Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 02 julio 2022
19:10
h

Cartas al Director

    Alienación parental

    Pertenezco a un colectivo formado por padres y madres afectados por la alienación parental. Hay quien a este fenómeno lo llama inculcación maliciosa, interferencia o manipulación desvinculadora. Pueden llamarlo como quieran, los afectados sabemos que es una forma de maltrato emocional intrafamiliar con la intención de destruir al otro progenitor cuando el odio se ha instalado en el lugar donde antes había amor.

    Cuando un progenitor decide utilizar a su propio hijo para destruir al otro, entonces estamos ante este problema. Aliena a su hijo, es decir, hace ajeno a su propio hijo respecto del otro progenitor. Las estrategias utilizadas son diversas, pero el descrédito, el menosprecio y la difamación son los recursos que utiliza el alienador inculcando en su propio hijo una imagen distorsionada de su otro progenitor.

    El daño emocional, psicológico, es devastador. La principal víctima es al final el niño o adolescente que se encuentra ante esta situación. Acabará siendo el propio hijo, quien ejecutará, apretará el gatillo, en contra de su otro progenitor.

    Las heridas emocionales son invisibles, y esta baza que el alienador conoce y aprovecha, le proporciona la oportunidad de ensañarse impunemente.

    Es importante que la sociedad reconozca esta problemática y no devenga cómplice aliado del alienador. Las consecuencias son destructivas, tanto para el hijo que crecerá con un importante transtorno afectivo con consecuencias para su salud mental, como para el otro progenitor que sufre el injustificado rechazo de sus propios hijos.

    Es muy doloroso ver como cada día somos más los afectados. Es muy difícil aceptar que la sociedad sea ciega ante este problema, anteponiendo los prejuicios (alguna cosa habrá hecho para que su hijo lo rechace) a la defensa de unos valores familiares que deberían ser la base de una sociedad sana. La afectividad paterno filial debe protegerse, a veces, del mismo individuo que no tiene reparos en utilizar a sus propios hijos como soldados del odio.

    La alienación parental, o como quieran llamarlo, es un indicador de que algo no va bien en nuestra sociedad en la manera que tenemos de relacionarnos, tanto en la vida pública como privada. Hasta que tomemos conciencia de ello, como la sociedad lo hizo antes en otras tantas cuestiones, y aprendamos a relacionarnos enlazando afectos en lugar de romperlos.

    En plena campaña electoral, ver como políticos se desacreditan unos a otros en lugar de centrarse en exponer sus programas, forma parte de esta malsana manera de relacionarnos.

    Núria Mir Quevedo Barcelona

    Un espíritu sin Dios

    Hoy no importa tanto la verdad de las cosas y las personas, sino si aquello convence. En esta situación ¿cómo hacer creíble a Jesús y su Evangelio? ¿Con ideas, con doctrinas? Poner en marcha tan solo ideas nos pone al mismo nivel que las otras ideas que están en circulación y, muchas veces, esas otras ideas son mucho más atractivas que las nuestras, porque, las más de las veces, son cómodas y presentan todas las facilidades para adherirse a ellas. No nos engañemos, sigue pegando lo oriental y lanew age.

    Además, se va poniendo en circulación cierto carácter esotérico que resulta muy atractivo, y conecta con una espiritualidad poco comprometida, un espíritu sin Dios y sin responsabilidades. La verdad no es lo más importante. En un mercado religioso, que es lo que hoy se lleva, si nos ponemos a competir con todo tipo de ideas raras, tenemos todas las de perder.

    Pero tampoco podemos consolarnos y decir que nosotros tenemos la Verdad, sencillamente porque hemos de usar las armas de Dios para defenderla y, como no lo hacemos, la Verdad acaba debilitada o desaparecida. Pero ¿cómo lo hacemos?

    p. garcía Santiago

    Máquinas peligrosas

    Un informe emitido en 2017 por el Instituto de las Naciones Unidas de Investigación para el Desarme (Unidir) hacía hincapié en eso mismo: un error podría provocar una guerra nuclear a escala mundial. Una guerraaccidental. "El riesgo es consustancial y, cuando se acabe la suerte, los resultados serán catastróficos" decía el informe.

    En el informe de esta entidad se recuerda, además, que pese al compromiso alcanzado por las principales potencias nucleares del mundo para reducir sus arsenales de ojivas, lo cierto es que se ha aumentado el gasto dedicado a su producción.

    Además, explicaba el informe, algo ha cambiado respecto a las graves crisis mundiales de la Guerra Fría. Por aquel entonces cualquier ataque nuclear dependía de una decisión humana, pero los sistemas actuales se basan en procesos informáticos automáticos que, como toda tecnología, pueden cometer errores o fallar (tal y como ocurrió en Hawai).

    En estos casos las máquinas son más peligrosas que los humanos. La noticia, hace meses, sobre el desarme nuclear de Corea del Norte, ¡ojalá sea una realidad!, es en principio una gran noticia.

    x.d.m. Santiago

    Pensiones

    El problema de las pensiones requiere un debate sobre el futuro de uno de los pilares de nuestro sistema de bienestar, sin que ningún partido tenga la varita mágica para resolverlo. La solución tendrá que venir, forzosamente, de un gran pacto de Estado, cuanto más amplio, mejor.

    j. martín Santiago

    17 abr 2019 / 21:07
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito