Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 10 agosto 2020
02:15
h

Educación y empleo afrontan el tsunami de las tecnologías inteligentes en Galicia

Senén Barro y el Foro Económico prevén que elevarán el PIB mundial un 16 % en diez años // En 2022 las máquinas harán el 42 % del trabajo, 13 puntos más... sin pagar impuestos

Estamos ya ante la cuarta revolución industrial... tirando a quinta, un "momento crítico", avisa Santiago Lago, director del Foro Económico de Galicia. Un cambio acelerado que, según Senén Barro, director científico del CiTIUS -Centro Singular de Investigación en Tecnoloxías Intelixentes de la USC- va a provocar un impacto positivo en el PIB mundial durante la próxima década del 16 %. El doble de lo que aportó la tecnología digital desde aquel efecto 2000 que nunca llegó -por fortuna-; el triple que el proceso de robotización desde finales del siglo -y milenio- pasado y cuatro veces más que la aportación al crecimiento global de la era del carbón y las máquinas de vapor.

Así lo expusieron ayer en el Centro Social Abanca en la presentación del documento Innovación y Tecnologías Inteligentes, que el exrector de la USC y nuevo miembro del Foro firma junto a Lasse Rouhiainen, autor del bestseller Inteligencia Artificial: 101 cosas que debe saber hoy sobre nuestro futuro. Utilizando los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) estiman que si hoy el 29 % de los trabajos son realizados por máquinas, en 2022 el porcentaje se disparará al 42 %, lo que provocará un "gran impacto social" en los empleados de todos los sectores, señalaron.

La institución que comanda Lago estrena así con el informe número 29 su nueva división tecnológica, encabezada por el propio Barro y por Luis Otero, economista de la Universidade de Santiago que última un informe sobre las Fintech, nuevas tecnologías aplicadas al viejo mundo bancario. Un apartado que suma al Foro Casal de Armán, nacido hace un lustro para centrarse en soluciones en el rural, o el dedicado a la Galicia 2020-2040, para pensar estrategias a futuro.

Los cambios que trae la aplicación de la inteligencia artificial (IA) son evidentes en nuestro día a día, y los vemos cada vez que miramos el teléfono móvil inteligente que portamos: buscadores de información en internet, gestores de correo, asistentes virtuales, reconocimiento facial, conversores de voz y traductores, hasta en el diseño de medicamentos. Y van a velocidad de vértigo.

Por eso, dijo Lago, necesitamos gobiernos "que sean SMART, muy inteligentes, sofisticados", "conscientes" de la situación. Máxime cuando estamos a las puertas de las elecciones autonómicas del 5-A, ya que "la dinamización digital ofrece oportunidades para la economía" de Galicia, pues en este mundo no existen periferias. Cualquiera es centro.

Pero hay un problema: que "los perfiles de formación" de las personas que serán desplazadas por máquinas "no serán capaces de cubrir los nuevos empleos" que se precisan "porque carecen de los conocimientos" necesarios, advierte Senén Barro. Incide en el estudio en la necesidad de desarrollar políticas públicas "para amparar social y económicamente a los millones de personas que puedan quedar excluidos o desplazados por el avance de la automatización y de la IA". Se verá más afectada la franja media de los trabajadores, los que se encuentran entre "los altos directivos" y los empleados que desarrollan tareas "de bajo nivel".

Por ello toca repensar "el modelo de formación de los más jóvenes", sobre todo porque España, Galicia incluida, es uno de esos países con más probabilidades de "ver transformados la mitad de sus empleos" por las máquinas. Por ello, toca apostar por un modelo educativo que desarrolle las "habilidades blandas", propias del ser humano, como la comunicación, capacidad de innovación, actitud proactiva, trabajo en equipo o el pensamiento crítico, aptitudes "cada vez más demandadas por las empresas".

Para no generar más trabajadores obsoletos, el Foro insta a dar una vuelta a las universidades, porque no llega ya con lanzar "nuevas titulaciones satélite de las tecnologías inteligentes", como las recientes de robótica en la USC y Uvigo, sino "repensar todos los títulos al hilo de este mundo que estamos construyendo", manifestó Barro. Con un aviso para navegantes, pues ya no llega formarse durante toda la vida: ahora hay que currarse la propia empleabilidad y pensar en ir saltando de ocupaciones cuando veamos que es preciso.

También abrirán un debate viral: si los humanos cotizan y pagan impuestos... ¿cómo, cuándo y cuánto pagarán las máquinas?

ALGUNOS EJEMPLOS

Finsa y Situm, en vanguardia

No es un secreto que las empresas gallegas son pequeñas para España, y las españolas poca cosa frente a las alemanas. Esto hace, según Lago, que aquí tengan más dificultades para "abrazar innovaciones e inversiones". Toca reflexionar sobre los deberes que hay para los sectores económicos y los gobiernos autonómico y nacional. Barro aprecia que en Galicia hay empresas que crean nuevas tecnologías, como Situm -que él contribuyó a crear y ofrece soluciones innovadoras para geolocalizar dentro de edificios- y colosos como Inditex o PSA que las integran; también destaca a Finsa, a la que CiTIUS y Cesga ayudaron a mejorar sus procesos al volver inteligente su planta de tablero de San Cibrao. El problema es que en medio hay un desierto de empresas que con sobrevivir ya tienen bastante.

75 millones de puestos de trabajo que, según el FMI, se podrían trasvasar de humanos a máquinas. McKinsey cifra en 375 millones de empleados los que en 2030 podrían necesitar cambiar de categoría ocupacional.

110millones de nuevos empleos que también el FMI prevé que se podrían crear hasta 2022 en tecnologías inteligentes, ligados en su mayoría a la economía digital, y que requerirán formar a especialistas en automatización y robots.

POR ACTIVIDADES

HOSTELERÍA. Cita el informe de Barro y Rouhiainen el ejemplo de una cadena de restaurantes de comida rápida que con tecnologías inteligentes duplicó la satisfacción de los clientes, mejoró la velocidad del servicio de media 30 segundos y aumentó un 5 % las ventas.

SEGUROS. El gigante italiano Generali aplicó IA y aprendizaje no supervisado para detectar grupos dedocumentos que requieran una gestión especial o la atención singularizada a untipo de clientes y utiliza analítica de procesos de negocio que multiplica su eficiencia.

FORMACIÓN DE TRABAJADORES. La empresa Zapiens desarrolló Zap, una solución innovadora en la que las consultas de un empleado se tratan de resolver en primera instancia con un bot conversacional, que en ciertos casos la redirige a otro trabajador que aparentemente la resolverá bien.

EDUCACIÓN. Se cita el ejemplo de Georgia Tech, que en algunos de sus cursos en línea utiliza asistentes virtuales de enseñanza.

SERVICIOS GEOPOSICIONADOS. Aquí se cita a Situm Technologies, la spin-off de la cual Senén Barro es uno de los fundadores, con su tecnología que rastrea con precisión la ubicación de personas y dispositivos a través de móviles dentro de edificios, como hospitales, aeropuertos y fábricas.

COMERCIO ELECTRÓNICO. Esta actividad 'online' no para de crecer. El reto ahora, que se está acotando gracias a algoritmos inteligentes, es reducir el 10 % de mercancías que se devuelven. Se utiliza la IA para pasar al modelo de "te envío un producto y luego lo compras".

MANTENIMIENTO. Un ejemplo es Blinker, empresa de Alicante que utiliza un bot conversacional para informar de sus productos a más de 300 vendedores de su red de comercialización.

14 feb 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito