Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 27 febrero 2021
14:35
h
MARISQUEO. Se inició la campaña del percebe en O Roncudo con hombres y mujeres peleándose por arrancar a las rocas el preciado manjar // Acompañó el buen tiempo TEXTO Ana González

Jugarse la vida también en una Navidad diferente

Arranca una campaña navideña única, con incertidumbre. Pero los percebeiros de Corme (A Coruña) ni por esas dejan a un lado su cometido anual de transportar a las mesas los mejores percebes del mundo. Por ello, se han lanzado este jueves a las rocas de O Roncudo, bajo la bravura de las olas.

Una treintena de percebeiros y percebeiras se adentraron durante la mañana de ayer, no exentos de riesgo, en este peculiar enclave de la Costa da Morte, en el primer día de una campaña que afrontan con recelo. La veda se abre dos veces al año, en las Navidades, aunque lleven un poso de amargura como las de este 2020, y en verano, cuando se celebra la fiesta dedicada a este manjar en la localidad.

No ha sido tarea fácil, pero la maestría y la experiencia hacen que prospere una faena que consiste en arrancar los percebes duros y compactos de las rocas de O Roncudo, donde las amenazantes olas pegan fuerte, sin tregua.

Tras dos horas y media de trabajo, cada uno de los percebeiros salió del mar con los seis kilos de tope máximo que les permiten obtener, aprovechando la bajamar.

Al finalizar la labor, Kevin, un mariscador que nunca se pierde esta cita, lamentó, en una charla con Efe, que hubiese “mucho mar”, circunstancia que no les permitió “llegar hasta los de abajo”, pero, con todo, tal hecho no les impidió aglutinar una buena cosecha.

“La complicación la pone el mar”, narra sobre esta intrépida faena, pues no tienen duda alguna de que “hay que ir con cuidado”. Y así lo hicieron, con ansia y destreza, hasta que subió con fuerza la marea e impidió su actividad.

Las olas llegaron a los cuatro metros. “No es nada comparado con estos días de atrás”, dice restándole importancia a ese dato este hombre acostumbrado a jugarse la vida en el agua.

Se arriesgan, no sin miedo, pues todavía lamentan la reciente muerte de un percebeiro en Laxe, que se cayó al mar el 14 de diciembre en las cercanías de A Pedra de O Boi. Kevin no duda que los precios serán más bajos que otros años por la incertidumbre de la demanda en una Navidad tan extraña, en la que no conocen con seguridad cómo será la reacción del consumidor.

El patrón mayor de la Cofradía de Corme, Roberto Vidal, explicó que los precios de esta noche “no han sido los más adecuados”. “Por los ánimos que hay en las lonjas está la cosa bastante apagada”, confiesa, pues sabe que este alimento está más barato de lo habitual.

El año pasado, en el que la costa gallega sufrió fuertes temporales, el percebe más cotizado del mercado llegó a alcanzar en la subasta de A Coruña un gran importe, de hasta los 300 euros.

A falta de saber lo que ocurrirá, la campaña continuará hoy y durante tres días más la semana que viene, si las condiciones meteorológicas y la energía de la costa así lo permiten. Después, se organizarán para volverse a jugar el tipo para la cena de Nochevieja.

Suben almejas y merluza

Las almejas, el besugo y la merluza son los alimentos que más encarecieron sus precios en la antesala de la Navidad, marcada este año por la crisis sanitaria del COVID, mientras que la pularda, las angulas y el redondo de ternera figuran entre los que más se abarataron a pocos días de la Nochebuena, según el segundo control del observatorio de la OCU. En general las carnes y productos vegetales mantienen sus precios, frente a los pescados y mariscos que son los que más suben.

Así, las almejas son de momento un 19% más caras que el pasado año, al tiempo que el besugo cuesta ahora un 17% más que en las mismas fechas de 2019 y la merluza, un 13% más. Por el contrario, los productos que más bajan son la pularda (-29%), las angulas
(-7%) y el redondo de ternera (-5%).

Según la OCU, los precios de los alimentos subieron un 1% desde el 25 de noviembre, fecha en la que puso en marcha su observatorio de precios navideños que tiene como objetivo comprobar la evolución de los productos de alimentación típicos de estas fechas festivas. En este segundo control, los precios aumentaron un 1%, la menor subida de los últimos años. De hecho, en esta segunda ola de la pandemia, los precios de los productos navideños descendieron de media un 4,1% con respecto a 2019. Por primera vez desde 2015 los precios registrados en el segundo control están por debajo de los del año anterior.

18 dic 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito