del 0,5 %. Con empleo eventual bajaron un 16,2 % del segundo frente al primer al segundo trimestre, con un hundimiento anual del 26,2 %. La tasa de temporalidad se situó, entre los 16 y 29 años, en el 54,6 % el pasado junio en Galicia.

03 ago 2020 / 00:15
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
EPA
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.