Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
18:20
h

Pinos inmunes a la plaga del nematodo en Galicia

Medio Rural autorizó la inscripción en el registro de materiales de base de seis familias de la especie arbórea// Sus semillas están disponibles para reforestar

El nematodo de la madera del pino, que los científicos bautizaron como Bursaphelenchus Xylophilus, es un gusano microscópico que mide menos de 1,5 milímetros. Este pequeño bicho tiene en jaque a todo el sector forestal de la provincia de Pontevedra, donde se produjo un brote de la enfermedad y, por extensión, al del resto de Galicia.

Ahora, gracias al trabajo investigador desarrollado por el Centro de Investigaciones de Lourizán, dependiente de la Consellería de Medio Rural, Galicia va disponer de seis familias de pinos que resisten los ataques de ese dañino gusano, que provoca el decaimiento súbito del árbol y su muerte. Esta plaga, en la actualidad, está detectada en la franja sur de la provincia de Pontevedra, en el concello de As Neves, fronterizo con Portugal.

De este modo, según informó el departamento de Medio Rural, la semilla que se espera recoger de los progenitores de esas familias de pinos seleccionadas e incluidos en huertos de semilla experimentales garantizan la superioridad del material forestal de reproducción, tanto por su resistencia probada y tolerancia al nematodo como por su interés demostrado en su catalogación en lo que se refiere a crecimiento en volumen, rectitud del fuste y menor cantidad de nudos.

EXPERIMENTACIÓN. Tres de los seis progenitores de familia de pino catalogados en las investigaciones del centro de Lourizán se encuentran en la plantación de huerto de semente clonal depurada en Braxe, en el concello coruñés de Cedeira, y los otros tres en una parcela de Cordal da Loba, en el municipio de Monfero, también en A Coruña.

En las investigaciones se inoculó la enfermedad a 91 familias de pino diferentes y los cientígicos descubrieron que en tres familias de Pinus pinaster hasta el 80% de los casos, en algunos más, lograban superar la plaga que acaba matando a la conífera.

Ambos huertos experimentales son gestionados por la Dirección Xeral de Planificación e Ordenación Forestal y están inscritos en el Catálogo Nacional de Materiales Base, en la categoría de material cualificado.

Ahora, según resolución de la Consellería de Medio Rural, publicada ya en el Diario Oficial de Galicia (DOG), se aprobó la inscripción en el Registro gallego de materiales de base de esas seis familias de pináceas en la categoría de material cualificado, debido a su resistencia a los ataques del nematodo.

OFERTA DE SIMIENTE. El objetivo fundamental que se pretende desde dicho departamento de la Xunta es el de poder ofertar la simiente de estas variedades a los proveedores de material forestal de reproducción para de ese modo combatir la enfermedad del pino, un mal originario de los Estados Unidos y que, allí donde aterriza, lo hace para quedarse.

Según los expertos, en todos los países en los que ha entrado el nematodo han optado por buscar familias de coníferas que aguanten los embates de la enfermedad y eso es lo que ha hecho, desde 2013, el Centro de Investigación de Lourizan, en Pontevedra.

AUDITORÍA EUROPEA. La conclusión de la segunda auditoría realizada por la Comisión Europea para supervisar el avance de esta temida plaga, que ya está presente en tres comunidades españolas: Castilla y León, Extremadura y Galicia, fue que el control del nematodo del pino no se está haciendo de forma correcta en el caso gallego.

Entre otras cuestiones, como el poco control de los movimientos de madera, los inspectores comisionados se quejaron de que se tardó demasiado en demarcar una nueva zona afectada tras la aparición de siete árboles infectados en el sur de la provincia de Pontevedra y de que no se realizan todos los análisis que necesarios.

“La auditoría detectó que, a pesar de los esfuerzos de las autoridades, hubo importantes carencias en la aplicación de las medidas de control requeridas” y que Medio Rural tardó demasiado tiempo entre que descubrió las nuevas afectaciones y declaró una nueva área demarcada por esta plaga.

Por su parte, el departamento que encabeza José González defiende su actuación ante la plaga, argumentando que deben tenerse en cuenta circunstancias como la próximidad de Portugal, donde el nematodo está muy extendido y los incendios del 2017, pese a ello recordó, ante las críticas de la auditoría, que durante el pasado año se retiraron 18.000 árboles secos en un área de 210 hectáreas y que, en lo que va de 2020, se movilizaron otros 300 pies secos en casi siete hectáreas de plantación.

01 ago 2020 / 19:55
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito