Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 29 noviembre 2022
02:18
h

La economía social: un modelo solidario comprometido con el empleo estable, la igualdad y el medio rural

Santiago de Compostela se convierte oficialmente en la capital de la economía social durante este 2022 // Galicia pone en marcha los bonos Consolida y Es-Transforma // Yolanda Díaz destaca la importancia de este tipo de cooperativas como forma de crear trabajo de calidad y resistente a las crisis

La economía social, esa gran desconocida que cada vez tiene más importancia en el PIB gallego y que supone una auténtica salvación para muchas personas que, tras la crisis del covid, han perdido sus empleos, así como para los jóvenes emprendedores. ¿Su problema? La visibilización. No es que no resulte atractiva, sino que ni siquiera se sabe lo que es. Para tratar de ponerla en valor, este lunes el edificio ZINC de Santiago acoge la presentación del Manifiesto por la economía social, en el año en que la capital gallega se convierta también en la capital española de la economía social.

En concreto, la economía social también podría denominarse economía solidaria, y vienen a ser las iniciativas socioeconómicas y culturales que se bajan en el trabajo colaborativo de las personas y en la propiedad colectiva de los bienes. Es decir, tiene un sentido comunitario por encima del lucro o del enriquecimiento particular de los propietarios. Y le mueven valores como la solidaridad, la equidad, la sostenibilidad y la inclusión de los sectores más desfavorecidos.

“En Santiago la economía social tiene un peso específico superior a la media de Galicia: 96 cooperativas y 69 sociedades laborales”, destacó el alcalde compostelano, Xosé Sánchez Bugallo, que se mostró orgulloso de que la ciudad haya sido elegida como la capital de la economía social este 2022. Además, destacó que “Santiago representa en Galicia un poco menos del 4 % de la población y un poco más del 5 % del PIB gallego, siendo sede del 7 % de las cooperativas y de entre el 13 y el 15 % de las sociedades laborales”.

Por ello, se mostró comprometido, durante la elaboración de la Axenda Urbana 2030, a dar apoyo a las iniciativas de economía social, con una línea de ayudas directas específica por primera vez este año para estos sectores económicos. Bugallo tiene claro que los tiempos están cambiando. Bromeando con que “en mi época todo el mundo quería ser funcionario”, afirmó que “los tiempos cambian y hoy en día hay iniciativas emprendedoras y de autoempleo que aportan calidad e incorporan nuevas tecnologías y procedimientos”, a los que hay que apoyar.

En la misma línea, la conselleira de Promoción do Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana, subrayó que Santiago se ha ganado el convertirse en la capital de la economía social, en la que ve un “sinónimo de cambio y un modelo de innovación para el tejido empresarial”. Asimismo, resaltó que “no hay nadie que emprenda a día de hoy sin tener una base tecnológica, innovadora, que lo diferencia del resto de competidores en el mercado”.

Por otro lado, destacó que la economía social encaja perfectamente en Galicia, ya que se adapta “muy bien” a los valores y principios que definen al pueblo gallego: “solidaridad y resiliencia”. “La crisis del covid puso de relieve la necesidad de poner a las personas en el foco de todas nuestras acciones, lo que encaja especialmente bien con la economía social”, afirmó.

Y encaja por cinco razones: porque es solidaria, anteponiendo los beneficios sociales y colectivos a la rentabilidad financiera; porque está especialmente comprometida con el territorio y las particularidades de su entorno; apuesta por fijar población en zonas rurales, creando actividad económica y afianzando servicios, algo fundamental en una comunidad rural y con gran dispersión territorial; genera empleo estable, resistente a las crisis y teniendo en cuenta a los más vulnerables; y actúa contra las desigualdades, distribuyendo recursos y riqueza. Así lo destacó Lorenzana.

A este ámbito la Xunta destina este año 35 millones de euros y entre 2019 y 2021 destinó 89 millones, a través de la Estratexia galega para a economía social. Cifras que, según la titular de Emprego, demuestran que Galicia apuesta por este modelo de negocio. Así, en la actualidad está activo el programa Aprol Economía Social, al que se destinan 3,8 millones de euros y con el que se prevé beneficiar a 331 personas; y este mismo mes se convocarán las ayudas de los bonos Consolida y Es-Transforma, con más de 1,5 millones de euros cada uno, con los que se pretende llegar a 200 personas y crear 21 nuevas entidades.

MÁS DE 43.000 EMPRESAS Y 2,2 MILLONES DE EMPLEADOS DIRECTOS E INDIRECTOS EN TODA ESPAÑA. Por su parte, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, se mostró tremendamente orgullosa, no solo como ministra de trabajo, sino también como compostelana, de que Santiago se haya convertido en el centro de la economía social. “A veces la realidad coopera con el deseo y eso es lo que nos trae a Santiago”, comenzó su intervención Díaz, que señaló que el verbo ‘cooperar’ estaba elegido a propósito, pues la economía social es cooperativa, ya que es “participativa, democrática, horizontal e igualitaria”.

En opinión de la ministra, “desde la diversidad nacen las mejores iniciativas y la economía social es la mejor prueba de ello” Puso en valor el hecho de que, por primera vez, un Ministerio lleve integrado en su denominación la ‘economía social’, como una forma de buscar “respuesta cohesionados a las preguntas que nos lanza cada día la crisis demográfica, la emergencia medioambiental, el reto de los cuidados y el cambio de nuestras vidas a raíz de la digitalización”.

El sector de la economía social engloba en España más de 43.000 empresas, 2,2 millones de empleados directos e indirectos y el 10 % del PIB. Teniendo en cuenta la gran apuesta que se hace por el turismo porque representa el 12 % del PIB, puede entenderse entonces la importancia de esta economía social.

“Las cifras no solo son cifras, sino que hablan de empresas, trabajadores, inclusiones...”, afirmó Díaz, que indicó que Santiago “es la aldea más grande de Europa, que decía Otero Pedrayo, sin reduccionismo en esa afirmación, sino que condensaba en esa sentencia el latir de un mundo antiguo y sabio que en su tiempo se resistía a morir”.

En Galicia la economía social estuvo instaurada durante décadas, gracias a que genera “riqueza, emprendimiento y empleo de calidad”. Desde cooperativas agrarias hasta confrarías de pescadores, pasando por mutualidaes, asociaciones y fundaciones, todas, para la ministra de Trabajo, “se desarrollan en Galicia de la mano de la innovación, la eficiencia económica y la responsabilidad social”.

Y ahora llega el momento de ir un paso más allá, a su modo de ver, “redimensionando el tamaño de las empresas, en especial de las cooperativas, asegurando su viabilidad y mejorando su cooperatividad y asegurando el mantenimiento del empleo”.

PERTE DE LA ECONOMÍA SOCIAL Y DE CUIDADOS, DOTADO DE MÁS DE 800 MILLONES DE EUROS. En este sentido, para Yolanda Díaz es fundamental el perte de la economía social y de cuidados, vinculado al plan de acción de la economía social y dotado de un presupuesto de más de 800 millones de euros que se deben “emplear con responsabilidad posibilitando la transformación del sector”. En este perte hay muchos Ministerios implicados, y desde su puesta en marcha ya nada será igual, pues la economía social y de cuidados se situará en el centro de actuación.

Los cuidados en Galicia son fundamentales, dice la vicepresidenta segunda, ya que para nadie es una sorpresa que la comunidad se encuentra tremendamente envejecida, pero España y Europa también sufren del mismo problema. En este sentido, es importante “aprovechar para modernizar los cuidados, tener nuevas prácticas de digitalización aplicadas al cuidado de los mayores avanzando en otras fórmulas más allá de las clásicas residencias para mayores, que puedan pasar por los cuidados en casa”. “Tenemos una oportunidad única de modernización y digitalización desde la calidad”, concluyó.

Por otro lado, esto también contribuiría a “afianzar población al territorio y cumplir así con el reto demográfico”. “A veces hablan del rural como un lugar del que marchar, sin posibilidades de vida, desde Galicia lo sabemos bien, dicen que es un espacio pasado y con desigualdades, pero sabemos que no puede ser así, así que este perte camina en sentido contrario y apuesta por fijar población”, zanjó Díaz.

06 jun 2022 / 11:08
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.