Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 07 diciembre 2021
02:00
h

Pesar por la muerte del catedrático Luis Caramés tras un derrame cerebral

Sus restos mortales saldrán de Lugo este lunes hacia Compostela // Residía en el concello de Ames // Sus órganos serán donados

El catedrático de la Universidade de Santiago Luis Caramés Viéitez falleció a última hora de la mañana del domingo, según pudo confirmar EL CORREO GALLEGO. Su estado era “irreversible”, tras el derrame cerebral masivo que sufrió el pasado viernes, cuando participaba en un acto en Lugo. En esta ciudad fue hospitalizado en estado de muerte cerebral, y allí permanecerán hasta este lunes sus restos mortales antes de su traslado a Santiago. Sus órganos serán donados.

La noticia del trágico accidente cerebrovascular, adelantada ya el sábado por este diario –del que era colaborador–, corrió como la pólvora, y sus compañeros y amigos se mostraban conmovidos y muy apenados por lo ocurrido. Muchos de ellos se dirigieron a El CORREO en las últimas horas para expresar su preocupación por el estado de salud de una persona estrechamente vinculada a la vida económica y académica de Galicia en general, y de Compostela en particular. Con piso en la Rúa do Hórreo, residía en la aldea de Casas Do Monte, en la finca A Chouxiña, en el concello de Ames.

Desde que EL CORREO GALLEGO hizo pública la noticia del fallecimiento del también titular del Grupo Colmeiro fueron numerosas las condolencias recibidas a través de las redes sociales. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo trasladó a través de Twitter su pésame a la familia de Caramés, a quien define como “unha das persoas que mellor cultivou o coñecemento dos seus alumnos nas aulas da USC”.

También hicieron lo propio a través de la misma red social los economistas Fernando Blanco Silva, colaborador de este periódico, y José Antonio Pena, vicerrector de la USC; Gumersindo Feijoo, el jefe del servicio de Cardiología del CHUS, José Ramón Juanatey, el sindicato CSIF y los profesores Jose Antonio Guillen y Rafael Urrialde.

Desde la Real Academia Galega de Ciencias (RAGC) lamentaban “profundamente o pasamento do Profesor Luís Caramés Vieitez, Académico e Presidente da Sección de Ciencias Económicas e Sociais. Brillante, xeneroso, excelente compañeiro. Ímolo botar moito en falta”, indicaban también por Twitter.

Senén Barro, director científico del CiTIUS, el Centro Singular de Investigación en Tecnologías Inteligentes, se dirigió a este periódico en el que colabora para señalar que “sentín moi fondamente a morte de Luis Caramés. Coñecido hai moito tempo, tíñamonos un grande aprezo mutuo e éramos compañeiros da RACG, donde o vin por última vez hai algunhas semanas. Aínda era novo, o que fai máis doloroso o seu pasamento”.

También directamente contactaba con este periódico, mostrando su pesar, Ramón Domínguez Rego, profesor de Economía Financiera y patrono de la Fundación Araguaney.

Asimismo, recordarán su figura desde el Consejo General de Economistas de España, donde era asesor de Coyuntura. Recientemente presentó, con Amelia Díaz, profesora de la Universidad de Barcelona, el estudio Los municipios en tiempos de Covid: el territorio de la cooperación.

Un extenso currículo. Luis Caramés Viéitez (Cerdedo, 1949), fue catedrático de Economía Aplicada de la USC y en su haber destaca, además, haber sido el primer presidente del Consello Galego de Relacións Laborais y, como experto en Hacienda Pública, haber liderado la Comisión para a Reforma Local en Galicia. Pero, además, perteneció a otros organismos como la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, los citados Consejo General de Economistas y RAGC, mientras que en el mundo empresarial estuvo en el consejo de Sacyr y fue, hasta el verano de 2020, el vicepresidente de Adolfo Domínguez.

Adiós a un magnífico profesor
Image

Desde su cuenta @FeijooGalicia, y recogiendo el link a la información de EL CORREO, indicó que “Galicia perde a unha das persoas que mellor cultivou o coñecemento dos seus alumnos nas aulas da @UniversidadeUSC durante 35 anos. Luís Caramés, catedrático de Economía Aplicada e membro da Real Academia Galega das Ciencias. O meu cariño á súa familia. DEP”.

Grupo Colmeiro
Quedamos sin referente

Manuel Colmeiro Penide, nacido en 1818 en Santiago de Compostela, fue un catedrático de Economía Política pionero, y al tiempo un visionario, de la economía de Galicia que, en las coordenadas de su época, hacen de él un referente intelectual.

Una preocupación similar por el futuro de Galicia fue lo que empujó a Luis Caramés a crear el grupo de análisis y debate Manuel Colmeiro, aglutinando a un amplio número de especialistas, de diferentes ramas del saber, que pudiésemos aportar a ese objetivo común.

Con este grupo debatimos, avanzamos, construimos. Siempre activo y pendiente, Luis compartía noticias, avanzaba proyectos, proponía retos, e iba incorporando miembros, siempre creciendo. De vez en cuando, también sugería encuentros. Porque la delgada línea de lo profesional y personal se mezclaba de forma ecléctica, demostrando una y otra vez que el trabajo y el disfrute pueden ir de la mano y que las sinergias no son un concepto únicamente económico.

Desgraciadamente, hoy nos quedamos sin referente. Añoraremos las notas de actualidad, los artículos de prensa, los avances de conferencias... las publicaciones, las ideas... tantas cosas. Pero, ante todo, y sobre todo, las fotos de sus paseos, sus camelias avanzando la primavera, y su inmenso rododendro. El maestro, y el amigo.

Descansa en paz, Luis.

Miguel Á. Vázquez Taín, presidente del Consello Galego de Economistas
Gracias, muchas gracias, Luis
Image

El reto de enfrentarse a una hoja en blanco se convierte en drama cuando lo tienes que hacer para recordar a alguien próximo, admirado y querido. Luis Caramés nos ha dejado. Generaciones de economistas gallegos hemos perdido un referente y un maestro. En mi caso, además, han llegado a su fin treinta años de trabajo conjunto, que darían para llenar varios libros, pero que en estos momentos me atenazan las palabras y me resulta casi imposible ordenarlas. De todas formas, trataré de poner en valor, para los que no tuvieron la oportunidad de interaccionar de una forma tan próxima, más que su legado profesional, que es mucho, las claves del mismo.

Su personalidad irrigaba todo su quehacer. Y esa dimensión estaba irremediablemente ligada a su inquietud, su ambición y sus capacidades. Inquietud por todo, por aprender, por enseñar, por descubrir y por crear. Su ambición, necesaria en clave personal para aportar a lo común. Y su capacidad para absorber saber, para generar saber y para enseñar saber, con un don añadido para transmitir e interaccionar socialmente que hacían en de él un maestro en el más amplio sentido de la palabra.

Allí por donde pasó, y fueron muchas las instituciones, empresas y personas que pueden dar fe de ello -Facultad de Ciencias Económicas, Consello Galego de Relacións Laborais, Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Sacyr, S.A., Adolfo Domínguez S.A., Consejo General de Economistas, Real Academia Galega de Ciencias, etc. etc.-, dejó clara constancia de sus valores y huella de su valía. Y cuando le llegó la edad de dar un paso atrás y disfrutar de la vida, dio uno al lado y dos al frente, manteniéndose más activo que nunca impulsando el Grupo Colmeiro y, desde hace unos meses, la Fundación Belarmino Fernández.

Siempre es pronto para marcharse, pero en el caso de Luis creo que, además, es una clara injusticia, tanto en lo personal como en lo profesional. Estaba en un momento vital y profesional como nunca antes, los que le conocíamos, le habíamos visto. Su cabeza era un constante rebulir de ideas, iniciativas y proyectos que empujaba y compartía con una madurez intelectual digna de envidia. Tenía aún tanto que aportar que no es justo que se nos haya privado de ello.

En todo caso, tras tantos años de convivencia y sinceridad mutua, sé que no perdonaría que me sumase a la tendencia de este país “de enterrar muy bien”. Como toda persona tenía su debe y su haber, esa es la grandeza del ser humano y esa era la grandeza de Luis. Pero lo importante es el saldo y el destino del mismo. Aún no somos conscientes de la dimensión de su resultado positivo que, además, no ha quedado en su cuenta, sino que figura en las cuentas de muchas entidades y personas, en suma de Galicia, que siempre seremos deudores de Luis.

Por todo ello: gracias, muchas gracias Luis

07 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.