Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 noviembre 2021
01:37
h

El verano, una bomba de oxígeno para establecimientos hoteleros

Se dispara la ocupación en el mes de julio, y las expectativas para el mes de agosto son todavía mejores // El turismo nacional está salvando la campaña estival

El verano no está siendo especialmente caluroso en lo meteorológico, pero sí en materia turística. La campaña estival está aliviando a la economía gallega, dinamizando al sector hotelero en su conjunto tras muchos meses de enorme sufrimiento. La ocupación creció de forma considerable en el mes de julio, y las perspectivas que se manejan este mes, que se han confirmado en las primeras tres semanas, son aún mejores.

Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), hubo 480.966 viajeros y se registraron 1.053.264 pernoctaciones, un 73% más que el año pasado. La estancia media fue de 2,19 días. La mayor parte de los viajeros provenían de otras partes de España. Fueron 421.401 (un 87,61%) frente a los 59.565 extranjeros.

Casi 200.000 viajeros se movieron por la provincia de A Coruña, con una estancia media de 2,02 días. Pontevedra registró más de 172.900 viajeros, pero la mayor estancia media (2,65). Por detrás estuvieron Lugo (77.300) y Ourense (30.800).

En cuanto a las comunidades de procedencia de los viajeros, un 22% de los nacionales que se pasaron por A Coruña eran originarios de Madrid, muy por delante de Andalucía, con un 12%.

En el caso de Pontevedra, el 18% de los visitantes venían de Madrid, y un 10% de Castilla y León. Lugo y Ourense también se beneficiaron, sobre todo, de la llegada de personas de Madrid.

La recuperación del número de viajeros también se notó en la reapertura de los establecimientos que, durante muchos meses estuvieron cerrados, y en la recuperación de personal que permanecía en Erte.

Así, según los cálculos del INE, en Galicia estuvieron empleadas 7.312 personas, la mayor parte, en Pontevedra (3.298).

En cuanto al número de establecimientos abiertos, fueron 1.651, con una estimación de más de 36.000 habitaciones y casi 68.500 plazas.

Por otra parte, el índice de precios creció un 9,66%, un punto más que la media del conjunto de España. La tarifa media diaria fue de 69,37 euros, mientras que los ingresos por habitación disponible se situaron en los 35,36 euros, lo que supone un incremento del 67,78%.

APARTAMENTOS TURÍSTICOS. En la Asociación de Viviendas Turísticas de Galicia (Aviturga) hay satisfacción por cómo fue el mes de julio, con una media del 85% de ocupación, con techos como el 88% de Sanxenxo.

Su presidenta, Dulcinea Aguin, explica que la estancia media ha subido de forma notoria desde que comenzó la pandemia, al pasar de los cinco días de 2019 a los siete u ocho del pasado año. Este, se ha disparado hasta los 10 o 15 días.

Afirma que se está produciendo “mucho movimiento intergeneracional”, con familias completas de abuelos a nietos. Y que, a diferencia de lo que pasaba antes, cuando predominaban las reservas de última hora, para este verano las gestiones empezaron a finales de 2020.

Sobre todo, llegan muchos visitantes de Asturias, Cantabria y País Vasco, y muchos repiten tras estrenarse el año pasado. En este sentido incide en el valor de marca de Galicia como destino seguro.

Señala que la pandemia “ratificó” la tendencia de “trasvase” de clientes que buscan las comodidades de este tipo de establecimiento frente a los hoteles.

Además, señala que “agosto está a tope, con prácticamente toda Galicia al 100%”, y espera tener buenos porcentajes en septiembre.

HOTELES. Para ellos, “el mes de julio ha ido bien, sobre todo la segunda quincena, porque la primera fue relativamente floja”. Habla César Ballesteros, de la Federación Provincial de Hosteleros de Pontevedra.

Ahora, con el ritmo recuperado, están viviendo un mes de agosto con “una previsión excepcional”, que está permitiendo tener “ocupaciones altas y precios de temporada”.

Ballesteros señala que la poca dependencia del turismo internacional ha sido una ventaja para Galicia, que ha sabido competir por el viajero español con otros territorios que habitualmente no tienen turismo nacional y que lanzaron grandes ofertas, como Canarias y Baleares.

Los turistas vienen a Galicia en busca de playas poco masificadas y poco volumen de personas y, en estas últimas semanas, huyendo de la ola de calor.

El perfil, según él, es nacional, pareja, con uno o dos hijos, que se mueve por Galicia, pasando dos o tres días por el norte y otros tantos por el sur. Los que ya son habituales en zonas como Baiona o Sanxenxo, en cambio, las utilizan como campamento base para moverse por la comunidad.

En cuanto a los peregrinos, la mayor parte de ellos son españoles, y buscan más hoteles que albergues. Este “plus” lo notan más los hoteleros del Camino portugués, porque quienes lo recorren, fundamentalmente extranjeros, tienen más capacidad de gasto y apuestan por hoteles de cuatro o cinco estrellas.

Tanto él como Carlos Regueiro, de Hostelería Compostela, indican que la mayor parte de los hoteles han reabierto sus puertas y sacado a sus empleados del Erte.

Regueiro, que opina que julio “no fue malo, pero tampoco brillante para ser Xacobeo”, sí que ve que agosto está siendo “espectacular”.

“Es una alegría porque venimos de muchos meses sin facturar”, apunta, aunque con cautela porque sabe que después de septiembre muchos volverán a pasar apuros. En este sentido, la pérdida de viajeros de otros países, dificulta la desestacionalización.

En el caso de Santiago explica que, salvo alguna oferta buena, la mayor parte de los viajeros buscan hoteles de tres estrellas y un perfil de gasto algo más contenido.

24 ago 2021 / 20:14
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.