Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 mayo 2024
20:39
h

La gallega es la comunidad donde menos subió la mortalidad en 2020: un 5 %

En el conjunto de España el incremento fue del 17,7 %, el mayor desde el año 1941, en plena posguerra

El coronavirus ha tenido un fuerte impacto en la vida de todos los gallegos, cierto es, pero mayor impacto ha tenido sobre aquellas personas que perdieron la vida en consecuencia. Previsiblemente, debido a la avanzada edad de la población gallega (la tercera por detrás de Castilla y León y Asturias con más mayores de 65 años), y a que el virus agredió principalmente a los más ancianos, podría pensarse que Galicia tuvo un elevado aumento de la mortalidad en el año 2020. Pero, lo cierto es que nada más lejos de la realidad. Pues se convirtió, según el último informe de Datos Estadísticos del Movimiento Natural de la Población, en la comunidad con menor incremento de los fallecidos durante la pandemia.

En concreto, solo creció la mortalidad un 5 %, con 32.822 decesos. La siguiente autonomía en mejor lugar sería la Región de Murcia, con un incremento del 5,8 % (12.237 óbitos) y la de Baleares, con 7,1 % (8.562). Los primeros puestos los ocupan, como puede suponerse por el elevado impacto de la primera ola en la zona, Madrid, con el 41,2 % (66.582 decesos); Castilla-La Mancha, con el 32,2 % (25.761); y Castilla y León, con un 26 % (36.177). De este modo, la media española sufrió una subida del 17,7 %, que se tradujo en 492.930 fallecidos, el máximo desde 1941, en plena posguerra.

Por meses, destacaron los aumentos de marzo y abril, durante la primera ola, cuando desconocíamos lo que estaba sucediendo y la pandemia nos pilló a todos por sorpresa. En marzo el incremento fue del 56,8 % respecto al mismo mes del año 2019; y, en abril, del 78,2 %. También sobresale especialmente la situación a partir de agosto, en plena segunda ola, sobre todo en octubre y noviembre, cuando el número de defunciones se incrementó un 21 % y un 21,6 %, respectivamente, respecto al año anterior.

Para hacernos a la idea de los drásticos cambios, resulta fundamental observar los cambios por meses. En enero de 2020 murieron solo 43.058 españoles (un 3,5 % menos); y, en febrero, 37.737 (un 3,2% menos). Drásticamente, en marzo, fueron ya 58.124 (un 56,8 % más) y, en abril, 60.951 (un 78,2 % más). Una vez pasado lo peor de la pandemia, la cosa volvió a estabilizarse: mayo se cerró con 35.023 óbitos (un 3,4 % más); junio, con 30.688 (un 3,7 % menos); y julio, con 34.695 (un 3,4 % más).

Según el sexo y la edad, el mayor incremento respecto al 2019 en términos relativos se observó en la franja de 75 a 79 años, tanto en hombres (un 25 % más), como en mujeres (un 22,4 % más). El único grupo etario en el que bajó la mortalidad con respecto a 2019 fue el de menores de treinta.

Y es que parece que la pandemia no afectó a los más pequeños, ya que la tasa de mortalidad infantil aumentó una centésima en 2020 y se situó en 2,66 defunciones por cada mil nacidos.

17 jun 2021 / 12:39
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.