Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h
COMPOSTELA EN FORMA

Compuestos fenólicos legendarios: la curcumina

    La cúrcuma es el principal ingrediente del curry, ese condimento que ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales tanto por parte de la medicina (concretamente, de la tradicional china y la fitoterapia ayurvédica) como por parte de la culinaria asiática. Ajá: el curry es un condimento muy versátil puesto que, además de las pertinentes ventajas sobre la salud humana (1), realza el sabor de multitud de preparaciones (2), de ahí su amplia utilización a través de las eras.

    Los principios activos de la cúrcuma son un grupo relacionado de polifenoles denominados curcuminoides, si bien el más activo de todos ellos es la curcumina. Dicha sustancia protege al hígado de tóxicos de todo tipo, actuando como un potente antiinflamatorio y evitando que las grasas se acumulen -o se enrancien- en sus células (previniendo el hígado graso), a la vez que mejora la calidad de sus trabajos enzimáticos de desintoxicación. También es un potente antimicrobiano natural, protector cardiovascular y anticoagulante... un chollazo, vamos.

    Pero es su acción antioxidante, de entre todas las conocidas, la más prosaica entre científicos, ya que es capaz de bloquear las reacciones en cadena de un villano conocido como "oxígeno singlete", un radical libre que se origina por la exposición de nuestro cuerpo al humo del tabaco, los poluentes ambientales, los rayos ultravioleta y el ozono. Dichas propiedades antioxidantes -de amplio espectro, además- ayudan no sólo a evitar la corrupción de los alimentos frescos sino a prevenir, también y por la misma vía, el alzhéimer y las enfermedades del corazón; a reducir los efectos oxidativos de los metales pesados (especialmente el exceso de hierro) y a luchar contra el envejecimiento prematuro. Pero, mecachis, también hay malas noticias. La primera de ellas es que la curcumina es liposoluble; es decir, se disuelve en grasa, y si lo que pretendemos es tomarla "a palo seco", mezclando el polvo en un vaso de agua, el invento no nos va a servir de mucho. Claro, ante tal desazón, muchas casas de suplementos han empezado a hacer su agosto, vendiéndonos formas hidrosolubles de curcumina en cápsulas, alegando que "ahora sí, de verdad de la buena"... pero quieto parao todo el mundo.

    El segundo dilema viene a nivel hepático, donde la curcumina se desactiva rápidamente por un sistema enzimático llamado "glucuronidación", que convierte a la curcumina en una molécula hidrosoluble para que pueda ser evacuada raudamente. Es decir, tan pronto como entra la -poca- curcumina absorbida en nuestro cuerpo, tan pronto se elimina. Bueno, bueno.

    Para solucionar ambos problemas no hace falta andar haciendo el indio, con complicados métodos y números fríos, bastando el sentido común. Para empezar, la absorción a través de las paredes intestinales se mejora tomando la curcumina al mismo tiempo que algo de aceite de oliva, o rasas saludables, para que los lípidos sirvan de "vehículo o transporte" del compuesto fenólico. Además, el curry en su formato original es mucho más eficaz que las preparaciones de laboratorio, porque se hace acompañar de piperina -procedente de la pimienta negra- la cual hace que se absorba hasta un 2.000 % más del principio activo. Incluso otros "colegas polifenólicos", como la quercetina de las cebollas, impiden la inactivación a nivel hepático de la curcumina, alargando su vida útil.

    ¿Conclusión? Las partes no equivalen al todo, amigos. La curcumina funciona bien integrada en su formato original, el polvo de curry, porque la estimulación cefálica de la digestión es la premisa fundamental en la que se sustenta todo aprovechamiento nutricio. Esto implica comer alimentos reales, preparados de una forma respetuosa y no agresiva, y una masticación insalivación que se tome su debido tiempo. Esa curcumina no sólo se absorberá "de putísima madre", sino que además nos sabrá a gloria bendita.

    Centrobenestarsantiago.com

    Santi Carro

    Nutriterapeuta

    EL OBJETO DE ESTE ARTÍCULO ES SÓLO ORIENTATIVO. CONSULTA CON TU MÉDICO Y/O ESPECIALISTA CUALQUIER CAMBIO EN TU DIETA O ENTRENAMIENTO

    25 ago 2018 / 21:02
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito