Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 04 agosto 2021
03:03
h

Un veterinario dedicado al ganado: “La vida rural no tiene futuro”

“Los jóvenes no tienen colegios donde enviar los niños, no hay actividades extraescolares ni profesores de apoyo, así que muchos optan por vivir en poblaciones más grandes”

En Galicia el medio rural ha sido siempre una parte de nuestras costumbres. Las aldeas como segundas residencias, el trabajo agrónomo y ganadero, festividades ineludibles en aldeas... A pesar de esto, estamos sufriendo una despoblación de lo rural hacia las ciudades. A esto ha colaborado el abuso al que están sometidos los ganaderos, que apenas reciben beneficios por sus productos al venderlos a los distribuidores mayoritarios.

Esta crisis no sólo les afecta a ellos, ya que como si de un dominó se tratase, más negocios y profesionales se ven afectados por esta difícil situación. Una de las “piezas” afectadas son los veterinarios dedicados al ganado, que están viendo cómo sus servicios se vuelven menos necesarios, ya que sus clientes tienen que cambiar de profesión para poder subsistir.

Hoy hablamos con un veterinario de la Clínica Veterinaria Albeites SL, de la localidad ourensana de Maceda, para conocer cómo afecta a este sector. Para empezar, la pregunta más obvia es de qué manera y en qué ámbitos ha afectado la “crisis” rural a su negocio. Ángel Isla, el veterinario de la plantilla que nos ha atendido, percibe claros cambios en su clínica.

“El trabajo con animales de abasto ha disminuido mucho, posiblemente un 50%, no hay una reducción drástica en el número de animales, pero si en el número de explotaciones. También ha cambiado el modelo productivo hacia un sistema extensivo que demanda menos servicios veterinarios, mecánicos o de consumibles como alimentación.”

Estos cambios, se traducen en pérdidas de carga de trabajo, ergo repercuten en los ingresos percibidos por la clínica veterinaria. “[..] las explotaciones grandes, en extensivo, apenas si gastan en servicios veterinarios, los que tienen sistemas tradicionales si lo hacen, pero es frecuente que intenten evitar pagar la consulta.”

Para poder saber el alcance de esta despoblación de lo rural, hay que mirar a medio-largo plazo, es decir, a futuras generaciones que puedan hacerse cargo de los negocios ganaderos (tradicionalmente familiares). Si bien ya conocemos la realidad de la falta de transmisión paternofilial que existe a día de hoy, hemos preguntado si ellos lo perciben: ¿están las explotaciones agrarias y ganaderas quedándose sin nadie que vaya a querer hacerse cargo de las mismas cuando el titular no pueda?

“Los titulares de las explotaciones son principalmente hombres y yo diría que la edad media supera los 50 años, sin relevo generacional. Las nuevas incorporaciones de jóvenes o bien son hijos de ganaderos que tienden a vivir en poblaciones más grandes, y hay un nuevo grupo de jóvenes sin experiencia, alentados por las fuertes subvenciones.”

Empezamos el artículo hablando de un dominó, y de cómo las fichas de este caen cuando un aspecto se ve resentido. Hemos hablado de las desventajas que ocasiona a seres humanos en este entorno, pero nunca olvidándonos de los animales. Aunque parte de la cadena de trabajo o producto, la calidad de vida que tienen es un factor de gran importancia. Un veterinario puede ver de cerca cómo viven, y por eso saber la opinión que tiene al respecto es de lo más ilustrativos.

Así, le hemos pedido que se sincere para aclararnos si las condiciones que tienen los animales en las grandes industrias difiere de las que les proporcionan los pequeños ganaderos.

“Las leyes de bienestar animal son de obligado cumplimiento por todos los ganaderos, pero, en mi opinión viven mejor los animales en pequeños rebaños tradicionales, mejor cuidados, más vigilados, que en el sistema extensivo de Ourense, donde los animales no tienen donde guarecerse de las inclemencias del tiempo, del exceso de calor, sin sombra en muchos pastizales o de la lluvia y la nieve.”

Para cerrar, queremos una opinión sincera sobre el futuro que predice alguien que está en primera línea del mundo rural y de la supervivencia de pequeño ganadero ¿Tiene futuro a medio-largo plazo?

“Lo cierto es que no, el producto cárnico del pequeño ganadero es mejor, pero no se diferencia en el precio de mercado, con lo cual se hace difícil competir. La vida rural no tiene futuro, los mayores se quejan de que no tienen transportes para acudir a las citas médicas o al mercado. Los jóvenes no tienen colegios donde enviar los niños, no hay actividades extraescolares ni profesores de apoyo, así que muchos optan por vivir en poblaciones más grandes y abandonar el medio rural para vivir, acuden al pueblo solo a trabajar.”

17 jun 2021 / 11:49
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.