Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 19 octubre 2020
15:02
h

“El espíritu de Clangor sigue más vivo que nunca”

Fernando Pereira, impulsor de la mítica discoteca de los 80, organiza una fiesta para celebrar el 35 aniversario de su estreno en Ponte da Rocha // Será en Capitol el 17 de diciembre // “Hicimos que Santiago fuera el puerto de desembarco de toda la vanguardia musical”, recuerda // “Tratábamos a los estudiantes como si fueran las personas más importantes del mundo”

    Dio sus primeros pasos en A Coruña, pero echó raíces en Compostela. La movida gallega de los 80 llevaba su nombre, pero todo se fue al traste con el atentado de 1990 en el que murieron tres personas. Eran José Ignacio Villar Regueiro, María Dolores Castro Lamas -ambos miembros del grupo terrorista- y la estudiante viguesa Mercedes Domínguez Rodríguez. Templo de nuevas tendencias, la música en directo fue uno de sus fuertes. En cartel tuvo a Godfather, Ten Years After o Loquillo y los Trogloditas. Es la historia de Clangor, una discoteca que sigue viva en la memoria de aquella generación que abarrotaba la Universidade de Santiago (USC) hace poco más de tres décadas. Una fiesta en la Sala Capitol conmemora el 35 aniversario de su apertura en Ponte da Rocha el próximo sábado 17 de diciembre (22 horas). La entrada general cuesta 22 euros y la premium asciende a 33 (contiene obra gráfica creada para el evento).

    “En el 77 me fui a Londres y estuve pinchando en varios locales. Conocí a mucha gente que iba ser el germen del punk y el new age. Me di cuenta de que quería tener mi club y volví a Santiago”, recuerda a elcorreogallego.es Fernando Pereira, el impulsor del proyecto. A finales de los 70 las discotecas y salas de conciertos de España continuaban instaladas en el guateque, con música lenta, moqueta, sofás y un ambiente convencional. “Nosotros hicimos una sala diáfana, con un equipo de música gigantesco. La zona de baile estaba integrada y tratábamos a los estudiantes como si fueran las personas más importantes del mundo”, bromea. En la USC había entonces alrededor de 30.000 universitarios. “Clangor funcionaba tanto un domingo, como un lunes, un martes o un miércoles. Los sábados era un día más flojo porque la gente aprovechaba para irse a su casa”.

    “Para la juventud, era una forma totalmente novedosa de relacionarse”, cuenta. No había Internet y Pereira viajaba dos o tres veces al mes a Inglaterra para traer las últimas novedades discográficas: The Smiths, The Cure, The Clash... “Hicimos que Santiago fuera el puerto de desembarco de toda la vanguardia musical”, añora su promotor. Al espacio que había en la salida de la capital gallega hacia Pontevedra, llegaban jóvenes de toda Galicia atraídos por ese poder que desprendía la cabina y por los conciertos en directo. Por la sala pasaron bandas entonces emergentes y hoy míticas como Golpes Bajos, Nacha Pop o Gabinete Caligari.

    El experimento empezó en 1980 en el Playa Club (A Coruña), en el negocio hostelero que regentaba la familia de Pereira. Pero no funcionó. “Le faltaban los estudiantes. Por eso al año siguiente decidí irme a Santiago. Ahí es donde precisamente cogió sentido”, comenta. En 2015 el local de la ciudad herculina acogía una fiesta para celebrar el nacimiento del proyecto. Loquillo fue uno de los invitados estrella. El próximo diciembre toca conmemorar el desembarco de la discoteca en Compostela. Salvo el lugar y la fecha, poco más ha trascendido. “Vamos a abrir Capitol como si fuera Clangor. Igual que antes, voy a pinchar yo. Habrá algo en directo, pero no puedo decir más. Será una sorpresa”, avanza. Serán cinco horas de música, memoria y actitud para recordar viejos tiempos.

    700 ENTRADAS A LA VENTA

    “El espíritu de Clangor sigue más vivo que nunca. Es casi más conocido ahora que antes”, celebra Pereira. La prueba es la respuesta que cosechó la fiesta de A Coruña y las expectativas que está generando la que el próximo diciembre se celebra en Capitol. “Hay mucho movimiento. Estoy recibiendo llamadas desde toda España interesándose”, cuenta. Teme que la sala se quede pequeña y que las 700 entradas que se han puesto a la venta no lleguen. “La pena es no disponer de un espacio de más grande y contar con un poco más de apoyo por parte de alguna Administración”, advierte.

    La mítica discoteca de los 80 aún puede dar más de sí. Su promotor no descarta poner en marcha un portal en el que, además de informar sobre música, se comercialicen los productos y eventos relacionados con la marca. Lo que no forma parte de sus planes es abrir otro Clangor. “Ahora mismo es impensable tanto en Santiago (con el germen universitario disperso) como en otra ciudad de España. Quizás sí en Berlín o Inglaterra”, zanja.

    17 nov 2016 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito