Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 15 agosto 2022
14:35
h
Mejillón cebra. Adega dice que no se están llevando a cabo todas las medidas ante la posible llegada de la ‘Dreissena polymorpha’, una de las 100 criaturas más dañinas según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza TEXTO Jorge Garnelo

La especie exótica que invadirá Galicia en cuestión de tiempo

Es una de las especies exóticas invasoras (EEI) más peligrosas del mundo por su impacto económico y medioambiental, pero afortunadamente –para nuestro bolsillo y naturaleza– todavía no ha llegado a la comunidad gallega. El mejillón cebra, conocido científicamente como Dreissena polymorpha, está presente en ocho de las quince demarcaciones hidrográficas de España, más de la mitad, y acecha a las siete restantes, entre las que se incluyen Galicia-Costa y Miño-Sil.

La última víctima de este pequeño molusco bivalvo, originario de las aguas dulces y salobres de los mares Caspio y Negro, se encuentra a casi mil kilómetros de distancia. En la Cuenca del Segura –una extensa superficie que abarca la totalidad de Murcia y parcialmente Andalucía (expandiéndose por las provincias de Jaén, Granada y Almería), Castilla-La Mancha (Albacete) y Valencia (Alicante)– fueron hallados hace relativamente pocas semanas diferentes ejemplares desarrollados.

A mediados de mayo “se ha detectado en el embalse del Talave la aparición de individuos adultos, siendo en esta ocasión la primera vez que se detectan”, indicó este lunes el organismo autónomo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que ahora está realizando labores ordinarias de muestreo y análisis en varios puntos. Hasta entonces, sólo habían descubierto larvas aisladas y siempre en concentraciones inferiores a los 0,050 Ud/L.

El mejillón cebra, una de las 100 especies más dañinas según alerta la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), continúa avanzando así por el territorio nacional, donde ya está presente en las demarcaciones del Guadalquivir, de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas; del Guadalete y Barbate; del Tinto, Odiel y Piedras; del Júcar, del Ebro, y del Distrito de Cuenca Fluvial de Cataluña.

Las citadas regiones, que componen la denominada España “calcárea”, son las más susceptibles a esta plaga, que para crecer necesita carbonato cálcico (gracias al cual estos pequeños moluscos bivalvos son capaces de formar su concha). Por la contra, favorablemente, se salva la parte “silícea”, que está compuesta por Cantábrico Oriental, Cantábrico Occidental, Duero, Tajo, Guadiana, Miño-Sil y Galicia Costa.

PARTIMOS CON VENTAJA, PERO NO ES DETERMINANTE. Pese a que nuestro ecosistema parta con ventaja y de momento no se hayan encontrado rastros de mejillón cebra, desde la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (Adega) hacen hincapié en que es necesario impulsar medidas de prevención que protejan nuestros embalses.

“Sobre este problema levamos advertindo á Xunta nos distintos organismos consultivos onde se fai o seguimento doutras especies exóticas como o plumacho da Pampa (Cortaderia selloana) ou o cangrexo americano (Procambarus clarkii)”, dice el secretario técnico de la mencionada entidad, Fins Eirexas, quien dice que en la lucha contra las EEI “é preciso poñerse as pilas e investir”.

“Isto require programas de vixianza, require cartos, require acordos con outras Administracións e autonomías, incluido o Estado, e nos da a impresión de que o Goberno galego, como todavía non está aquí, pois non está tomando suficientemente en serio este risco”, manifiesta el especialista al respecto.

Según indica, debe haber un control “máis estrito” de ciertas actividades en ríos de “alto valor natural” para evitar que llegue la plaga. Además, si bien afirma que para crecer exponencialmente “precisa que haxa suficiente cantidade de carbonato cálcico na auga para incorporalo as súas cunchas” eso no es “unha condición necesaria”. “Non quere dicir que non vaia a entrar, simplemente que non vai ter tantas facilidades”, agrega, remarcando que “si que ten posibilidades de asentarse”.

Para Eirexas, “unha especie exótica tan invasora como é o caso do mexilón cebra pode contribuir a degradar aínda máis o estado ecolóxico dos ríos”. Así pues, destaca “o dano ambiental” que podría producir en la comunidad autónoma, ya que en el caso de que acabe llegando “vai competir con especies galegas que están no borde da extinción, nunha situación crítica no noso país”.

“Ademais está a cuestión do consumo biolóxico. É unha especie filtradora, como todos os bivalvos, e consume gran cantidade de materia orgánica dos ríos que iba a entrar na cadea alimentaria para dar de comer a outras especies propias do noso entorno. É dicir, está detraendo recursos, alimento, osíxeno dos espazos nos que se instala en perxuízo das poboacións autóctonas”, añade.

A nivel económico, aunque dice que no se puede hacer una “valoración seria” de esos riesgos, explica que sí se puede ver lo que ha acontecido en otros lugares donde ahora el mejillón cebra “xa está establecido”. “Por exemplo as perdas económicas que causa ao respecto das traídas de auga, nas centrais eléctricas, pola obstrución das tubaxes. Incluso chega a deter as turbinas nas traídas dos concellos, que coloniza as tubaxes e hai que cambialas cada pouco”, expone, apuntando que habría que invertir “moitísimos cartos en limpeza”, entre otros motivos, como parte de “un gasto económico que ademais hai que manter no tempo”.

“Vai vir e se vai adaptar, esa é a realidade. Hai que facer algo antes de que poña un pé... Ou poña unha cuncha, mellor dito, nos nosos ríos. Hai que facelo para antes de onte, xa chegan tarde esas medidas”, advierte, reiterando que actualmente “non se están facendo todas as medidas profilácticas e de control preventivo posibles para evitar esta invasión, que polo tanto é cuestión de tempo”.

05 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.