Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 23 septiembre 2020
12:20
h

Feijóo tritura un nuevo récord de la política nacional: 3 horas con el rey

El largo encuentro que mantuvo con Felipe VI dispara los rumores sobre sus grandes posibilidades en la Villa y Corte// Planteó al monarca la ampliación del Xacobeo’21 a un semestre de 2022

Tres horas con Felipe VI. No es el título de una obra de teatro –como la adaptación de Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes–, sino el resultado de saltarse los protocolos y dar rienda suelta a la afinidad personal y a la pasión política que se lleva dentro. Ocurrió ayer en el Palacio de La Zarzuela, en la audiencia prevista entre el rey de España y Alberto Núñez Feijóo, con motivo de la reciente reelección del segundo como presidente de la Xunta. Un encuentro programado para unos 45 minutos que acabó doblando el tiempo máximo compartido con el monarca que había logrado un dirigente autonómico. El récord hasta ahora lo ostentaba el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla: una hora y media. Cuando Feijóo paró en la tarde de ayer el cronómetro, este rozaba los 180 minutos.

Un protocolo presenta muchos elementos del teatro del absurdo. Siguiéndolo al pie de la letra, Feijóo tendría ayer que llegar al palacio real y al presentarse ante su majestad decirle que ya es, de nuevo y por cuarta vez, el presidente de una de las comunidades históricas de su reino. Y, tal vez, Felipe VI tendría que fingir cierta sorpresa al escucharlo. Pero como todos sabemos –o suponemos– que ya lo sabía, el mandatario gallego se ahorraría la reiteración inútil de semejante ceremonial y el monarca se lo agradecería. De manera que, sin perder el respeto a las formalidades que a ambos obligan, los dos se relajaron y se entregaron directamente al intercambio de pareceres sobre las principales cuestiones que protagonizan la actualidad política nacional. Del coronavirus y la crisis económica que generó a los peligros que acechan al modelo territorial, así como de varios asuntos de especial interés para Galicia, como el Xacobeo, el futuro de la fábrica de Alcoa y de la central térmica de As Pontes o los proyectos a financiar con el fondo europeo de reconstrucción. Al acabar la reunión Feijóo aclaró algunos de estos contenidos, pero la larga duración de la misma fue el verdadero mensaje.

¿Por qué Felipe VI dedicó tanto tiempo al presidente de la Xunta, mucho más incluso del que habitualmente suele concederle al mismísimo jefe del Gobierno de España? Esta fue la pregunta que ayer se hacían en todos los mentideros políticos de la Villa y Corte, donde se volvieron a disparar todos los rumores que sitúan a Feijóo desplazando a Pablo Casado de la sala de mando de la sede central del PP en Génova. ¿Preferirá el rey al político de Os Peares dirigiendo al principal partido de la oposición antes que al actual líder del PP nacional? Lo que es seguro es que le tiene mayor simpatía que al presidente del Gobierno, pero no lo puede decir. Feijóo es leal a la Corona y se enorgullece de comandar una comunidad que “ha hecho sus deberes y no ha creado problemas al conjunto de la nación”.

“Los gallegos sabemos muy bien dónde estamos. Somos españoles porque somos gallegos. Galicia no quiere dividir, ni plantear problemas ficticios”, declaró para distanciarse de los desafíos del independentismo catalán.

Y como embajador vitalicio del Camino de Santiago que es Felipe VI, el dirigente gallego le planteó la conveniencia de extender el Año Xacobeo de 2021 un semestre más en 2022, para evitar una concentración de peregrinos susceptible de propagar la pandemia, al agrandar el tiempo para efectuar el Camino.

Además, el presidente de la Xunta dio por hecho que los reyes participarán en algún acto vinculado con el Xacobeo 2021, si bien no anticipó esos planes y si don Felipe y doña Letizia presidirán la inauguración de la reforma de la catedral de Santiago. “En Galicia siempre son bienvenidos y la sensación que yo tengo es que vienen muy cómodos a Galicia y nosotros nos sentimos muy cómodos en recibirles”, manifestó.

Y lo que también hizo Feijóo en su rueda de prensa posterior a su encuentro con Felipe VI, y que seguro que a este le agradó sobremanera, fue abrirle las puertas de Galicia a Juan Carlos I en el caso de que quisiera regresar a España tras su estancia en el extranjero. “Es un gallego ilustre que siempre que quiera volver a Galicia, estaremos encantados de recibirlo”, afirmó el de Os Peares, que no dudó en expresar su “cariño y admiración” tanto por Felipe VI como por su padre, quien se marchó a Emiratos Árabes Unidos el pasado 3 de agosto. No estaba en el guión, pero improvisó cortésmente.

15 sep 2020 / 22:52
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito