Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 17 mayo 2022
08:34
h

Primera parada del AVE en Galicia: la culminación de 20 años de trabajos

El AVE ha hecho su primera parada en Galicia este lunes en la estación de la localidad ourensana de A Gudiña, en su recorrido inaugural desde Madrid que va a concluir en Ourense. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha recibido en el andén al rey Felipe VI, al jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, quienes han viajado en el tren inaugural desde Madrid, y han descubierto la placa conmemorativa de la nueva estación, en un momento histórico que pone fin a cerca de dos décadas desde que comenzó el proyecto de la alta velocidad a Galicia. Al filo de las 11:35 horas y bajo los acordes de una banda de gaiteiros, el tren inaugural se ha detenido en la vía 3 de la estación bautizada como Porta de Galicia. El rey ha sido el encargado de dar por inaugurada la estación, la única terminal nueva que se ha construido para la llegada del AVE a Galicia, con una inversión de unos cuatro millones de euros.

De la comitiva también forman parte la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, y la de Transportes, Raquel Sánchez. Tras posar las autoridades ante los medios gráficos delante de la placa, se ha unido a la foto junto a Felipe VI uno de los gaitieros. “¡Viva el rey!”, ha gritado uno de los presentes una vez que ha concluido el breve acto en el andén de la estación. Diez minutos después de llegar a A Gudiña, el tren inaugural, con Núñez Feijóo a bordo, ha reanudado el viaje hasta Ourense, punto final del primer viaje del AVE a Galicia, donde va a celebrarse un acto institucional. Estaba previsto que se sumara a la comitiva en Zamora el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pero finalmente no lo ha hecho tras anunciar la convocatoria de elecciones anticipadas el próximo 13 de febrero.

Entre los invitados del primer viaje de alta velocidad desde Madrid, están los dos exministros de Fomento gallegos, José Blanco y Ana Pastor. El tren inaugural va a completar el trayecto entre Madrid y Ourense en 2 horas y 45 minutos tras alcanzar en algunos tramos los 300 kilómetros por hora, aunque cuando entre en servicio mañana, martes, para el público, se reducirá hasta las 2 horas y 15 minutos.

GRAN OPORTUNIDAD PARA EL AÑO XACOBEO. "Es obligado comezar este acto manifestando en nombre del pueblo gallego y del mío propio el sentimiento de agradecimiento a Su Majestad, por su presencia en una jornada tan señalada para nuestra tierra", comenzaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, su intervención en el acto. "Galicia vive un momento histórico", aseguró, incidiendo en el valor simbólico de haber participado en un acto "que todos recordaremos mientras vivamos": el ver cruzar al AVE la Puerta de Galicia, en A Gudiña, para adentrarse hasta Ourense.

Con ello, "hemos alcanzado una meta altamente esperada e intensamente demandada, inmersos en otros dos hechos de gran trascendencia: celebrar el cuarenta Estatuto de Autonomía, por los 40 años de mayor progreso y bienestar de nuestra historia; y el Xacobeo 21-22". De hecho, Feijóo incidió en que el Ano Santo será "un gran motor de reactivación económica y social", y se verá favorecido por el AVE, por la puesta en marcha de los viajes comerciales desde este mismo martes, con un precio medio de 110 euros y una duración de 2 horas y 15 minutos.

"Debemos trabajar de forma intensa para ofrecer a los visitantes lo mejor de Galicia, que es mucho", aseguró el titular autonómico, que incidió nuevamente en que "durante varios años hubo que lamentar el retraso acumulado por la construcción de esta infraestructura, mientras observábamos cómo avanzaba el resto de España, pero no malgastaremos ni un minuto en hablar del pasado, sino que podemos aprender de los errores y aciertos de otras comunidades".

Lamentó, con todo, que mientras no lleguen los trenes AVRIL, "lamentablemente, el tren deberá detenerse en la estación de Ourense, pero es imprescindible avanzar en que otras ciudades se unan y que se cumpla con los tiempos de conexión de poco más de tres horas entre Madrid y las demás ciudades gallegas". Por el momento, destacó el potencial de ese viaje de 2 horas y 15 minutos entre Ourense y Madrid como una oportunidad para la ciudad, siendo escaparate "su tradición termal, riqueza gastronómica y vitivinícola".

De este modo, calificó a Ourense como "un arma poderosa de conquista al servicio de toda Galicia", porque se convertirá en "el gran centro nodal del turismo de Galicia, tendiendo aquello que deberá llegar pronto a otras ciudades: el AVE, que por tiempo, precio y frecuencias se convierte en una alternativa sólida al avión y en un recurso de gran eficacia para el turismo". Así, incidió en que Galicia "es ahora una nación más cohesionada, algo que siempre ha sido su deseo: el estar más cerca de la realidad".

Finalmente, agradeció a todos los presidentes y ministros que participaron en la construcción de esta infraestructura: desde Aznar y Zapatero, pasando por Rajoy y el propio Pedro Sánchez; hasta ministros como Álvarez Cascos, Ana Pastor, Íñigo de la Serna, Ábalos o Raquel Sánchez. "Tras la construcción del AVE hay una voluntad (de todos ellos) de hacer justicia en una tierra donde las infraestructuras de comunicación se desarrollan más tarde que en otros territorios", concluyó, no sin antes anticipar que "Galicia es un buen lugar para invertir y pronto tendrá la ocasión de demostrar que la ingente cantidad de dinero público invertida ha merecido la pena porque tendrá rendimiento".

COMPROMISO DEL GOBIERNO DE ESPAÑA. "Hoy culmina el largo proceso iniciado en 2017, con el túnel de Guadarrama, y tras cuatro años de proyectos se alcanza el objetivo de llegada del AVE a Galicia", precisó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. "No fue un recorrido fácil por los retos técnicos de esta infraestructura, pero del el Gobierno siempre tuvimos claro que el AVE a Galicia era una absoluta prioridad", indicó.

Así, resaltó que, "a pesar de la pandemia, conseguimos poner el AVE en marcha, suponiendo el mayor ahorro de tiempo de viaje entre Madrid y Ouresne y completamos ahora la primera línea entre Galicia y la Meseta Cetral: 120 kilómetros entre Pedralba y Ourense, con 31 túneles y 32 viaductos de por medio, que dan buena idea del entramado y la complejidad de desarrollo de estos años".

Se mostró convencido de que "el esfuerzo merece la pena", porque "antes de 2018 el trayecto por tren Ourense-Madrid duraba cuatro horas y media, y hemos reducido el tiempo a dos horas y cuarto, recortando también tiempo con el resto de ciudades gallegas (una vez lleguen los trenes AVRIL, que reducirán otros 20 minutos el tiempo actual)". Junto a esto, se suma "el aumento muy significativo en el número de servicios, que llegan a doblarse en algunos casos".

De este modo, destacando la gran inversión de 12.950 millones de euros en este proyecto, incidió en que más de 10.060 millones, casi el 92 % del total previsto, ya fueron empleados. "Este hito histórico resulta decisivo para el conjunto de la población gallega, no solo para terminar un largo camino, sino también por la forma en que nos conecta".

Como ejemplo, puso en valor las múltiples cartas que recibió estos días como agredecimiento por parte de la ciudadanía. Nombró el caso de una madre ourensana cuyo hijo estudia en Madrid y gracias al AVE podrán verse más a menudo.

HACER A GALICIA Y MADRID HERMANOS, EN LUGAR DE PRIMOS LEJANOS. "Asistir a la llegada de la alta velocidad ferroviaria a Galicia es un honor como ministra", aseguró la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, durante su intervención. Recordó que para hacer posible un obra de tal embergadura, a la que muchos califican como la más grande del último siglo en su sector, "se emplearon muchos años y participaron diferentes administraciones y gobiernos". Su consecución "es algo que nos transforma como sociedad y nos hace, sin duda, mejores y más fuertes".

Destacó la magna labor de haber oradado más de treinta túneles y otros tantos viaductos en el último tramo de 119 kilómetros. "Una labor titánica teniendo en cuenta la orografía de Galicia", subrayó, calificando como una "muestra de verdadero heroismo", que decía Castelao, el "transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos". El AVE "nos ayuda a conocernos un poco mejor y a que nos sintamos vecinos y no primos lejanos" Galicia y Madrid.

Indicó que el objetivo de esta construcción también era "saldar una deuda histórica con Galicia, para acabar con la injusticia (de la lejanía) y mejorar la movilidad colectiva", gracias a conectar de manera "ultrarrápida" al "30 % del PIB de España y a más del 25 % de su población", concentrada en la parte noroeste del país. "Vertebrar el país hace que nuestra democracia progrese, porque consolida la igualdad de todos los ciudadanos, esencial para enfrentar nuestros retos demográficos", sentenció Raquel Sánchez.

20 dic 2021 / 12:23
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.