Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 27 enero 2022
04:04
h

La economía gallega resiste mejor que la media pero no es inmune al covid-19

El PIB se desploma un 14, 5 % en el segundo trimestre, cuatro puntos menos que el conjunto de España // La rama de actividad más afectada es la de comercio, transporte y hostelería (-36,9%)

La economía gallega resiste mejor que la del conjunto de España, pero no es inmune a la crisis provocada por el coronavirus. Un factor de inestabilidad en todo el mundo que se dejó sentir en la comunidad es la evolución del empleo y de los diferentes sectores de actividad, especialmente en los servicios: el que resulta más castigado.

El producto interior bruto (PIB) retrocedió un 14,5 por ciento durante el segundo trimestre en comparación con el anterior, cuatro puntos menos que la media estatal, según constatan los datos publicados ayer por el Instituto Galego de Estatística (IGE). En el conjunto del estado, el desplome se elevó hasta un 18,5%, tal y como indicó el INE.

Tras conocer estas cifras, la Xunta, a través de la Consellería de Facenda, destacó que la economía gallega ya registró una mejor evolución que la media en el primer trimestre, también afectado por la pandemia. En tasa interanual, el PIB autonómico descendió un 17,9% (en relación con el segundo trimestre de 2019), caída también inferior a la del conjunto estatal (-22,1%).

El efecto negativo de la covid-19 se notó sobre la mayoría de los componentes de la oferta y la demanda, según recogen las cuentas económicas trimestrales que publica el IGE.

Desde el punto de vista de la demanda, en el segundo trimestre del año, el gasto en consumo final disminuyó un 18,9 %, en comparación con el mismo trimestre del año anterior, y la formación bruta de capital cayó un 24,7 %.

En cuanto a la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios descendieron un 19,9 % y las importaciones, un 23,4 %.

CAEN TODOS LOS SECTORES. En lo que respecta a la oferta, todos los sectores se anotaron tasas negativas, con el primario como el menos afectado (-2 %). Por el contrario, los servicios cayeron un 16,5 por ciento, con un mayor impacto en las actividades que tuvieron cese de actividad desde la segunda quincena de marzo (comercio, transporte y hostelería registraron una caída del 38,3 %). La industria bajó un 19,7 por ciento y el sector de la construcción, un 23,2 %.

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, se redujo un 22,5 por ciento en el segundo trimestre y las ramas de actividad en que más bajó fueron las relacionadas con comercio, transporte y hostelería (-36,9 %) y actividades artísticas, recreativas y también otros servicios (-30,7 %).

contexto internacional. Los datos del instituto estadístico gallego se conocen un día después de desvelarse que el PIB de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se anotó en el segundo trimestre una caída sin precedentes del 9,8%, muy por encima del -2,3 % registrado durante el primer trimestre de 2009, en el pico de la crisis financiera tras la caída de Lehman Brother’s.

El conjunto de la OCDE encadena así dos trimestres consecutivos de caída del PIB (en el primer trimestre la contracción fue de un 1,8%), lo que marca la entrada en una recesión técnica, en la que también se encuentran las demás subáreas económicas, desde la Unión Europea y la zona euro a Estados Unidos, pasando por Japón. En el caso de EE. UU., su PIB sufrió una caída récord del 9,1 % en el segundo trimestre y, además, volvió a superar el millón de despidos semanales.

De vuelta a la OCDE, el desplome más dramático entre abril y junio lo registró el Reino Unido (-20,4 %), justo por delante de España, con su descenso del 18,5 %. Con todo, el batacazo británico en el segundo trimestre viene precedido de una contracción del 2,2 %; mientras que en el caso español, el PIB ya había retrocedido un 5,2 % en los tres meses anteriores.

Entre enero y junio, la caída del PIB de España fue del 22,7 %, superior, en este caso, a la de Reino Unido (-22,1 %) y algo más de lejos a Francia, con el 18,9%. Alemania o Austria, sin embargo, se sitúan con caíd as mucho menores, del 11,5% en el valor de la bajada media de la OCDE.

EL BCE ESTÁ DISPUESTO A “HACER MÁS”. Con este panorama, Philip Lane, economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), aseguró que la entidad está dispuesta a ajustar sus instrumentos, según proceda, y afirmó que, además de las medidas adoptadas entre marzo y junio, está dispuesta a “hacer más” si es necesario. “Hemos hecho muchos movimientos entre marzo y junio y estamos listos para hacer más si es necesario”, dijo ayer antes de intervenir en un simposio de política monetaria.

En este sentido, defendió que, a pesar de los bajos tipos de interés e incluso de los tipos negativos, los bancos centrales cuentan con mucha capacidad y “pueden hacer muchas cosas”, lo que “no quiere decir que los bancos centrales puedan solucionar todos los problemas”.

“Dentro de nuestro mandato no estamos preocupados de actuar y podemos intensificar según sea necesario”, reiteró Lane en declaraciones a la cadena CNBC recogidas por Europa Press, para quien la evolución observada durante el verano “está más o menos en línea con las proyecciones”. “La recuperación está teniendo lugar semana a semana”, afirmó.

LA EXPERTA
“LA RECUPERACIÓN EN ESPAÑA NO SE PRODUCIRá ESTE AÑO”
María Cadaval Profesora de Economía Aplicada de la USC

La evolución de la economía durante los próximos meses estará íntimamente ligada al coronavirus, con lo cual ya hay que poner por delante que es muy difícil hacer estimaciones y existe “mucha incertidumbre” . De todas formas, María Cadaval entiende que “hay principalmente dos factores” que explican que Galicia contenga el desplome del PIB algo mejor que el conjunto de España.

El primero, analiza, es el “menor peso del Turismo” en la riqueza de la comunidad que a nivel del Estado, con lo cual su caída también afecta menos. El segundo es la mayor incidencia del sector Primario, que es “el que menos sufrió durante el confinamiento”. La combinación de estos dos factores, como adelantó en su día el Foro Económico de Galicia, del que también es miembro, es la que justifica que el batacazo en el segundo trimestre haya sido cuatro puntos menor que en todo el país.

La profesora de Economía Aplicada de la Universidade de Santiago (USC) explica que las proyecciones anteriores se habían hecho esperando un rebrote de la enfermedad en los meses de octubre o noviembre en lugar de en pleno mes de agosto: “Esta situación no estaba contemplada”, alega, pues obviamente no es lo mismo contar con dos rebrotes que con tres o cuatro. De todas formas, lo que parece claro es que “este año la recuperación en España no se va a producir”.

Indica que el repunte de la enfermedad en el mes de agosto “fue un golpe muy duro”, pues había muchas esperanzas en salvar la temporada turística, muy dependiente de los viajeros internacionales, cosa que a nivel nacional no se va a conseguir. Un hecho que puede provocar que a final de año “la caída del PIB pueda ser todavía más profunda de lo que se había avanzado”. “Hasta 2021 no parece que vaya a haber una recuperación. La situación es complicada”.

No obstante, matiza, “en el caso de Galicia es algo distinta”, pues el turismo, más orientado en clave española y menos enfocado al exterior que en zonas como Canarias, Baleares o Andalucía, tuvo un comportamiento que sin ser óptimo sí fue más favorable. “Galicia más o menos salvó el verano”, detalla Cadaval.

A mayores, la economista también hace hincapié en la importancia del sector primario y que las dos principales industrias instaladas en la autonomía, Inditex y Citroën, hayan recuperado su actividad, confiando en que no tengan que volver a parar.

Durante el pasado mes de abril los datos de exportaciones gallegas reflejaron un descenso del 56,4% sobre el mismo mes del año anterior tras el parón en ambas firmas.

28 ago 2020 / 00:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito