Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 28 octubre 2021
02:26
h
ENTREVISTA
Carla Reyes Uschinsky, aspirante a revalidar la presidencia de Executivas

“Las mujeres llegarán donde quieran en la medida en que su mochila de tareas se aligere”

“No comparto la idea de una lucha entre géneros. No creo en un conflicto entre hombres y mujeres. Creo en el concepto de base: la igualdad real de oportunidades”

{Santiago de Chile} Esta semana, el viernes día 23, Executivas de Galicia celebra elecciones y para su actual titular –lo es desde 2013– “es momento de dar un salto cualitativo” tras el gran crecimiento en número de socias, pues ya tiene “masa crítica capaz de generar propuestas constructivas para toda la sociedad gallega”.

Diez años de Executivas de Galicia... ¿Mejoró en algo la situación de la mujer en la última década?

En términos globales yo creo que sí. El concepto de igualdad de oportunidades cala en el conjunto de la sociedad. Pero esto no quiere decir que ella se comporte como un bloque homogéneo y que no se puedan producir retrasos o marcha atrás en algunos sectores. Sigue habiendo una brecha importante entre el sector público y el privado. Incluso en el sector público persisten ámbitos como la judicatura donde cuesta abrir las puertas.

¿Y en el campo de las mujeres que mandan, de las directivas?

La evolución es muy irregular. Creo que existe la idea de que la igualdad y la paridad es un camino sólo de ida, pero no es cierto. Es un recorrido que también está sujeto a muchas variables: percepción social, situación económica, edades, sectores sociales, intereses políticos, etc. Todo ellos pueden provocar avances y también retrocesos. En los niveles directivos mantenemos unos índices aún ajenos a la paridad, esto está claro.

¿El golpe por la pandemia se repartió de forma igualitaria o afecto más al colectivo femenino?

Los primeros datos que se publicaron sobre la situación del desempleo en España apuntaban que era el país con más desempleo femenino debido al COVID-19. Esto parece bastante lógico: la mano de obra en el sector servicios: hostelería, turismo, comercio, es mayoritariamente femenina y han sido los sectores más golpeados. Las mujeres son las reinas del empleo parcial y ése es el primer afectado. Por tanto ha sido más duro para ellas. Sin embargo en Galicia la diferencia parece menos aguda, probablemente por nuestra menor dependencia del turismo.

¿Y en los hogares?

En cuanto a la vida doméstica, la pandemia, y de manera especial en confinamiento, supuso un aumento notable en la carga de trabajo de las mujeres: hijos en casa, mayores que cuidar y en muchos casos un formato de teletrabajo que no tenía nada que ver con lo imaginado.

¿Cómo se puede picar ese techo de hormigón? De cristal no es.

Es complejo. Para poder romper con él creo que se necesitan medidas más audaces. Se avanzó con la reforma en materia de baja por paternidad obligatoria y aunque aún no tenemos datos del impacto que representa en el mercado laboral, creo que es un elemento clave pero no suficiente. Es cierto que las mujeres optan menos a los cargos de responsabilidad. Básicamente por razones de disponibilidad. Hasta que no cambiemos la estructura horaria del mercado laboral es muy difícil alcanzar una auténtica conciliación entre familia y trabajo. Es indispensable que adaptemos el horario laboral, comercial y escolar a los del resto de nuestros vecinos.

A conciliar poco nos ayudan...

No es posible que sigamos teniendo una jornada partida con 2 horas para comer, postre y chupito y luego volver a trabajar. Ni somos más competitivos ni más productivos, y supone que uno de los dos padres debe estar en casa con los niños.

Cuándo ve que se crean organismos o se celebran jornadas aquí en Galicia sin presencia femenina... A estas alturas... ¿Qué le parece?

Es la prueba flagrante de que aun estamos lejos. Recientemente leía una columna de opinión donde se decía que “una vez superado el tema de la igualdad de género”. Estamos muy lejos y casi diariamente encontramos eventos de toda índole donde el criterio de paridad no existe. Lo más grave es que es relativamente fácil resolver esto: tal vez hace 50 años no había grandes nombres propios femeninos en todas las áreas de conocimiento, pero hoy sí los hay y si no figuran es por que no se quiere buscar, porque existe una inercia que lleva a las entidades a optar por lo conocido, que de entrada son mayoritariamente hombres.

¿Se debe vigilar y denunciarlo?

Yo no soy partidaria de crear una “policía de la igualdad”, no creo que la denuncia agresiva sea la solución. Es más, a veces con eso lo único que se consigue es una reacción de rechazo. Es necesario informarse sobre las razones de la ausencia de las mujeres y luego sugerir nombres, proponer perfiles. Es lo que hacemos en Executivas. Tenemos un directorio, Referentes Galegas, con más de 300 mujeres relevantes en todas las áreas, en Galicia y fuera, que son expertas en sus respectivas profesiones. La igualdad debe penetrar por todas las rendijas de la sociedad a través de la educación, de la labor de organizaciones como Executivas y también, sin duda, de un marco legislativo propicio.

¿Y que me dice de los foros sobre temas femeninos, como la lactancia o la menstruación... y solo hablan hombres? ¿Qué sentido tienen?

Felizmente son casos casi anecdóticos y generan más sentimiento de ridículo que otra cosa. Más graves son aquellos en los que se abordan temas que nos incumben a todos, economía, mercado laboral, justicia, educación... y donde muchas veces tampoco hay mujeres.

¿Cómo ve a fortaleza actual del feminismo, qué pilares tiene?

Como todo movimiento social no creo en un pensamiento compacto y homogéneo. No comparto la idea de una lucha entre géneros. No creo en un conflicto entre hombres y mujeres. Nuestra sociedad evoluciona en todos los sentidos y también cambian nuestros roles. Creo en el concepto de base: igualdad real de oportunidades. Parece una idea simple, no lo es. Supone una organización social que permita que se den esas condiciones y aún no estamos en esa tesitura. Avanzaremos en este sentido cuando en España se inicie el cambio de horarios, la reestructuración de los horarios escolares.

¿Por dónde empezamos para alcanzar... esa revolución?

Tengo mucha confianza en que Galicia sea pionera en llevar adelante una ley sobre corresponsabilidad, es la clave para una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral, en alcanzar puestos de dirección y compaginar vida laboral y familiar. ¿Cómo es posible que los colegios empiecen en muchos casos a las 10 de la mañana y los padres entren a trabajar a las 8 o 9?

Tenemos hoy una líder en la UE como Ursula von der Leyen, un Gobierno con presidente y dos vicepresidentas... ¿Para cuándo un Ejecutivo, estatal o gallego, con una mujer al frente?

La verdad todo eso está muy bien. Pero creo que la igualdad entre sexos en un país o en un territorio no se debe medir por las excepciones sino por la regla. ¿Y cuando una mujer rectora de universidad? Creo que esto empezará a darse de forma natural cuando la equidad sea la norma y cuando no existan barreras que impidan a las mujeres optar a esos puestos. Las mujeres llegarán donde quieran en la medida que su mochila se aligere, cuando el reparto de tareas familiares no recaiga de manera casi exclusiva en ella.

¿Cuánto puede ayudar el empoderamiento de la mujer y esa corresponsabilidad total, y la conciliación con recursos de verdad, a atajar la crisis demográfica?

Mucho. El escollo principal para que las jóvenes se planteen la maternidad es la falta de estabilidad laboral y de facilidades para la conciliación. El problema demográfico tiene otras variables, pero está claro que abordado de manera global, con la reforma de horarios laborales y escolares, regulación de la conciliación y flexibilidad horaria, crecimiento y creación de empleo estable... podremos atajar lo que ahora se presenta como incompatible: trabajo y maternidad.

Líneas de acción
Un ‘think tank’

“Executivas es una gran red de profesionales y se está convirtiendo en un ‘think tank’, un laboratorio de ideas que analiza los problemas fundamentales que nos afectan y propone soluciones”, indica Reyes. Esa es “la fórmula más idónea para que las mujeres contribuyan a un desarrollo equilibrado, equitativo de Galicia”. “La clave de la igualdad está en la plena participación de las mujeres en el mercado laboral”, empoderamiento que llega con la independencia económica y es “esencial para evitar la discriminación y un antídoto para la violencia machista”. Executivas cuenta con varios grupos de trabajo y en septiembre crearán nuevas áreas. Seguirán con el proyecto ‘estrella’ de Referentes Galegas y prevén hacer “parte del Camiño de Santiago con ellas antes de que finalice el verano”.

19 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.