Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 10 julio 2020
02:21
h
LOS REYES DEL MANDO

“Échame la foto”


    ME he aficionado mucho a las televisiones británicas e irlandesas, como no podría ser de otra manera, tras estos meses de estancia al otro lado del Canal, sobre todo porque no han faltado grandes argumentos, como las elecciones del Reino Unido, que hemos intentado reflejar en crónicas diversas. Pero de vez en cuando me dejo caer por la televisión en español que los derechos de emisión permiten ver aquí, el canal 24 horas de TVE, y fue ahí donde la otra noche me encontré con la magnífica fotógrafa Victoria Iglesias, entrevistada por el siempre impredecible Antonio Gárate. No es la primera vez que Victoria Iglesias acude a este espacio cultural, uno de los pocos que van quedando. La fotografía es un arte mayor al que no siempre se le ha dado la importancia debida en nuestro país (como a tantas otras cosas: tenemos que empezar a renovar las envejecidas prioridades), a no ser que hablemos, claro, de Cristina García Rodero o de Alberto García-Alix, por citar dos de los más grandes, y dejándome a muchísimos, injustamente, en el tintero. Pues bien, este país que ha dado al mundo fotografías grandiosas, tiene en Victoria Iglesias a la autora de los últimos retratos de Camarón de la Isla. El domingo se cumplirán 25 años de la muerte del gran artista flamenco. Y sí, parece que fue ayer. Parece que la voz de Camarón, como un látigo, como una llamarada, como una pantera en vuelo, cruza aún el horizonte. Victoria Iglesias contaba a Gárate (luego lo ha contado en algún otro sitio) cómo ella fue enviada por la revista ‘Panorama’, junto a otra periodista, a Minesota, sin demasiados detalles, donde se sabía que el cantante estaba ingresado por una grave enfermedad. Decía Iglesias, no sin nostalgia, que eran aquellas cosas que se hacían en el periodismo de entonces. Y que hoy, por tantas razones, pero sobre todo por razones económicas, ya no se pueden hacer. Y allá se fue Victoria Iglesias, en 1992, sin saber muy bien el lugar ni el momento en el que abordar a un artista excelso tocado por la enfermedad, y a la postre, vestido con los ropajes negros de la muerte. Y allá se fue Victoria Iglesias, con su cámara, esperando hacer las fotografías de un hombre mágico que estaba en el lado del dolor. Contaba la fotógrafa que al fin, ya con él, logró acostumbrarse a su presencia. Y él, a la suya. Un proceso de aclimatación que Iglesias respetó sin tirar una sola instantánea, pero que alcanzó el momento perfecto cuando Camarón le dijo: “échame la foto”. De todas las que vinieron, Iglesias tiene una favorita, que puede verse en las redes, como se vio en el programa de 24 horas: en el aeropuerto de Atlanta, Camarón bajo una luz verde macilenta, y con un pitillo en la boca que aún no ha prendido. Y en sus manos, una fiesta de anillos y sortijas, un tintineo de pulseras, como la música de una despedida. Fueron las últimas fotos de Camarón de la Isla, con el que Victoria Iglesias pasó diez días construyendo un reportaje que hoy transmite con fuerza brutal las emociones que provoca el artista muerto, aunque no desaparecido. Era la última batalla con la muerte en un lugar lejano, pero Camarón luce con ese esplendor oscuro y secreto, el esplendor de la música que brota del pozo de la noche. Murió dos meses después.

    30 jun 2017 / 08:39
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito