Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 21 septiembre 2020
02:30
h

“Los fallecidos en los arenales se están produciendo muy seguidos”

Pablo Martínez Nicolás, de 26 años, ejerce como socorrista desde el año pasado. Tiene el curso de Socorrista en instalaciones acuáticas en espacios naturales y el título de Patrón de Embarcaciones. Estudió el ciclo superior de TAFAD (Técnico Superior en Animación de Actividades Físicas y Deportivas. y en estos momentos está estudiando Biología. Este verano ejerce como socorrista en Miño (A Coruña) desde el 18 de junio hasta el 15 de septiembre, según lo previsto.

Este año, ¿qué día comenzaste a trabajar y en qué playa?

Empezamos el 18 de junio y estamos en las tres playas de Miño –Perbes, Miño Grande y Ribeira– haciendo rotaciones. Normalmente el día previo se distribuye a los socorristas. Solemos poner tres en Perbes para poder hacer dinámicas de dos y tener además alguien siempre en el puesto. La gran mayoría de la gente se va para la playa Grande de Miño porque ahí tenemos dos puestos y hace falta distribuirnos bien para conseguir abarcar toda la playa. A Ribeira, que es la que está en medio del pueblo, está yendo uno o dos porque allí la gente suele ir a tomar el sol. Los bañistas se van directamente para la grande.

¿En alguna ocasión tuviste que socorrer a algún bañista por ahogamiento?

De momento no tuvimos que hacer entradas al agua, ni este año ni el anterior. Lo que más se repite en estos arenales son las insolaciones o mareos de gente mayor, a los que debemos poner un poco de oxígeno. Pero lo que viene siendo rescate como tal no tuve que hacer ninguno. Las tres playas que tenemos no son peligrosas, no hay corrientes ni oleaje.

¿Incidencias que más se repiten?

En picadas de escarapote ya somos expertos en la playa Grande de Miño. El récord está en 34 un solo día. Los de fuera de la comunidad vienen preocupados porque no saben lo que les picó. Les tenemos que explicar que es un pez que está en la arena y básicamente lo que les extraña es que los curamos metiéndole el pie en agua caliente. Se preocupan por si se les metió el veneno pero ya les decimos que con el calor se alivia. Incluso a veces antes de llegar al puesto de socorrismo ya se les pasa al venir andando por la arena caliente.

Como dices, la playa Grande de Miño es la que tiene mayor afluencia de visitantes. ¿Cuántos socorristas hay por día?

Los fines de semana, que es cuando más gente hay, solemos tener cuatro o cinco socorristas, un coordinador -que soy yo u otro compañero- y a mayores tenemos en caseta a un sanitario que se encarga de hacer todo lo relacionado con las curas.

¿Os veis en la obligación de establecer zonas de baño?

Tenemos las boyas que acotan la zona de baño pero no hay olas ni mucha corriente. A veces tenemos que avisar a las embarcaciones porque se cuelan por las boyas y hay que mandarlos para fuera para evitar problemas con los bañistas. Sin duda, lo que más hacemos es prevención porque antes que actuar es mejor prevenir.

¿Cómo definirías el trabajo de un socorrista?

Especialmente a los de prácticas les digo que hay días que parece que los socorristas no hacen nada y que están tomando el sol, pero en verdad es momento de calma y si pasa algo tienes que estar activo para actuar en menos de veinte segundos. Incluso mis amigos me dicen que no hago nada pero yo les digo que no es así. Lo bueno es no tener que hacer nada porque eso significa que has prevenido y realizado bien el trabajo. Hay que estar atentos y a la mínima salir corriendo.

¿Cómo se distribuye a los socorristas en cada época estival?

En mi caso, junto con cinco compañeros, somos de la empresa Top Rescue. El Ayuntamiento contrata a la empresa y después nosotros somos los que dirigimos a los que se apuntan. Cada Concello saca unas plazas. Los interesados pueden apuntarse en varios concellos y hacer las pruebas y el examen; eso sí, hay que estar inscritos en el registro de socorristas de Galicia. Si apruebas puedes decidir a que ayuntamiento puedes ir. En concreto, en Miño cada día te toca una diferente, para no tener tanta rutina.

¿Hay diferencias en el día a día con respecto a años anteriores por el tema de la covid-19?

La gente aún no es consciente de que aún no pasó lo de la covid. Cada hora damos mensajes que nos facilita el Ayuntamiento para la prevención y las medidas que hay que cumplir y se ve que la gente todavía se olvida de las mascarillas, sobre todo cuando se acercan al puesto de socorrismo. Por megafonía ya avisamos de que vengan calzados y con ella, pero la mayoría si les pica un escarapote están nerviosos y vienen directamente sin mascarilla y hablándote sin respetar la distancia. Ahí tenemos que tranquilizarlos. Este año también está el hecho de que no se puede jugar al fútbol ni a las palas ya que no se permite hacer deporte de forma colectiva, entonces muchas veces cuando hacemos las dinámicas tenemos que avisarles porque, asimismo, la gente mayor se queja.

Estas semanas están surgiendo diversos ahogamientos en el mar u otros aprietos. ¿Cuál puede ser el motivo de que estén sucediendo estas circunstancias?

Pues la verdad es algo de lo que estamos hablando estos días. Yo no sé si es porque este año se dieron circunstancias que se tuvieron que dar, meras casualidades o incluso porque la gente al estar meses encerrada, en el momento que sale a la playa quizás no es consciente del peligro. Me acuerdo ahora mismo de los chicos del kayak. No considero que haya una causa especial. También puede ser que sean menos ahogamientos que el año pasado pero se están produciendo muy seguidos. El mar está como siempre y además no está viniendo ningún temporal. Solo un día pusimos bandera amarilla, el resto estuvo verde.

¿Qué recomendaciones darías a los bañistas?

Antes quiero hacer un inciso y decirle a la gente mayor que los días de mucho calor deberían hidratarse bien y si dan un paseo procurar estar acompañados de un familiar por si le da una bajada de tensión.

A los bañistas les diría que sean conscientes de que hay que estar relajado en la playa pero a la vez atento porque en cualquier momento te puede pasar algo a ti o a algún compañero. Se deben hacer caso a las recomendaciones y banderas. Además, si vas a una playa que no conoces lo primero que recomiendo es ir junto a los socorristas y preguntar si es peligrosa o si hay corrientes.

02 ago 2020 / 20:33
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito