Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 01 diciembre 2022
02:40
h
Profesor de piano

Alexander Gold Makarov: “Mis alumnos de la Escuela Berenguela ya han ganado 36 premios de piano”

El profesor de música en Compostela Alexander Gold Makarov fue un niño superdotado que tocaba a los seis años ·· Se convirtió en uno de los primeros rusos en actuar en América del Norte ·· Fundó una escuela en Tel-Aviv con el violinista Isaac Stern

Algunas personas tienen una vida increíble, pero pasan totalmente desapercibidas para sus vecinos. Seguramente, alguna vez se hayan cruzado por la calle con este hombre de la fotografía, Alexander Gold Makarov. Pero, ¿saben quién es? Tocaba el piano a los seis años. Fue uno de los elegidos para entrar en la Special School de Moscú como un superdotado de la música. En 1989 fundó, junto al violinista Isaac Stern, una escuela en Tel Aviv, en la que se presentaban 200 pero sólo podían entrar doce estudiantes. Es amigo de Rostropovich. Enseñó música en Islandia, fue profesor del Conservatorio de Groningen (Holanda), tocó en Downing Street el piano personal del ex primer ministro Edward Heath. Fue uno de los primeros rusos en tocar en Estados Unidos... Y, después de todo esto, ha decidido quedarse a vivir definitivamente en Santiago, en donde da clases en la Escuela Berenguela y en la Escuela de Atos Estudios Musicais.

_ ¿Por qué no siguió en su país, en donde tenía un puesto en la Institución Nacional de la Filarmónica de Moscú?

_ Por política. En la temporada 73-74 viajé a América del Norte con un grupo de artistas. Hicimos una gira por Estados Unidos, y era la primera vez que los rusos entraban en Norteamérica con un gran show, en el que había concertistas, gimnastas, ballet ruso y muchas otras especialidades. Recorrimos las seis ciudades más importantes de USA. Toqué en el Madison Square Garden ante 18.000 personas y, al final de este tour, un empresario, Rick Appelman, me invitó a dar unos conciertos en 1975 junto a una chelista americana. Acepté, pero la KGB me dijo que no podía firmar ningún contrato en América, y después de eso ya no pude salir de Rusia.

_ ¿Cuánto duró esa situación?

_ Hasta 1989, cuando pude ir a Israel porque mi padre era hebreo. Con ayuda del maestro Isaac Stern, abrí una escuela de piano y ballet. Para entrar había una competencia tremenda. Participaban más de doscientos, pero sólo había plaza para doce. Mi primer alumno fue Boris Giltburg, que tocó en el Auditorio.

_ ¿Qué significa enseñar para usted?

_ Es dar el corazón. No solo enseño música, también hablo con mis alumnos de la vida, de literatura, pintura... Algunas veces me han dicho que soy como un padre.

_ ¿Siempre enseñó piano?

_ Sí, no hay tiempo para aprender otro. Hay que trabajar mucho.
_ ¿Qué nivel musical tiene Santiago?

_ Ha mejorado muchísimo. Es más profesional. Hay mucha competencia para entrar en un Conservatorio, y solo consiguen la plaza los mejores. Si no dan la talla, no entran.

_ ¿Y cómo son sus escuelas?

_ La Berenguela es la mejor de Galicia. María José Cerviño, su directora, es una personalidad en el mundo de la Cultura. Se trabaja mucho. Mis alumnos han conseguido entrar en los conservatorios de Madrid, Barcelona, Salamanca... y han ganado 36 premios internacionales. En la Escuela de Altos Estudios Musicais, hay profesores de la Real Filharmonía y es música de cámara. Los alumnos no son niños, como en la Berenguela, sino jóvenes que terminan en el conservatorio.

A partir de octubre


Nuevo curso junto a Ilona Timchenko

Alexander Gold Makarov, que confiesa que sus compositores favoritos son Beethoven y Chopin, dio clases de piano en Islandia y en el Conservatorio holandés de Groningen, puesto que dejó tras 10 años de trabajo “porque Santiago es la ciudad número uno para mí. No quiero ir a ningún otro lado”, dice. La lista de alumnos que formó y hoy son grandes estrellas es interminable: Elena Nesterenko, el compostelano Javier López Jorge, Ilona Timchenko... Con esta última joven, que acaba de ganar del primer premio del Tercer Abstract Securies Landor Competition y grabó un disco que fue galardonado por la International Records Review, dará clases en el mes de octubre en Santiago. Será un curso de perfeccionamiento de piano, centrado en la preparación para entrar en los conservatorios superiores de todo el mundo. Las clases irán dirigidas a ayudar a los músicos a perfeccionar y estabilizar de su técnica

20 mar 2010 / 21:45
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito