Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 23 abril 2024
16:11
h

Dos peregrinas vuelan desde Japón para adoptar al perro que salvaron en el Camino

Kimiko Uchii y Tamano Hayashi rescataron a 'Michi' en mayo, y ahora se lo llevan a Osaka

El Camino de Santiago es el hogar de muchos perros que recorren las rutas jacobeas. Unos, abandonados, lo hacen sin destino detrás de las más de las 300.000 personas que peregrinan anualmente a la capital gallega; otros son los perregrinos que viajan con sus dueños para hacerse con su compostela canina. En esta primera situación se encontraba Michi, hasta que el pasado mes de mayo fue rescatado, en Palas de Reis, por las peregrinas japonesas Kimiko Uchii y Tamano Hayashi, quienes, una vez pasado el tiempo reglamentario y realizadas todas las gestiones administrativas pertinentes, se llevarán a Michi a Japón.

Tal y como indican desde la Asociación Protectora de Animais do Camiño (Apaca), Kimiko Uchii y Tamano Hayashi decidieron adoptarlo y en los próximos días volarán expresamente desde Japón a la capital gallega para llevarse al perro. "Michi viaxará o 29 de decembro a Osaka, en compañía das súas rescatadoras e agora adoptantes, que veñen a buscalo a Santiago dende o país nipón", señalan desde la protectora. "Durante estos seis meses que Michi estivo connosco foi quen de gañar o corazón de voluntarias, peregrinas, veciñas e das súas coidadoras, coas que convivíu no fogar de acollida", describen.

Apaca nació en 2015 formada por un grupo de mujeres que recogían perros abandonados en Arzúa y se dieron cuenta de que "el primer motivo por el que llegaban los animales era porque iban detrás de los peregrinos". Más adelante, abrieron una oficina en la capital gallega y fue cuando, por demanda de los peregrinos, comenzaron a ofrecer recomendaciones para hacer el Camino con perro. Así, en la primavera de 2018 lanzaron la credencial y la compostela caninas, iniciativa que ha tenido gran éxito.

Asimismo, su gerente, Raquel Freiría, destaca la importancia de realizar una "campaña de educación y sensibilización" con el fin de buscar refugio para los animales abandonados y promocionar un Camino seguro para los perregrinos.

"No tenemos un mínimo de kilómetros para dar la compostela canina, lo que priorizamos es la buena praxis, y no la entregamos si a nuestro criterio hay signos de que el perro ha sido maltratado o se ha cometido una negligencia demasiado grave", señala la responsable de Apaca. "No pueden hacer la peregrinación cachorros, ni perros enfermos, a no ser que se tomen las medidas adecuadas para ello", detalla Freiría. "No importan tanto los kilómetros ni la condición del perro como lo que hace el humano", sostiene.

17 dic 2019 / 21:27
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito