Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 30 octubre 2020
10:54
h

Clemente González Soler: "Se puede ser feliz viviendo con muchas menos cosas"

"Los políticos en general gobiernan a corto plazo, mirando las encuestas. No se atreven a tomar decisiones necesarias aunque sean impopulares. Eso es un error"

La tabla periódica de elementos es el mejor manual de instrucciones inventado por el hombre para describir nuestra realidad. Quien dude de ella deberá refundarse en sus conocimientos, pues contiene el universo: desde la atmósfera de Saturno a las piernas de Cyd Charisse, pasando por el elemento metálico más común en la corteza terrestre. Estos ejemplos participan también de una misma y fascinante cualidad: su apariencia argentaria. Tiran los tres a ese platino que tanto atrae a ambos géneros. Comparten también la condición de ligeros y son resistentes a cualquier agresión venida de la mano mortal. Les hablo, por tanto, de la atmósfera más inexplorada, de las piernas más codiciadas y de ese metal descubierto por el inglés Sir Humprey Davy, aislado por el danés Hans Christian Oersted, obtenido por el alemán Friedrich Wöhler e industrializado por el francés Henri-Etienne Sainte-Claire Deville. Mi reflexión transfronteriza me reafirma en que no cabe duda de que tras el aluminio hay infinitas posibilidades para el buen negocio.

Presente en espejos, ventanas, conservas, automóviles, edificios, cocinas, cuartos de baño, aviones… Tras las siglas "AL" debe de haber "tomate"… Y si lo hay, es porque un gallego anda cerca...

"Encuentro gallegos por todo el mundo. Estar en China y saludarte con un paisano es un buen ejemplo. Además, estamos siempre en disposición de ayudarnos sin límite"

Clemente González Soler sabe del aluminio en el mundo. Me reúno con este ingeniero aeronáutico en una de las casas de Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña. Pese a que nos conocemos desde el 2004, continuamos comprometidos y dedicados a promover la cultura de Galicia. Sabemos bien que no son buenos tiempos para la lírica, que quienes deben apoyarla son más interventores que impulsores... Que el Apóstol les bendiga igualmente… Yo, a lo mío…

El fundador, propietario y presidente ejecutivo del Grupo Alibérico, con treinta y seis empresas y dieciocho fábricas repartidas por España, Portugal, Bélgica, Alemania y Reino Unido, es hombre pausado que ha sabido levantar el primer grupo privado español del aluminio. Directivo de CEIM y de un sinfín de entidades que harían palidecer de envidia a Henry Kissinger, este gallego se me muestra cauto y veloz, conciso y estricto, curioso e infatigable. Es uno de esos individuos decidido al segundo plano del escenario. Para él, la fama sólo es interesante para quienes no tienen espejo en su baño. Sobrio en el vestir y el gesticular, me pregunto si las enciclopedias no deberían citarlo junto a la entrada "aluminio".

"No he parado de investigar, desde el punto de vista de la curiosidad, el por qué se hacen las cosas de una forma y no de otra. El aluminio es un sector muy conservador. La pujanza por el crecimiento desmesurado de sus grandes empresas recae sobre las pequeñas"

¿Que fue de aquel mundo de la Aeronáutica?

Lo estudié para diseñar y construir aviones o aeropuertos, pero nunca me he dedicado a eso. Me ha servido como base para temas técnicos.

¿Por qué el aluminio?

Desde tercero de carrera pasé los veranos haciendo prácticas en la Empresa Nacional del Aluminio. El sector me apasionó, tenía muchas posibilidades…

¿Caíste del caballo, como San Pablo?

La verdad es que fue jugando al tenis con Pedro Nieto, hoy fallecido. Me propuso hacer prácticas y acepté, aunque con lo que me pagaban sólo podía hacer una comida al día.

¿Aquel gallego de alma emprendedora quedó atrapado…?

Aquella empresa tenía tecnología multinacional. Para un ingeniero era apasionante poder trabajar con una tecnología tan avanzada.

Me dicen que eres de esos que gustan contemplar el mundo en silencio para poder comprenderlo…

Mucha gente mira pero no ve. A mí me gusta mirar y ver.

¿Qué ves?

Personas, empresas, fábricas… También veo fuera de España, que es importantísimo. Continúo viajando muchísimo y aprendiendo.

Tu legado profesional será difícil de embridar...

Hay un legado perfectamente plasmado en nuestro grupo de empresas. Dejo una manera de trabajar, de enfocar la vida, diferente.

¿El secreto?

Las personas y el nivel tecnológico son la clave de las empresas. Hemos logrado una tecnología en vanguardia y una formación de las personas que hoy en día son referencia en el sector.

¿Tu orgullo?

Un nombre ligado al concepto de honradez, seriedad y rigor.

¿Es un estilo antiguo?

Sí, pero donde la palabra vale más que lo firmado.

¿Pecaste de optimista?

Desgraciadamente, en esta sociedad estamos perdiendo valores tan esenciales como el del compromiso, y así nos va… La palabra es fundamental. No pienso cambiar.

La nueva cultura trae la recesión de los valores…

Tarde o temprano tendrá que venir una reconversión para que podamos recuperar los valores. Parece como si hablar de esfuerzo, sacrificio y fuerza de voluntad en España, ya no le importase a nadie.

¿Será esa la contribución de la clase política?

Los políticos en general suelen gobernar a corto plazo, mirando a las encuestas. No se atreven a tomar aquellas decisiones necesarias aunque impopulares... Es un error inmenso.

¿El malabarismo del mediocre no consiste en echarle la culpa a la crisis?

Las familias y las empresas nos estamos apretando el cinturón… No así la Administración y la clase política. Caminamos hacia una situación que cada vez es más difícil…

Acabarás deprimiéndome…

Si llegamos a una situación de absoluto descrédito de la clase política, acabemos en el "sálvese quién pueda"…

¿Alguna idea para no acabar en el psiquiatra?

España tiene dieciocho millones de trabajadores, de los que cuatro son funcionarios... Hay nada menos que doce millones de clases pasivas. Así que hay catorce millones de empleados que crean riqueza y dieciséis que no. Es una situación insostenible.

¿No estás siendo "políticamente incorrecto"?

Nadie quiere hablar de nuestra falta de competitividad. Si mis costes laborales son mucho más altos que los de fuera, pierdo con respecto a los competidores extranjeros. Es algo incuestionable.

¿El escepticismo acabará con el emprendedor?

La política es necesaria y muy importante, debe darnos confianza hacia un futuro en el que invertir…

¿En qué crees?

En las personas, la felicidad, la familia, el esfuerzo y el trabajo…

Pero estamos en el país de la envidia…

Los españoles somos, por naturaleza, envidiosos. En Estados Unidos el emprendedor tiene un reconocimiento social, no sólo profesional. Pese a todo, mantengo mi fe en los valores.

¿La gran preocupación?

La empresa. Cuesta tanto crearla y tan poco cerrarla…

¿Y los brotes verdes?

No sé cuándo cambiará esta situación. Será triste si se retrasan porque habrá demasiados muertos por el camino…

¿No crees que algunos empresarios han tenido su cuota de responsabilidad?

Ha habido mucho advenedizo, mucho especulador que se ha subido al carro sólo para la bonanza. A ésos no se les puede llamar empresarios. Por eso son tan importantes en este país las empresas familiares. Las mil primeras empresas familiares de este país significan el veinticinco por ciento del Producto Interior Bruto... Y, de los tres millones de empresas que hay, el ochenta y cinco por ciento son familiares. Ahí sí que hay auténticos empresarios.

Quizá sea la etapa imprescindible para el necesario cambio de sistema…

Este sistema va a saltar por los aires. Habrá otra época donde retornemos a lo que teníamos antaño, en que la persona ocupará el lugar que le corresponde, donde el consumismo será una horterada y necesitaremos menos para vivir…

¿Y la sostenibilidad?

Está reñida con el consumo. Debemos buscar soluciones técnicas distintas, cambiar los hábitos de consumo.

¿Un empresario atacando el consumo?

El consumismo es algo que está promocionado y apoyado por las propias empresas y por la necesidad de producir más, de tener los márgenes más pequeños…

Te escucho y recuerdo la expresión de mi abuela: "…decir las verdades del barquero".

Se puede ser feliz viviendo con muchas menos cosas y asumiendo los valores clásicos.

La verdad está cotizando a la baja en la España oficial…

Eso está más ligado con la personalidad, con la educación y con lo que ha vivido cada uno. Mi padre me enseñó el valor de la palabra y la fuerza de la verdad.

Fue un alcalde muy firme…

Los periódicos de Galicia hablaron en su muerte de que fue un visionario... ¡A buenas horas!

Pero nunca es tarde si la dicha es buena…

Cuando en 1980 decretó la peatonalización de todo el casco antiguo de Santiago y de la Plaza del Obradoiro, lo hizo en contra de todo el mundo…

Parece que acertó…

Porque sus principios en defensa de su ciudad, estaban por encima de los intereses del partido o de los de mantener unos votos cautivos. Hoy ya no se ven esas cosas.

¿No hay exceso de palabrería?

Demasiadas palabras. En este país se ha cometido el gran error de las autonomías. Lo que era una buena idea, para acercar la administración al ciudadano y agilizar procesos, se ha convertido en una jungla de diecisiete legislaciones; justo el camino opuesto.

¿Algún consejo para el presidente de la Xunta?

Tengo mucho respeto por Núñez Feijóo. Ha demostrado ser hombre eficaz… Debe continuar por la línea que ha emprendido. Me gusta que, de diecisiete autonomías, Galicia sea la única que ha elegido un consejero de Industria empresario…

Me sorprende el hijo del magistrado González Peón, aquel que llegó a juez con apenas veinte años, el nacido en el mismo edificio de Preguntoiro que hoy es sede de este periódico. Percibo en mi entrevistado la natural admiración por la figura del padre, ese hombre que fue compromiso y esfuerzo en el hacer…

"Me enseñó pocas cosas, pero muy profundas. Me hizo prometerle que jamás firmaría un aval… Lo cumplí hasta en la creación de nuestro grupo, extraña en este país".

¿Tu mujer?

Lo más importante que he encontrado en mi vida. Casarme con ella ha sido mi mayor éxito. Sin lugar a duda…

¿La entiendes?

Con el tiempo, porque las personas vamos cambiando. Ella es muy callada y enormemente discreta. Cuando entra en un sitio no se la ve pero, te aseguro que se la siente. ¡Me ha ayudado tanto…!

¿Nunca te falló…?

Una de las decisiones profesionales más difíciles de mi vida, fue la de dejar Endasa. Recuerdo que ella, ante mis dudas, me dijo: "Debes hacerlo..." En aquel momento ya teníamos a nuestras dos hijas y yo me debía meter en una aventura de altos riesgos... No dudó en animarme.

Así que la mejor decisión fue… ella.

Es increíble, nunca había pasado por mi cabeza casarme...

¿Cómo la conquistaste?

La conocí en el aeropuerto de Alicante, fui a despedir a un amigo… Me quedé allí desde las diez y media hasta las tres de la mañana, dándole palique…

¿Conseguiste el título de "buen" padre?

Me he dedicado a trabajar y he pasado poco tiempo en casa… Creo que mis hijas me han descubierto a posteriori.

Nunca es tarde…

Uno de los momentos inolvidables de mi vida fue cuando mi hija mayor, al empezar a trabajar conmigo, me dijo: "He descubierto a un padre". Yo le contesté: "Y yo a una hija".

Dame ese descubrimiento.

Mis hijas se ríen de mí con cariño. Me llaman "el presidente". Estoy muy orgulloso de ellas, son trabajadoras, muy responsables... Boa xente.

Eres aluminio…

Puede… Aguanto mucho. Todo lo he sacado desde el esfuerzo y el sacrificio... Pero estoy hecho de carne, hueso, alma, corazón y memoria.

¿Y cuando llegue la vieja dama…?

Estuve dos veces a punto de morir, siempre en el mar. Es una experiencia que me ha servido para reflexionar, para ver cosas que antes no veía, darme cuenta de la fragilidad humana.

No me has contestado, gallego.

Cada uno seremos lo que hayan sido nuestras circunstancias.

¿Y si te pregunto por cómo te irás?

Que me incineren y tiren mis cenizas en la isla de Espalmador… Así estaré cerca del mar…

En un solo año se produjeron en el mundo casi treinta millones de toneladas métricas de aluminio y este gallego tuvo buena parte de la culpa… En nuestra despedida Gonzalez Soler recoge las carpetillas guardadas junto a su paraguas…

"Son los planos de unas máquinas con las que ando a vueltas. Me gusta desmontarlas, diseñarlas… En nuestras empresas la mayoría de las que tenemos las hemos diseñado y construido nosotros. A veces incluso me he enamorado de ellas…"

El rey del aluminio tiene pasión por lo que hace, continúa enamorado…

MUY PERSONAL

Para leer...

‘La historia de la sal’.

Para ver...

Una de vaqueros.

Para progresar...

Los aviones... Internet...

Para perderse...

La isla de Espalmador.

Para fabricar...

Materiales composite.

Para la empresa...

Juan Roig, un fuera de serie...

24 abr 2010 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito