Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 12 agosto 2020
17:59
h

Extreman la vigilancia de Charo Porto en A Lama por su profunda depresión

Está ingresada en la enfermería desde hace meses // Aunque vivió una buena época tras llegar al penal, ha vuelto a caer en estado de abatimiento // Su abogado le insta a pedir el tercer grado

Rosario Porto, condenada a dieciocho años de prisión por el asesinato de su hija, Asunta Basterra, ha recaído en una grave depresión que la mantiene ingresada en la enfermería del penal de A Lama, en Pontevedra, desde hace meses. Así lo aseguraron ayer a EL CORREO GALLEGO fuentes de este centro penitenciario después de que el abogado de la compostelana, José Luis Gutiérrez Aranguren, hiciese referencia a esta dolencia en declaraciones a los medios. Las citadas fuentes aseguraron que Porto "sufriu unha regresión da súa enfermidade como cando ingresou".

En este sentido, apuntaron que la interna, después de su llegada a la cárcel pontevedresa desde la de Teixeiro, "pasou unha época moi boa", completamente integrada y con buen estado de ánimo; sin embargo, esta situación duró poco, ya que la rea ha vuelto a caer en un estado de abatimiento del que no logra salir adelante. "Agora está fastidiada", aseguraron las fuentes consultadas.

No obstante, a pesar de no encontrarse bien, la madre de Asunta está tranquila. De hecho, "non tivo ningún problema coas internas", aunque se encuentre en una situación de crisis emocional. Además, el penal ha decidido extremar todas las medidas de seguridad para garantizar su integridad. Así, Charo "está permanentemente vixiada", tanto por los funcionarios como por otros presos de confianza.

Por su parte, el abogado de la santiaguesa, declarada por un jurado popular culpable junto con su marido, Alfonso Basterra, de la muerte de la pequeña Asunta, aseguró que su cliente permanece en la enfermería de la prisión con "una depresión profunda".

El letrado, que acudía a los juzgados de Lugo para ejercer la defensa de un hombre procesado por difusión de pornografía infantil, explicó ante los medios que Charo Porto lleva "arrastrando" esa "depresión" desde "hace muchos años".

Por ello, señaló que le recomienda, aunque ella "no quiere", pedir permisos para "poder forzar cuanto antes una posibilidad de clasificación en tercer grado y de anticipación de cumplimiento de la pena". "Digo por indicación mía, porque ella no quiere saber absolutamente nada de libertad, ni nada, y con la actitud habitual de la Junta de Tratamiento de negativa por gravedad del hecho, como si no fuera suficiente la pena que le impusieron", manifestó.

Según indicó, la también jurista mantiene que es "inocente" del crimen, una afirmación que su abogado también defiende y de la que se mostró cada "vez más" convencido. Al respecto, manifestó que, últimamente, tiene "dificultad" para comunicarse con su representada en la cárcel porque mientras que "antes" lo llamaba, ahora "no" lo hace. "Ella no se molesta en salir de la enfermería y está absolutamente abatida", subrayó.

El abogado señaló que agotó "todos los recursos" judiciales por los que exonerar a su cliente. "Mi confianza en la justicia es la justa, porque este caso fue especialísimo", indicó, antes de apuntar que "yo pensé que había instancias internacionales que eran más dadas a mirar las cosas con profundidad y todavía es peor cuando uno sale por ahí, salvo que sea para casos en los que hay gente de altura que está involucrada, en cuyo caso sí que son muy exquisitos en las garantías".

Así, criticó que "los demás mortales" se puedan "ir a la cárcel" sin "haber hecho nada" porque no tienen "ningún tipo de amparo".

Tanto Charo Porto como su exmarido, Alfonso Basterra, fueron condenados a 18 años de prisión tras un juicio con jurado popular, por el asesinato de su hija adoptiva, Asunta, el 21 de septiembre de 2013.

J.L. Gutiérrez Aranguren ABOGADO DE ROSARIO PORTO "Mi confianza en la Justicia es la justa, porque este caso fue especialísimo"

13 dic 2019 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito