Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 20 junio 2021
02:03
h

El esplendor de su románico sale a la luz en la Ribeira Sacra

Los templos de Pantón, Saviñao y Sober salen del ostracismo y se abren al mundo este verano. Son joyas patrimoniales enclavadas en parajes naturales únicos texto Ángel Arnáiz

La Ribeira Sacra es una tierra plagada de mitos y leyendas, en la que todavía parece flotar el espíritu de austeridad y misticismo de los anacoretas que aquí vivieron y que darían vida a los numerosos monasterios que a partir del siglo X florecieron por estos parajes, en las abruptas riberas de los ríos Sil y el Miño.

De esa floreciente vida monacal se conservan en la orilla lucense de esos cursos fluviales numerosos templos monasteriales románicos, cinco de ellos con la categoría de monumento nacional. Son las joyas patrimoniales de la Ribeira Sacra, el eterno recurso endógeno para el turismo cultural al que nunca se ha sacado partido y rentabilidad. Durante años, el interior de la gran mayoría de estas serenas y pétreas iglesias ha estado oculto a los ojos de los visitantes.

¿El motivo? Bien sencillo. La falta de guías y una persona encargada de abrirlas al público con un horario estable de visitas, al menos los fines de semana.

Ahora, gracias al proyecto turístico Ronsel diseñado por la Universidad de Vigo, que cuenta con la colaboración de la Diputación y el Obispado de Lugo, para la proyección turística de la Ribeira Sacra, esa situación dará un giro de 180 grados y los templos románicos saldrán del ostracismo y podrán visitarse durante todo el año, a partir del primer fin de semana de este mes de julio.

Según apuntó el profesor de Economía de la Universidad de Vigo, Xavier Simón, responsable del proyecto Ronsel para potenciar el turismo rural en Ribeira Sacra, "vamos a poner en marcha, bajo el lema de Hai mil anos, las rutas románicas de Pantón, Saviñao y Sober que permitirán dar a conocer el rico patrimonio de esta zona".

Así, el itinerario románico de Sober, con una duración de tres horas, será los viernes. El sábado, con una ruta de tres hora y media, le toca el turno a Pantón y los templos monasteriales de Saviñao podrán verse los domingos, en un itinerario de tres horas. El precio por persona, módico, será de 4 euros.

Cuenta la leyenda que la fuerza de los rayos del sol, al reflejarse en las vidrieras del rosetón de la iglesia de San Esteban de Ribas de Miño, en Saviñao, era tal que hacía malograr embarazos de mujeres y animales de la zona. Para evitar ese meigallo los vecinos arrojaban piedras a las vidrieras para romperlas e impedir el reflejo solar. Este templo, al que denominan la pequeña catedral de la Ribeira Sacra, por sus vinculaciones artísticas con la seo compostelana, es una de las joyas románicas que podrán visitarse a lo largo de todo el año. En su interior se percibe el misterioso y simbólico juego de la luz solar cuando atraviesa el rosetón del cuerpo alto de la fachada. Es una experiencia que vale la pena.

tendencias@elcorreogallego.es

LAS RUTAS

1 Pantón En este municipio pueden visitarse las iglesias de Santo Estevo de Atán, San Miguel de Eiré, San Fiz de Cangas, San Vicente de Pombeiro y el monasterio cisterciense de San salvador, cenobio de clausura de monjas Bernardas, junto con el templo de Santa María de Ferreira, donde reposan los restos del feudal Diego de Lemos, que participó en la histórica revuelta de los irmandiños de Galicia, del lado de los campesinos.

2 Saviñao y Sober La ruta por tierras de estos municipios incluye visitas a Santo Estevo de Ribas de Miño, San Paio de Diamondi, San Martiño da Cova y santa María de Seteventos, en el primer caso. Lobios, San Vicente de Pinol, San Pedro de Canabal, que fue encomienda templaria, y Santa maría de Pinol son los templos incluidos en la tierras soberinas, capital del afamado vino de Amandi, cultivado en bancales en la ribera del río Sil.

28 jun 2010 / 00:16
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito