Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 04 diciembre 2022
18:34
h
corporación gallega

Los aristócratas del siglo XXI

Una veintena de personas ingresan en el Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia ·· Quieren abandonar el ostracismo y aunar esfuerzos para mantener y restaurar su rico y variado patrimonio histórico ·· Privilegio, sangre e hidalguía caminan juntos

No son rostros habituales de las revistas del corazón, ni son personas que viven aisladas en grandes palacios. Son la aristocracia gallega del siglo XXI que, como "responsables de una historia que lleva los apellidos de sus antepasados", quiere unirse para "contribuir al mantenimiento de nuestras costumbres y promocionar la cultura, el patrimonio y la historia de Galicia".

Veintiuno de ellos ingresaron ayer en el Cuerpo de la Nobleza del Antiguo Reino de Galicia, en un acto celebrado en la iglesia de San Paio de Antealtares de Santiago, arropados por representantes de la órdenes de Malta, de la Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén, de San Fernando y San Hermenegildo, así como de corporaciones como Hidalgos de España, Junta de Linajes de Segovia, San Ildefonso y San Atilano de Zamora y el Cuerpo de la Nobleza de Asturias, entre otras.

El presidente de la corporación que integra a la nobleza gallega (organización de este tipo más joven de España),Javier Wegmüller y Redondo, conde de San Javier y Casa Laredo, aseguró que "es falsa" esa extendida leyenda "de que recibes dinero por ser noble". Al contrario, explicó que si el título llega por sucesión "es como si heredas un jarrón", de manera que para conservarlo habrá que pagar entre 1.000 y 12.000 euros, en función del título, y después pagar a Hacienda como patrimonio. Así, redujo su valor al significado de la "dignidad familiar y personal", porque este privilegio "no da nada", subrayó Wegmüller.

Ahora, cuando consideran que "vivimos un resurgir de Galicia", la aristocracia gallega quiere salir del ostracismo y aunar esfuerzos para mantener y restaurar su rico patrimonio y buscar su "incidencia social y proyección de la corporación en Galicia".

El acto de ingreso de ayer se inició con el Himno do Antigo Reino de Galicia y se cerró con el Himno de España, antes de la celebración de una misa en la que la corporación pidió para que la lengua y la cultura "no sean instrumentos de separación entre los hombres, sino un bien que ayuda a crecer en la fraternidad". Además, sus plegarias se dirigieron a las autoridades públicas para que "promuevan el bien de la institución familiar".

Los ingresos

Desde ayer, los nuevos miembros de la corporación son: Ignacio Medina y Fernández de Córdoba, conde de Ribadavia, duque de Segorbe (Grande de España); Javier Albo Quiroga, conde Villar de Fuentes; Cesáreo Novoa Alcaraz, marqués de Patiño; Felipe Bárcena y Varela de Limia, conde de Torrecedeira; Lorenzo Piñeyro y Fernández, marqués de Bendaña (Grande de España); José Antonio de Autrán y Arias-Salgado, marqués de Esteva de las Delicias (Grande de España); Lorenzo Piñeyro y Escrivá de Romaní, conde Torralba de Aragón; Ignacio Autrán y Arias-Salgado; Eduardo Autrán y Arias-Salgado; Cristóbal Emilio Deza Gordo, marqués de Villagarcía; Antonio Terrero Pedrosa, marqués de Villaverde de Limia; Marta Mahou López Lousada, marquesa de Villaverde Limia; Rafael Pérez-Blanco Pernas, marqués de Mos (Grande de España); Ignacio Pérez-Blanco Pernas, José Sánchez de la Rocha y Táboas, Camilo Rodríguez Alonso, Íñigo de Autrán Pérez-Cayetán, Jesús Barral-Guérin Rouco, Marco de Hohenlohe-Langenburg y Medina, Pablo de Hohenlohe-Langenburg y Medina, y Enrique Alberto González de Heredia y Oñate, conde de Saceda.

DE TODO UN POCO

Las medallas de la 'marquesa roja'

En medio de los juramentos de ingreso, la promesa de Marta Mahou López Lousada, marquesa de Villaverde de Limia, sonó disonante, aunque no fue sorpresiva, no en vano es reconocida como la marquesa roja, apodo del que se enorgullece y sus "disgustos" le costó. Esta mujer, única entre veinte hombres en integrarse ayer en el Cuerpo de la Nobleza de Galicia, asegura que entre sus medallas la que luce más es la de su procesamiento, ya que fue llevada ante los tribunales "por defender" a los compostelanos a los que querían "pagar 40 pesetas por metro cuadrado" en el barrio de Conxo para "especular" y que después "el solar más caro llegó a los 3.000 millones de pesetas". Su periplo ante la Justicia lo plasmó en el libro Procesamiento, cuyos beneficios destina a la lucha contra las drogas.

Y es que en la aristocracia de hoy hay un poco de todo. Algunos de los nuevos miembros del cuerpo de nobles se ausentaron debido a una audiencia con el Rey con motivo del Día de la Hispanidad y otros no llegaron a tiempo en sus vuelos procedentes de Tokio y Múnich, donde se encontraban de negocios. En estos casos, algún familiar recogió la medalla y el diploma acreditativo .

12 oct 2008 / 03:07
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito