Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 25 septiembre 2022
08:30
h

Castañas para dinamizar natalidad y completar pensiones: Galicia Nai

Presentan el original plan inversor en el foro sobre polígonos forestales de Grupo Colmeiro en A Veiga

Galicia es una potencia forestal, pero necesita creérselo. Se comprobó ayer en la jornada sobre el futuro de la industria ligada a la madera y los polígonos agroforestales, organizada en A Veiga por el Grupo Colmeiro en colaboración con la Deputación de Ourense. "Chegades tarde, o rural está morto", apuntaban a los expertos congregados algunos lugareños. Los ponentes no se arredraron y les hablaron de futuro.

La inauguró el presidente de la Deputación, Manuel Baltar, el líder del Colmeiro, Luís Caramés, y el alcalde, Juan Anta. Baltar destacó la idoneidad de A Veiga "para apostar por el sector primario en general y la industria forestal en particular, como clave en el desarrollo económico, social y medioambiental de su territorio". El regidor local señaló que será una prioridad del municipio y consideró vital abrir nuevas líneas de desarrollo económico para "aprovechar zonas que aún están sin explotar, recuperar y asentar la población, y que nos ayuden a minimizar las posibilidades de incendios forestales", señaló Anta.

Caramés consideró que estamos a las puertas de una nueva etapa. La clave está en el "consenso político entre las dos grandes fuerzas políticas de Galicia -PP y PSdeG- para desarrollar la figura del polígono agrario". Iniciativa que "no solo será transformadora para el rural, sino para el conjunto de los gallegos". Se suma a la próxima aprobación del Plan Forestal, a la creación de la Axencia da Industria Forestal de Galicia (XERA) y un clima de dialogo positivo entre sector y administraciones.

El director de XERA, Ignacio Lema Piñeiro, aportaba los ejes de esa política, y Jacobo Feijóo (UUAA y Asefoga) analizó la mobilidad de tierras como clave para el desarrollo rural. Cerró la jornada presidente el titular del Cluster da Madeira, José Manuel Iglesias, analizando los restos que le aguarda a la cadena.

Venancio Salcines, economista del Colmeiro y titular de la Fundación que lleva su nombre, presentó Galicia Nai, propuesta para invertir en bonos verdes que permitirán plantar castaños en zonas abandonadas reconvertidas en polígonos forestales. A cada niño de estas zonas se le reservaría una hectárea que en 15 años rendirá entre 4.500 y 10.000 € al año por la recolección de castañas, descontados los gastos.

Se generará empleo en su silvicultura y recolección mecanizada. Se abrirá la puerta también a inversores particulares a esta suerte de plan de pensiones forestal: en ocho años se paga, de ocho a 15 la renta por el fruto lo hace autosostenible, y a partir de 15 años llega ese atractivo complemento, por ejemplo, para una pensión, de hasta diez mil euros/año.

11 dic 2018 / 22:28
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito