Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 mayo 2020
02:59
h

El nuevo plan antiincendios reduce las parroquias de riesgo en un 60 %

Contempla la adquisición por parte de la Xunta de dos nuevos aviones, que subirán la dotación aérea para la extinción hasta 28 aparatos // El operativo se adaptará al escenario post covid–19

La pandemia de coronavirus no hace desaparecer el riesgo de incendios forestales con la llegada a la comunidad del verano y las altas temperaturas, que ya empiezan a sentirse. Un escenario complejo para el que la Xunta está preparada, tal y como anunció ayer el presidente Alberto Núñez Feijóo.

En este sentido, el Plan de prevención y defensa contra los incendios de Galicia (Pladiga) para este 2020 reduce un 60 % –de 71 a 28– las llamadas parroquias de alta actividad incendiaria (PAAI), que son las más vulnerables ante los fuegos forestales, y contempla la adquisición de dos nuevos aviones que subirán la dotación aérea para la extinción hasta 28 aparatos.

En la primera comparecencia presencial ante la prensa tras la reunión semanal de su Ejecutivo después de decretarse el estado de alarma, el mandatario dio a conocer el nuevo Pladiga antes de su remisión al Conse-llo Forestal, organismo cuya postura, en todo caso, no es vinculante. La previsión que maneja es que “en este mismo mes de mayo” –posiblemente, la próxima semana– la Xunta lo apruebe de forma definitiva.

Esta estrategia, que contará de nuevo con 7.000 efectivos –contando tanto a los profesionales propios de la Administración autonómica, como a los adscritos y a otras instituciones–, ratifica el aumento a seis meses de la contratación de “más de 1.000” trabajadores temporales fijos–discontinuos para estas tareas de extinción. En esta línea, Feijóo recordó que en 2018 y 2019 estos contratos eran de cinco meses.

Además de los ya comentados 28 medios aéreos entre aviones y helicópteros –17 del Gobierno central y 11 del autonómico–, se incrementará en diez el número de drones utilizados en tareas de vigilancia. Galicia dispondrá además esta temporada estival de 11 nuevas motobombas, de las que se cederán cinco a los ayuntamientos.

PLAN DE PREVENCIÓN DE 30 MILLONES. A mayores, el Pladiga 2020 cuenta con la novedad de que incluye un plan de prevención dotado de más de 30 millones que fue aprobado en Consello hace 15 días. Esta hoja de ruta incluye trabajos preparativos en casi 46.000 hectáreas y 5.800 kilómetros de pistas forestales y carreteras.

Estas labores preventivas, que ya están en marcha y se prolongarán hasta el próximo 13 de julio “siempre y cuando lo permitan las condiciones climatológicas”, matizó el de Os Peares, también abarcan las limpiezas de la biomasa de las franjas secundarias –50 metros a los alrededores de los núcleos de población–, así como labores de mantenimiento en 3.200 puntos de agua y la construcción de 121 nuevos.

En lo referente a las mejoras tecnológicas, incidió en la visualización actualizada de imágenes vía satélite; la compartición de pantalla entre varios usuarios; o la implementación de formas o siluetas provisionales de evolución del fuego.

Además, en las tablets con las que cuentan los agentes y técnicos se incluirán datos cartográficos actualizados, localización GPS de los recursos asignados, rutas de acceso seguidas por los primeros recursos en llegar, información de la evolución del fuego; fotografía georreferenciada y capacidades de edición o información de los puntos de agua.

El presidente aprovechó para valorar el “trabajo voluntario” de los bomberos forestales y los agentes ambientales del servicio de extinción durante la emergencia sanitaria. En concreto, estos efectivos llevaron a cabo unas 6.000 desinfecciones en centros de salud, residencias y otras instalaciones en hasta 200 municipios de menos de 5.000 habitantes.

Todas las novedades se adaptarán a las condiciones establecidas por la emergencia sanitaria del covid–19, con la incorporación de los protocolos necesarios para garantizar el trabajo del personal en condiciones óptimas de seguridad e higiene.

otros acuerdos
Ayuda para ahorrar en energía

··· Entre los acuerdos aprobados por el Go-bierno gallego también destacan las ayudas para la renovación de electrodomésticos y domótica energética. Una línea dentro del Plan de reactivación económica tras la crisis del covid-19 de la que se podrán beneficiar más de 9.000 familias, que ahorrarán 270.000 euros al año en su factura energética.

El programa cuenta con una inversión de 1,75 millones con la que se prevén movilizar 5,6, conseguir un ahorro energético anual de 2.090 MWh y una reducción de emisiones de CO2 equivalente a la acción de 31.000 árboles, así como la creación o mantenimiento de 76 empleos.

Será subvencionable la renovación de frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajíllas y encimeras por otras de clase de eficiencia A+++. En el apartado de domótica energética se apoyará la monitorización y la instalación de sensores de humedad, temperatura, CO2, radón y termostatos, así como medidores de consumo y programas de encendido.

22 may 2020 / 23:10
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito