Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 03 junio 2020
12:06
h

Niega abusar sexualmente de su hijastra de once años

La madre de la menor grabó una conversación en la que el hombre reconoce “los juegos” y “relaciones consentidas”

Celos de su hermana y la mala relación con su padrastro. Son las razones expuestas ayer ante la sala quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra con sede en Vigo por el acusado de abusar sexualmente de su hijastra de 11 años, para que la menor presentara la denuncia, tras relatar la situación a su madre y a la policía, al tiempo que negó las acusaciones.

Severino F.S., para quien la fiscal pide una pena de 15 años de prisión, negó ayer que tocó y mantuvo relaciones sexuales completas con la menor en el domicilio familiar. Frente a esta versión, su víctima, a puerta cerrada, se ratificó en su relato.

El acusado deslizó que los tres hijos de su mujer fruto de una relación previa, dos niños y una niña, “no querían que estuviésemos juntos”, y que ejercía más como “un educador” que como un padre. También ha señaló que quizá la víctima sentía celos por el trato que le dispensaba a la hija que tuvo en común con su esposa.

El procesado reconoció que llevaba a acostarse a su hija y a su hijastra, que compartían cama, y que en algunas ocasiones se quedaba dormido con ellas, pero él en un extremo y la víctima, en otro, y en medio, la niña de menor edad.

Aseguró desconocer como llegaron a las sábanas de las dos menores las manchas de semen que la madre halló en la cama de las niñas, que las pruebas de ADN atribuyen al acusado al 99,9 por ciento. Especuló que quizá fue “por transferencia de los calzoncillos”.

Negó a la fiscal que la niña forcejeó con él o que usara preservativos cuando presuntamente abusaba de ella. También rehusó haber reconocido a su mujer que se había propasado con la menor y que las relaciones fueran “consentidas”.

Inmediatamente después, se reprodujo una grabación con un móvil realizada por la madre en la que se escucha cómo al principio lo niega todo, luego lo admite “relativamente”, dice que “eran juegos” y también habla de “relaciones consentidas”.

La madre relató que la menor admitió los abusos, sin dar detalles, y que la pequeña de la casa dijo que había visto a su padre y a su hermanastra en la cama “como hacen los papás y las mamás”.

Varios policías señalaron, además, que minutos antes de ser detenido, el acusado estaba “tranquilo”, incluso “muy tranquilo”, y que en ningún momento reconoció los hechos.

Pontevedra. Un joven aceptó ayer el acuerdo de conformidad por el que se le condena de 4 años y 9 meses de prisión por maltratar y agredir sexualmente a su pareja de forma habitual, de 2014 a 2018, en la localidad de Vilagarcía de Arousa.

El acusado, que no declaró ante el tribunal, reconoció los hechos que le imputaba la acusación.

La Fiscalía, que inicialmente solicitaba una pena de 22 años de cárcel, valoró la circunstancia atenuante de drogadicción que provocó que el acusado tuviera “afectadas” sus facultades en el momento de los hechos; y de reparación del daño, al consignar 4.500 euros para indemnizar a la víctima.

El pacto entre las partes fija una pena de 4 años y 6 meses de cárcel por un delito continuado de agresión sexual, tres meses de prisión por un delito de maltrato habitual, 20 días de trabajo a la comunidad por cada uno de los tres delitos de lesiones y una multa de 360 euros por coacciones graves.

La defensa del joven ha pedido la suspensión de la condena, petición a la que el fiscal en principio no se ha opuesto “siempre y cuando” cumpla con el programa específico de tratamiento del maltrato y “lleve buena evolución en él y no haya ninguna regresión”.

Acepta una condena reducida de cárcel por maltratar a su pareja
El acusado pidió la suspensión de la pena tras abonar 4.500 € de una indemnización

Pontevedra. Un joven aceptó ayer el acuerdo de conformidad por el que se le condena de 4 años y 9 meses de prisión por maltratar y agredir sexualmente a su pareja de forma habitual, de 2014 a 2018, en la localidad de Vilagarcía de Arousa.

El acusado, que no declaró ante el tribunal, reconoció los hechos que le imputaba la acusación.

La Fiscalía, que inicialmente solicitaba una pena de 22 años de cárcel, valoró la circunstancia atenuante de drogadicción que provocó que el acusado tuviera “afectadas” sus facultades en el momento de los hechos; y de reparación del daño, al consignar 4.500 euros para indemnizar a la víctima.

El pacto entre las partes fija una pena de 4 años y 6 meses de cárcel por un delito continuado de agresión sexual, tres meses de prisión por un delito de maltrato habitual, 20 días de trabajo a la comunidad por cada uno de los tres delitos de lesiones y una multa de 360 euros por coacciones graves.

La defensa del joven ha pedido la suspensión de la condena, petición a la que el fiscal en principio no se ha opuesto “siempre y cuando” cumpla con el programa específico de tratamiento del maltrato y “lleve buena evolución en él y no haya ninguna regresión”.

21 may 2020 / 21:58
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito