Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
01:35
h

"Me encañonaron", el vigilante del CHOU es ajeno a la ley gitana

Marcha atrás de las dos presuntas víctimas: "No nos querían matar. Dispararon al aire"

Tras el relato pro ley gitana del primer día en el juicio que se celebra en Ourense volvió parte de la realidad. El vigilante de seguridad que estaba de servicio en el CHUO la noche en la que se registró un tiroteo a las puertas del mismo en 2016 aseguró que uno de los acusados le encañonó con un arma y también confirmó supuestas amenazas cuando se dirigió hacia tres de ellos a fin de conseguir que depusieran en su actitud.

Según su versión, que realizó en calidad de testigo, se escucharon varios disparos. Acto seguido, vieron un coche del que bajaron tres individuos con armas que se apostaron "encima del capó", efectuando "varios disparos" hacia la puerta del CHUO.

Sostuvo que no vio forcejeo alguno por parte de ninguno de ellos para evitar que otro abriera fuego, como sostiene la defensa, o que los disparos se hubiesen efectuado "al aire".

Además, situó a tres acusados con armas, uno de los cuales, le encañonó y le dijo: "Si no te apartas, te parto por la mitad", versión que fue rechazada por uno de los letrados de la defensa, que se ha reservado la posibilidad de tomar medidas legales contra el testigo tras cuestionar su relato.

Frente al relato que mantiene la acusación, las dos presuntas víctimas -un padre y su hijo- han contradicho su versión inicial y han descartado que viesen amenazadas sus vidas. De hecho, en la vista, coincidieron en que los acusados de uno de los clanes efectuaron "disparos al aire" pero no con ánimo de matar.

A preguntas de la Fiscalía, los testigos -familiares de los dos clanes- negaron en todo momento que quisiesen acabar con la vida de uno de los patriarcas o que encañonaran a alguien.

07 nov 2018 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito