Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 24 octubre 2021
14:55
h

Frente a las guerras políticas, ayudas exprés para el rescate a la hostelería

Rueda lamenta que el “egoísmo” impida cerrar el acuerdo de un fondo común // Diputaciones y Fegamp defienden que, al menos, se elevó la cuantía // El Bloque culpa al choque PP-PSOE

La mayoría de las personas tienen un local de cabecera. Es su Cheers, su taberna de Los Serrano, Bar Reinols Café de Rick particular. Para familias enteras hay restaurantes indisociables de su experiencia vital. De muchos tenedores o un humilde furancho. Estos negocios, y las decenas de miles de personas que de ellos dependen, están económicamente hoy en la UCI, contagiados por el impacto económico del coronavirus.

Es por ello que desde el sector, lógicamente, no entiendan de conflictos políticos entre administraciones. Necesitan ayuda, mucha, ágil, sin burocracia y para ayer. Por eso desde las barras y salas vetadas por la COVID, clausuradas, no entienden que Xunta, diputaciones y concellos, quienes deben velar por ellos como ciudadanos y trabajadores, sean incapaces de llegar a un acuerdo que unifique el apoyo y centralice el proceso de adjudicación de ayudas. Que ponga fin de una vez por todas a la burrocracia.

La Fegamp y las tres diputaciones presididas por los socialistas habían remitido nuevas propuestas para el fondo de hostelería horas antes de la fallida reunión del viernes, donde se apostaba porque los ayuntamientos los que gestionasen las ayudas en un modelo híbrido, asegurando que podían hacerlo “en cuestión de días”, posibilidad que rechazó la Xunta al entender que retrasaría las ayudas, que pretende que fluyan ya desde principios de febrero.

El vicepresidente primero del Ejecutivo autonómico, Alfonso Rueda, lamentó ayer la falta de acuerdo en dicha reunión para consensuar los pormenores del fondo común de rescate al sector hostelero. En declaraciones a los medios durante una visita en Lalín, criticó el “egoísmo” de los representantes de estas entidades, que priorizaron “quién da el dinero” y “quién firma el papel” sobre que las cuantías lleguen “rápido a quien las necesite”.

El titular autonómico insistió en rechazar la propuesta de gestionar el reparto a través de la administración local, puesto que los gallegos no necesitan “muchísima burocracia” ni “313 ventanillas” para pedir las ayudas, sino “que todo se concentre en una”. Rueda destacaba que la Xunta acaba de repartir 86 millones desde “hace mes y medio”, convocados en noviembre y casi finalizados “al 100 %” a finales de enero, pero que ahora las ayudas “siguen siendo más necesarias”.

Por ello, consideró que este tipo de discusiones políticas son “impresentables”, sobre todo en este contexto de la tercera ola, y ha advertido de que los ciudadanos “están viendo el esfuerzo de cada uno” y “la prisa que tienen en repartir” las ayudas.

“Ayer –por el viernes– dijimos que no podemos esperar más”, zanjó para insistir en que las reuniones no son “para reproducir debates del Parlamento” o “de los plenos de las diputaciones”, sino “para ser útiles” a los ciudadanos.

Por su parte, el regidor de Lalín, José Crespo (PP), dijo no sentirse representado por la postura de la Fegamp y su “barbaridad” de que sean los municipios quienes asuman la gestión del fondo, alegando que carecen de la “agilidad administrativa” para repartir ese dinero y que se “bloquearía” la labor municipal.

El mensaje del presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias, Alberto Varela, había sido el apuesto, aunque se negase a hablar de “fracaso”, pues gracias a las reuniones la Xunta elevó de 50 a 75 millones su aportación. La Fegamp mantiene la necesidad de constituir un fondo común que contemple las necesidades de todos los concellos y de acordar un modelo para futuras ayudas que se puedan articular.

Con la de Ourense alineada con la Xunta, las diputaciones de A Coruña, Lugo y Pontevedra lamentaban que la Xunta perdiese la oportunidad de un plan coordinado de rescate a la hostalaría de 140 millóns y apostase por destinar en solitario solo 75 millones para todos los sectores, recursos insuficientes, a su entender. Lamentaban además su falta de “voluntad negociadora” y que no opte por reproducir la fórmula valenciana de gestión, canalizando el apoyo por la vía municipal.

Críticas nacionalistas. La líder del BNG, Ana Pontón, criticó que la “cerrazón” del PP y del PSOE haya impedido activar un fondo común de rescate para la hostelería. Tras el Consello Nacional, censuró la actitud de los dirigentes de las diferentes administraciones que, tras una semana de conversaciones, hicieron imperar su “partidismo” e impidieron activar el plan de ayudas.

“Lamentamos profundamente el proceso de negociación”, dijo, en referencia al de esta semana, en la que el acuerdo no fue posible porque el PP, desde la Xunta, y el PSOE, desde la presidencia de la Fegamp y las diputaciones provinciales, decidieron “primar los intereses partidistas”, según Pontón.

La líder del BNG ha censurado que no existiese una verdadera “voluntad de acuerdo” ni “altura de miras” por parte de populares y socialistas pese a la necesidad de dar una “respuesta ágil y rápida” a un sector tan afectado por las restricciones que derivan de la pandemia sanitaria como la hostelería.

“El BNG lamenta que el partidismo del PP y PSOE impidiera el acuerdo” mientras que la postura del Bloque fue “clara y contundente”, aseguró Pontón, de cara a encontrar una solución entre las tres administraciones que permitiese salvar el escollo de la negociación. La diferencia era respecto a si la administración autonómica debía ser la única encargada del reparto de fondos o si, por contra, había que establecer una fórmula mixta de distribución conjuntamente con los ayuntamientos.

avances... insuficientes

··· Resume la valoración del sector la realizada ayer por el Consorcio de empresarios turísticos de Sanxenxo, que destacó la iniciativa del Clúster de Turismo de Galicia por consiguió sentar a las diferentes administraciones y duplicar el montante final de las ayudas que se dispondrán. En negativo mencionan que no se lograse habilitar una ventanilla única.

··· El lunes la Xunta llegó a la primera reunión con 50 millones de euros bajo el brazo. Fue entonces cuando desde varias entidades locales en la órbita socialista se propuso que cada administración hiciera un esfuerzo que representase el 1% de sus presupuestos . Para las arcas autonómicas serían 111 millones.

··· El acuerdo no llegaba, y el miércoles el propio titular del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo, anunciaba en el pleno del Parlamento que elevaba a 75 millones (el 0,65 % de los Orzamentos) que se sumaban a los 80 millones ya dispuestos. Las diputaciones alcanzaban ese 1 % con 5,5 millones, y las grandes ciudades, según la Fegamp, sí estaban dispuestas a llegar a ese porcentaje y a poner unos 9,4 millones de sus cuentas. Finalmente no hubo consenso, sí más dinero.

31 ene 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.