Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 12 mayo 2021
02:12
h
La nueva instrucción aprobada por la Xunta para clarificar los trámites y requisitos de dichas instalaciones ha sido mal recibida por Ecoloxistas en Acción y Nosa Enerxía TEXTO J.G

¿Más trabas para el autoconsumo energético en Galicia?

Tras la instrucción para la tramitación administrativa y los requisitos aplicables a las instalaciones de generación asociadas al autoconsumo, publicada el pasado 4 de marzo por la Vicepresidencia segunda e Consellería de Economía, Empresa e Innovación, las denuncias de diversas entidades ecologistas y energéticas no han tardado en llegar. Dicha norma, que consideran innecesaria conforme apuntan, desincentivará el empleo de estos modelos energéticos al generar más “trabas” a favor del oligopolio que se reparte el suministro eléctrico en nuestra autonomía.

En estos momentos, la comunidad gallega cuenta con 866 instalaciones inscritas al Registro de Autoconsumo de Galicia, que acumulan una potencia superior a los 83,5 MW, distribuidas entre Pontevedra (325), A Coruña (311), Lugo (150) y Ourense (80). Del mismo modo, el crédito para promover el autoconsumo de energías se agotó, habiéndose concedido 494 ayudas que suman dos millones de euros.

En medio de este contexto, la Xunta ha reformulado la política en dicho sector, según explican, para “clarificar tanto a tramitación administrativa como os requisitos técnicos aplicables”. “É un novo paso da Administración galega na busca dunha maior simplificación mantendo as mesmas garantías técnicas, xurídicas e medioambientais”, afirman fuentes de la Consellería de Economía, Empresa e Innovación.

Entrando en materia, la instrucción distingue dos tipos de instalaciones de autoconsumo. Por un lado están las que no generan excedentes, que se anotarán en un listado en función de su potencia (distinguiendo dos registros, alta y baja tensión).

Consecuentemente, las que sí los produzcan se apuntarán en otro par diferente de inscripciones, jugando un papel fundamental nuevamente su intensidad. Si esta es menor o igual a 100 kW, precisará una autorización de explotación para ejecutarse, mientras que si es superior también necesitará una licencia relativa a su construcción.

OPINIÓN CONTRARIA. Para esta últimas, en opinión de Ecoloxistas en Acción, la nueva instrucción “alonga os prazos administrativos, multiplica os trámites e ademais endurece os requisitos técnicos aplicables ás instalacións de xeración asociadas ao autoconsumo”.

“Vemos que isto realmente é unha traba máis porque ademais se centra moito no que é o volcado á rede”, comenta Gonzalo Pérez, portavoz del área de comunidades energéticas de la entidad en este sentido: “Non pasa nada en principio se consumes, tampouco pasa nada se regalas a enerxía prácticamente”.

Con ello, destaca que este criterio “burocrático que se saca a Xunta da manga” ha surgido sin “moito sentido, porque técnicamente estaban cubertos” los estándares para distribuir la electricidad que producen los particulares. “Era un procedemento bastante sinxelo e que tiña un trámite rápido e agora publicaron isto coa desculpa de que van a acortalos cando a administración soe ser bastante lenta”, manifiesta.

Así las cosas, llamándole la atención que haya que “dar de alta as instalacións que xa levan funcionando un ano ou dous”, pues dicha norma posee “carácter retroactivo”, y admitiendo que “colleu a todos por sorpresa”, Pérez resalta que la misma tiene como propósito “favorecer ao oligopolio” y que “a xente non acade esa soberanía enerxética” aunque esta sea una de las líneas que “están marcando dende Europa”. “O autoconsumo é basico para facer fronte á crise enerxética”, sentencia.

Jesús López es otro de los más críticos. Es ensamblador de esta clase de instalaciones y además está asociado a la cooperativa Nosa Enerxía. “A enerxía eléctrica que consumo, así como os excedentes do autoconsumo proveñen ou van para a cooperativa”, remarca, destacando que la nueva instrucción perjudica en tres ámbitos: “Afecta aos usuarios porque isto prolonga os trámites administrativos, introduce novos requisitos e as instalacións convertidoras van ter máis difícil a partir de agora a súa conexión á rede”.

Por la parte que le toca como profesional, añade además que tendrán más enredos burocráticos “para legalizalas” y que ni siquiera van a poder conectarlas en pruebas hasta no tener dicha licencia de explotación. “Ata agora non existía, máis que para as instalacións comercializadoras de venta á rede, e isto vainos repercutir tamén en que vamos a ter máis traballo e máis costes nas propias montaxes”, explica.

Al poseer carácter retroactivo, López apunta también que “se vamos a ter agora que entrar en todos os centos de expedientes que temos xa rexistrados, e poñernos a revisalos e introducirlles novos requisitos e nova documentación, é un tempo que non vamos a poder dedicar a instalar”. Así las cosas, van a hacer un trabajo que “en principio non tiña que ser” y que no “está contemplado no Real Decreto de Autoconsumo do Ministerio; a norma de máximo rango que regula este ámbito”.

Finalmente, sobre los intereses y la aplicación de esta nueva instrucción aplicada por la Xunta, López no tiene duda alguna. “Esta claro que cada kiloatio/hora que produza un consumidor na súa casa non o producen as grandes compañías eléctricas nas súas macroplantas, iso é evidente”, señala el instalador y socio de Nosa Enerxía, destacando que “na medida que se dificulte a xeración distribuida e o autoconsumo (...) estase facilitando e perpetuando o mantemento dun modelo enerxético centralizado e monopolizador da electricidade”.

29 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.