Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 26 noviembre 2021
04:04
h

Investigan la resistencia del pino gallego frente a las sequías

En el proyecto Formanrisk de la UE participa la Asociación Forestal de Galicia

Tres técnicos del INRAE, instituto de investigación agroforestal de Francia, junto con dos técnicos de la Asociación Forestal de Galicia, recogieron muestras de árboles de Rois (A Coruña), Arbo y O Grove (Pontevedra) en el marco de un proyecto europeo. El objetivo de la iniciativa es definir las procedencias de pino con mayor resistencia a las sequías.

El cambio climático castigará previsiblemente los bosques con temibles sequías estivales en el futuro, por lo que seleccionar árboles que tengan mayor resistencia a los episodios de ausencia de precipitaciones es un interés común de todos los propietarios forestales a escala europea.

Con ese objetivo, la Asociación Forestal de Galicia está colaborando en un estudio del proyecto europeo Formanrisk (Gestión forestal y riesgos naturales) que está orientado a identificar las procedencias de pino que mejor comportamiento presentan ante las sequías.

Así, durante este verano los tres científicos del Instituto Nacional de Investigación para la Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de Francia (INRAE) se desplazan a Galicia y a otros puntos del suroeste europeo para recoger muestras de pinos del país (Pinus pinaster) y medir su resistencia.

Los técnicos galos, que estuvieron acompañados por personal de la Asociación Forestal de Galicia durante su estancia en la comunidad, recogieron muestras en los montes vecinales de Santa María de Oín (Rois), San Vicente do Mar (O Grove) y Cabeiras (Arbo). Las mediciones fueron hechas a las seis de la mañana y a las tres de la tarde, en los momentos de la máxima temperatura y de la mínima.

Las muestras se procesaron en un laboratorio portátil, en el que las agujas o acículas de cada pino elegido se sometieron a una fuerte depresión, simulando lo que sería una sequía muy intensa, hasta que rompe la columna de agua que circula por los vasos del tejido vegetal, entrando en colapso el flujo de la savia. Cuando pasa esto llega la muerte al árbol, dado que las raíces ya no pueden aportar más agua a las hojas cuando éstas la pierden por evaporación. Con estas mediciones se registra para cada árbol escogido la depresión máxima a la que una hoja ya no puede aguantar.

En el proyecto Formanrisk, que está dentro del programa Interreg Sudoe de la UE, participa la Asociación Forestal de Galicia junto al INRAE, el Instituto Mediterráneo de la Corteza, la Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental (Sarga), el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC), la Universidade de Tras-os-Montes e Alto Douro (UTAD), la Diputación Provincial de Ávila y la empresa Gistree, liderados por la Office National des Forêts (ONF).

03 ago 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.