Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
22:25
h
EDITORIAL

Crecen sin cesar los pobres energéticos

    MÁS DE UN CENTENAR de familias de Santiago se vieron beneficiadas el año pasado con el denominado Bono Social Eléctrico, que permite a las personas más vulnerables no congelarse durante los días más fríos del invierno. Se trata de una ayuda con fondos públicos de la que, lógicamente, solo se pueden beneficiar los consumidores con menos recursos, pero es una realidad incuestionable que la descomunal subida de precios que han experimentado la electricidad y el gas en los últimos años ha convertido en pobres energéticos a un alto porcentaje de la población española. Todo ello ante la indiferencia de una clase política que, lejos de poner freno a dicha escalada en las facturas, no ha hecho más que incrementar cada vez más los recibos de la luz, el gas y el agua a base de tasas especiales e impuestos de todo tipo. ¿Qué han conseguido al final? Que hasta las familias pertenecientes a la extinta clase media tienen que controlar con lupa los consumos de energía para poder llegar a fin de mes, situación de la que solo se libran los ricos. Para redondear la jugada, nunca faltan mensajitos por parte de las administraciones públicas aconsejando a los usuarios que ajusten en lo posible el consumo, como si a la gente le sobrara el dinero y tuviera afán de derrochar en bienes básicos que se han convertido, para el común de los mortales, en artículos de lujo. No, la mayoría de las familias no tienen sus hogares a la temperatura que desearían por estar muy concienciadas con el exceso de contaminación y con el cambio climático, sino porque, sencillamente, no pueden pagar el coste que supone tener el hogar a una temperatura confortable. Bien está que más de un centenar de viviendas compostelanas puedan poner la calefacción gracias a las ayudas públicas, pero el número de afectados es infinitamente mayor. De hecho, o las administraciones empiezan a apretar con fuerza las tuercas a las multinacionales o dentro de muy poco todos seremos, salvo los políticos de alto standing, pobres energéticos.

    14 ene 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito