Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 29 septiembre 2020
19:34
h
vida sana

Emociones y piedras en la vesícula

    ¿Te sientes un poco deprimido y no sabes por qué?, ¿sufres de migrañas encima del ojo derecho?, ¿te encuentras bloqueado y eres incapaz de tomar decisiones?

    Aunque parezca extraño, estas situaciones pueden darse cuando tienes cálculos o piedras en la vesícula biliar.

    La vesícula biliar almacena la bilis que produce el hígado para poder digerir y metabolizar las grasas. Cuando el hígado y la vesícula se cargan de toxinas, no pueden eliminar la bilis y este desequilibrio favorece la fabricación de piedras.

    ¿Qué sobrecarga de toxinas la vesícula?

    Dieta rica en grasas y azucares, exceso de colesterol, obesidad o sobrepeso, consumo de anticonceptivos, exceso de bilirrubina, demasiada grasa corporal alrededor de la cintura...

    ¿Qué síntomas hacen sospechar piedras en la vesícula?

    Problemas para digerir grasas, dolor brusco en el abdomen o entre los omóplatos, sabor amargo en la boca, distensión abdominal, migraña encima del ojo derecho, náuseas, cansancio después de comer...

    ¿Qué se puede hacer si tengo cálculos?

    Va a depender del tamaño y del tipo de cálculo que sea.

    Un buen estilo de vida (cenar tres horas antes de acostarse y no comer hasta llenarse), tratar los conflictos emocionales y dieta detoxificante; eliminar proteínas animales, lácteos, exceso de sal, azúcar, miel, chocolate, fritos, picantes, ensaladas crudas, trigo, zumos de frutas, huevos, mantecas, alcohol, café...

    En la Medicina Psicosomática se considera a la vesícula la caja de las emociones. Y de la misma manera que la vesícula participa en la digestión de alimentos también ayuda a digerir acontecimientos, y si no se consigue, ante un pensamiento obsesivo por una decisión que es incapaz de tomar, puede favorecer que la bilis gire y gire dentro de la vesícula y vaya cubriendo poco a poco las arenillas hasta convertirlas en cálculos.

    A nivel anímico, Hipócrates entre los siglos III y IV a e C, se dio cuenta que había relación entre el estado de ánimo y la aparición de los cálculos biliares. Relacionaba la tristeza, depresión y abatimiento con una bilis espesa de color oscuro.

    Tanto es así, que la relación de ánimo deprimido, la tristeza y la bilis espesa se llamó melancolía, que etimológicamente significa bilis negra.

    La primavera y el otoño son las estaciones que más afectan a esta personalidad melancólica.

    *DOCTORA EN MEDICINA

    23 may 2019 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito