Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 22 junio 2021
02:00
h

La plantilla de Endesa As Pontes planta cara al apagado sin opciones

Los ecologistas de Un Futuro sen carbón dan por hecho el final de la térmica en unos meses

Santiago. Mientras los ecologistas de Galiza, Un Futuro sen carbón se congratulaban de la confirmación del cierre de la central térmica de As Pontes, “desbotada definitivamente a co-combustión de carbón e residuos”, e instaban a acelerar la elaboración e implementación del Convenio de Transición Justa, los trabajadores de la planta no abandonan su lucha: sus representantes sindicales de reunían con la subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, junto con el alcalde y presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, arrancando el compromiso de instar al Ministerio para la Transición Ecológica de convocar una nueva reunión de la mesa que se aborda su futuro.

Mientras desde Galiza, Un Futuro en carbón censuraban la “insistencia irresponsábel das institucións e dos sindicatos maioritarios” y se felicitaban de que acabase por imponerse “a inviabilidade dunha falsa solución que se quixo vender como verde”, los trabajadores de la central se concentraban frente a la sede de la Delegación del Gobeirno en A Coruña, donde reclamaban una reunión con Transición Ecológica para abordar “un plan de futuro” para la planta. En la protesta también participaba el presidente de la Diputación.

Entonces, López-Rioboo se reunió con ellos para escuchar directamente sus demandas, tras lo cual se ha comprometido a trasladar al Ministerio “la necesidad de convocar la Mesa Sectorial de As Pontes”. Así, la subdelegada en A Coruña espera que, en el marco de este órgano en el que están representados Endesa, sindicatos, empresas auxiliares, concello, Xunta y Ministerio, se pueda “avanzar” en una solución. No en vano, subraya que “el objetivo final es el mantenimiento de los puestos de trabajo y de la actividad”, para lo que el Gobierno “ya trabaja en los acuerdos de Transición Justa en diferentes territorios”.

Mientras, los ecologistas se congratulaban de que no haya más intentos de “alongar indefinidamente a vida dunha enorme fábrica de crise climática”. Dicen que sólo la decisión del Gobierno estatal de obligar a Endesa a un trámite de evaluación ambiental del desmantelamiento de la central más largo que el aplicado en otras atrasará “un pouco” el cierre, previsto inicialmente para el 30 de junio. J. C.

Además de desconectar la instalación pontesa, recetan actuar sobre el transporte

Desde Galiza, Un Futuro sen carbón, apuntaban por medio de un comunicado que “desbotada definitivamente a co-combustión de carbón e residuos, agora cómpre acelerar a elaboración e implementación do Convenio de Transición Xusta e desconectar canto antes a central”. Recuerdan que esta atérmica fue el mayor foco gallego de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), entre los principales de toda Europa durante las últimas décadas. Antes de que su ocaso de su producción llegase por la subida de precio de los derechos de CO2 en el mercado europeo “representaba nada menos que un 25% do total das emisións territoriais galegas de GEI”.

Sostienen que incluso durante 2020, “e a pesar da redución da produción e o consumo de electricidade por causa da COVID-19, a central de carbón das Pontes volveu encabezar a lista dos grandes emisores galegos de gases causantes de cambio climático, desta vez xunto coa fábrica de alúmina-aluminio de Alcoa en San Cibrao”.

Los ecologistas alegan que el colapso del carbón en la producción eléctrica “contrariou os desexos e as previsións dos Gobernos español e galego, sobre todo os deste último”. Argumentan que “tamén deixou en evidencia a enorme falta de ambición dos seus obxectivos de recorte de emisións para 2030, con respecto a 1990. No caso de Galicia, a baixada das emisións en 2019 (-23,9 %) practicamente igualou o obxectivo da Estratexia de Cambio Climático e Enerxía da Xunta para 2030 (-24,6 %)”.

Finalizan sus argumentos destacando que “para contribuírmos a limitar o quecemento global a 1,5 ºC, Galicia debería reducir as súas emisións de GEI en, polo menos, un 65 % xa en 2030 en relación a 1990. Para o acadar, é urxente deixar de queimar combustíbeis fósiles na xeración de electricidade, mais iso non sería dabondo. Cómpre tamén adoptar rapidamente medidas contundentes noutros ámbitos como o transporte”.

07 may 2021 / 20:13
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.