Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 11 abril 2021
02:35
h
{EL DÍA DESPUÉS}

El esprín final

    Faltó poco, muy poco, para que el Obradoiro diese la sorpresa en Sar ante el FC Barcelona, que en los minutos finales tuvo que tirar del músculo de Samuels y de sus mejores defensores exteriores, Oleson, Satoransky y Pau Ribas, para intentar parar el ataque obradoirista que acusó en exceso el que Adam Waczynski no estuviese al 100% de sus facultades físicas. En el descanso del partido le decía al actual secretario técnico blaugrana, Rodrigo de la Fuente, que el Barça lo podía pasar muy mal ya que en el primer acto pudo dominar pero en la segunda parte todavía nos faltaban los puntos del polaco y la verdad es que las dos aseveraciones se cumplieron. El Barça se quedó en 69 puntos ante la defensa del Obra, muy buena durante todo el partido, alcanzando su fase de excelencia en el tercer cuarto y en parte del último, y todo un Barça tuvo muchas dificultades para anotar. Solo nos faltó la frescura física de Adam para oxigenar en forma de canastas la decisiva fase del sprint final, en la que se echó en falta la ayuda ofensiva de algún otro compañero y que las acciones dudosas, que las hubo, se tradujesen en faltas pitadas a los defensores barcelonistas. No fue así y el Obra sumó una nueva derrota que no nos ha dejado un mal sabor de boca, sino todo lo contrario ya que el equipo cuajó su mejor actuación de la temporada en el aspecto defensivo con una gran regularidad en todo el partido, dejando atrás los problemas en el rebote y mejorando mucho en los balones perdidos a pesar de que Satoransky y Ribas son de los que aprietan todo el campo y siempre defienden con gran intensidad. En general, salvo el colapso del sprint final, ha sido uno de los mejores partidos de la temporada por la enjundia del rival que además venía espoleado tras perder en la prórroga su partido de Euroliga ante el Baskonia. La disculpa del cansancio no vale ya que en el Barça los 14 jugadores de la plantilla primero tienen que ganarse un puesto para estar en el banquillo y después luchar a tope para saltar al parquet. El fondo de armario es tan inmenso como demuestra que a Tomic, titular indiscutible y verdugo en Sar otros años, solo lo necesitaron 13 minutos.

    En la tabla clasificatoria todo sigue igual en la zona baja, solo que en la intermedia a tiro de una victoria ya solo quedan dos equipos, Tenerife y Manresa, con la particularidad de que ambos nos han ganado en Sar, por lo que urge vencer en San Sebastián al RETAbet Guipúzcoa para alcanzar la séptima victoria y sobre todo para no darles vidilla y convertirlos en un rival directo. En el pabellón de Anoeta el Obra siempre ha cuajado buenas actuaciones y es necesario que el próximo domingo simplemente defienda con la misma intensidad que ante el Barcelona y esa ansiada y necesaria victoria que en estos momentos el equipo y los aficionados necesitamos llegará.

    02 feb 2016 / 08:21
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito