Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 17 junio 2021
09:37
h

Las grandes empresas de reparto de comida se llevan comisiones superiores al 30%

Deliveroo, Glovo, Just-Eat y Uber Eats se reparten el negocio nacional del ‘delivery’ // Además de la cuota por envío, también cobran por inscripción // Los pagos a los restaurantes no se realizan en el mismo momento del cobro

Ahora bien, también es cierto que todavía hay muchos negocios que no mantienen acuerdos con ninguna de estas firmas, y otros que, en localidades más pequeñas, apuestan por alternativas de reparto local. Pero, ¿por qué? ¿Por qué no unirse a una franquicia internacional con miles de clientes en todo el mundo? ¿Por qué no apostar por estar en una aplicación como oferta junto a grandes firmas como Mc Donald’s o Burguer King, entre otras? Y, lo más importante, ¿por qué dejar pasar la oportunidad de obtener la difusión que te puede dar una aplicación con tantos usuarios y clientes potenciales? En las siguientes líneas trataremos de desvelar qué se esconde detrás de este jugoso y llamativo envoltorio. Y es que... como dice el refrán: nadie da nada a cambio de nada.

elevadas COMISIONES DE COMERCIALIZACIÓN. Cada una de estas compañías se lleva una jugosa parte de los ingresos que el restaurante genera con el pedido que realiza el cliente. El que menos porcentaje se lleva de todos ellos es Deliveroo, con un todavía cuantioso 32% del valor del envío.

Para hacernos a la idea de lo que este alto porcentaje supone, imaginemos que realizamos un pedido que conste de dos menús y bebida por valor de 20 euros. El restaurante al que lo pidamos se quedará con 13,6 euros, y Deliveroo con 6,4, una buena tajada, aún siendo la que menos comisión cobra.

Por su parte, Glovo, dependiendo del tipo de establecimiento y de contrato que realice con el mismo, podría llegar a cobrar una cuota media de hasta el 35%. Traducido a cifras contables y siguiendo con el ejemplo que hemos tomado como referencia de ese pedido de 20 euros, el restaurante encargado del pedido recibiría 13 euros y Glovo se quedaría 7. Muchos pedidos hay que hacer al día como para que salga rentable comprar la materia prima y venderla por un tercio menos de lo que la solías ofertar en el local.

Finalmente, las otras dos grandes competidoras, Just-Eat y Uber Eats ostentan una comisión del 36,30%, la más alta hasta el momento. De esos 20 euros, ellos se quedarían con un total de 7,20.

pago de una CUOTA COMO MIEMBRO. Por otra parte, por si esto no fuese suficiente, los negocios no solo pagan ese porcentaje por cada pedido, sino que por estar inscritos en las aplicaciones de cada una de estas compañías, a través de las que el cliente puede realizar su pedido eligiendo entre una amplia variedad de restaurantes, también deben pagar una cuota.

Por ejemplo, Deliveroo cobra una cuota de inscripción de 100 euros más IVA, lo que vendrían a ser 121 euros. Además, como para poder gestionar tu restaurante en esa plataforma necesitarás de un dispositivo con capacidad para ello, te ofrece la posibilidad de llevarte, junto a esa inscripción, una tablet y una impresora bluetooth para gestionarte los pedidos que recibas, incrementando el precio a 190 euros más IVA, lo que equivale a un precio final de 211 euros.

Por otro lado, está el caso de Glovo, donde la inscripción no se realiza de manera anual, sino que la tasa de activación de la cuenta en su aplicación es de 15 euros. Parece barata, desde luego, pero el problema está en que tu restaurante debe ser rentable para no incurrir en fuertes pérdidas mensuales.

Y es que no basta con crear la cuenta y dejarla ahí, sin hacer uso de la misma en caso de que no tengas clientes demandantes de la comida a domicilio que ofreces, porque Glovo cobra una cuota fija de 50 euros a la semana, llegues o no a completar ese valor con los pedidos realizados y la comisión.

También hay otra forma de pagar inscripción, pero de manera más sutil e indirecta, que es la que plantea Just-Eat. En su caso, es gratuito registrarse y anunciarse en su plataforma online, pero, además de la comisión del 36% que se lleva la compañía, cada pedido tiene un gasto añadido para el restaurante de 0,20 euros. Se supone que ese dinero lo cobran por la gestión de los pedidos.

Sin embargo, si bien es cierto que Uber Eats no cobra tasa de activación al dar de alta el restaurante en la ‘app’, al no tener sede ni tributar en España, el restaurante interesado debe darse de alta en Hacienda en el Registro de Operadores Intracomunitarios para poder trabajar con ellos.

PAGOS tardíos A LOS RESTAURANTES. Pongamos que, pese a todo, sigues interesado en entrar a formar parte de estas plataformas líderes del reparto a domicilio en España. ¿Cuándo recibirás tu pago? ¿Será, como parece previsible, inmediatamente después de que el cliente haya abonado el valor del pedido? Y es que tú en un restaurante cobras al cliente al momento, de manera que estás consiguiendo ingresar el dinero que has invertido en la materia prima con la que has fabricado su comida. Así de fácil, sin pérdidas aparentes. Sin embargo, ¿sucede lo mismo si es pedido es gestionado a través de estas aplicaciones?

La respuesta es no. Cada una paga en función de criterios diferentes. Por ejemplo, Deliveroo no hace una transferencia en el momento del pedido, sino que ingresa los días 1 y 16 de cada mes (cada dos semanas) el importe correspondiente a los pedidos de esa quincena. Además, el cliente a ellos no podrá pagarles en efectivo, solo aceptan tarjeta para evitar impagos.

Luego está el caso de las empresas Glovo y Uber Eats, que pagan semanalmente a los restaurantes inscritos. Ninguna de ellas opta por ingresar al momento la cuantía correspondiente al pedido y entrega realizada. Esto lleva al restaurante a tener que hacer un adelanto importante en su previsión de ingresos, gastando en materias primas sin ingresar en el mismo momento el valor de las mismas.

Manejan entre todas 90 millones de usuarios, 40 millones de descargas y 200.000 restaurantes
Ninguna de ellas lleva en nuestras vidas más de 10 años, pero parecen haber estado siempre ahí

Santiago. Tras conocer las comisiones, la cuota de inscripción y el día de pago de cada compañía, es momento de profundizar un poco en su creación, en la cantidad de usuarios de la que disponen y en el número de restaurantes que conectan.

Todo ello es importante para conocer quiénes son esos que todos las semanas aparecen por la puerta de nuestra casa para traernos la comida o la cena cuando a nosotros no nos apetece cocinar. Aquellos que parecen llevar tanto tiempo en nuestras vidas que ya ni recordamos cuándo entraron, porque parece que siempre estuvieron presentes en ellas.

DELIVEROO. La aplicación de Deliveroo, que entró en vigor el 13 de abril de 2016, ya ha sido descargada 9,6 millones de veces en todo el mundo. Teniendo en cuenta que tenemos una población de 47 millones de habitantes, esto supondría que un 19% de los habitantes de nuestro país se han descargado la plataforma de esta compañía en sus dispositivos móviles. La valoración de los usuarios de este servicio de reparto a domicilio es de 4,3 sobre 5.

Además, en la actualidad cuenta con 80.000 restaurantes en la plataforma que están atendidos por 60.000 ‘riders’. Es decir, que cada uno de los repartidores tiene que atender poco más de un establecimiento a la vez, aunque esto, claro está, también depende de la afluencia de ‘riders’ que presenta cada ciudad, en función de su tamaño y de su población. Y, respecto al tiempo medio de entrega, según las cifras globales de octubre de 2019, esta era de 30 minutos.

GLOVO. La app de Glovo está publicada desde el 14 de abril de 2015 y tiene ya más de 10 millones de descargas. La valoración de sus usuarios es de un 4,3 sobre 5.

Esta entidad opera en más de 26 países pese a su reciente creación, pues su expansión ha sido tal que ha colapsado el mercado a nivel internacional. En concreto, cuenta entre sus opciones con más de 20.000 comercios, ya no solo restaurantes sino también tiendas de proveedores de alimentos y, más recientemente, de otro tipo de artículos.

JUST-EAT. Just-Eat, fundada en el año 2001 en Dinamarca y con sede actual en el Reino Unido, se encuentra ahora presente en 13 mercados, uno de los más grandes, España. Actualmente, cuenta con 93.700 restaurantes adheridos a su plataforma en todo el mundo y tiene 24 millones de usuarios activos, con lo que duplica con creces la cantidad de usuarios de Deliveroo.

Si bien, sus empleados son muchos menos, pues 2.900 le bastan para atender a todos sus clientes, que pueden elegir entre más de 100 tipos de comida diferentes.

En concreto, la compañía empezó a operar en España en marzo de 2010 y, hoy por hoy, ya cubre prácticamente el 95% del territorio nacional, en el que cuenta con más de 8.000 restaurantes asociados. Según datos aportados por la propia compañía en el 2019, el 56% de los pedidos en nuestro país se realizan a través de su aplicación, que ya acumula más de 3 millones de descargas. Su aplicación comenzó a funcionar el 24 de julio de 2014 y la valoración de sus usuarios es de un 4,4 sobre 5.

UBER EATS. Por su parte, UberEarts, según los datos presentados por la compañía en el tercer trimestre del 2019, cuenta con 103 millones de usuarios activos en su plataforma. Además, su tiempo medio de reparto está en línea con el de otras plataformas de la competencia como puede ser el caso de Deliveroo, con 30 minutos.

Su aplicación puede descargarse desde el 6 de junio de 2016, cuando comenzó a operar, y a día de hoy ya tiene más de 100 millones de descargas. La valoración de los usuarios de esta app es de un 4,1 sobre 5. á.p.

‘packaging’ como refuerzo de la imagen de marca

··· Estas empresas también venden sus propios packagings de envasado, que no hacen más que reforzar su valor de marca en el mercado. Por ejemplo, Deliveroo ofrece envases sostenibles, y cobra su envío al restaurante, a no ser que el pedido de este material supere un valor de 100 euros, en cuyo caso sería gratuito. Cabe recordar que se trata de envases de usar y tirar.

¿Qué es lo que venden realmente?: clientes

··· Lo que realmente te están vendiendo estas grandes comercializadoras (Deliveroo, Globo, Just-Eat y Uber Eats) son clientes. Sus clientes, aquellos que habitualmente usan la web para realizar sus pedidos son los que están incrementando, de forma indirecta, cada vez más sus cuotas, permitiéndoles poner comisiones más altas.

··· ¿Cómo saben cuántos clientes tienen y cuántos te pueden ofrecer? Su estrategia se basa en que para poder consultar el menú de cualquier restaurante y para poder hacer un pedido que llegue a casa a través de uno de sus ‘riders’ tienes que estar previamente suscrito en su portal, ingresando de manera inmediata tus datos: nombre, apellidos, teléfono, dirección...

··· De esa manera, y gracias a las ‘cookies’, estas distribuidoras te ofrecen la posibilidad de que, si estás ingresado en su portal y tu restaurante es de comida mexicana, por ejemplo, cuando un cliente busque un restaurante de comida mexicana, tú aparezcas recomendado; y cuando acuda a uno fijo, de nuevo salgas entre las recomendaciones que se le presentan para próximos pedidos. Así, aunque no seas la primera opción y no te escojan para su salida de un día, tienes bastantes probabilidades de que te recuerden para el siguiente.

40-50%

vieron aumentar sus pedidos durante el confinamiento de la primera ola del coronavirus los restaurantes que ofrecieron comida a domicilio. Estos son resultados del VIII Gastrómetro elaborado por Just Eat, que mostró además un aumento del 200% de altas de locales.

2.418

millones de euros aportó el mercado de la comida a domicilio a la economía española durante el año 2019. De ellos, 740 millones procedieron solo de los pedidos ‘online’, realizados a través de las webs de las empresas de reparto.

18 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito