Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

La funcionalidad de una cocina no está reñida con el buen gusto

Las barras metálicas son una buena opción para sacar el máximo partido al espacio disponible de la estancia

    En las cocinas actuales  la funcionalidad no está reñida con la decoración y el buen gusto, ya que el diseño de dicha estancia de la vivienda ha evolucionado convirtiéndose en un habitáculo acogedor, cómodo y muy práctico.

    Así, otro valor a tener muy presente en el interior de toda cocina es la organización, ya que si dicha estancia es amplia no existen problemas para almacenar y guardar los diferentes utensilios para cocinar, pero si sus dimensiones son más bien reducidas, es fundamental administrar bien los espacios para que los usuarios tengan todo al alcance de la mano.

    Una de las mejores opciones para sacar partido al espacio reside en la instalación de unas barras multiuso en la pared del frente de la cocina, en perpendicular con respecto a la encimera; en dichas barras se podrán colocar los diferentes rollos de papel y otros elementos de uso culinario. Además se pueden añadir a las barras distintos según las necesidades de cada usuario. Estas barras suelen ser metálicas, de acero inoxidable, aunque también las hay de otros materiales y diseños, que se adecuan a los motivos utilizados en los tiradores de las puertas o al resto de los electrodomésticos que se posea en dicha estancia.

    En cuanto a su instalación, hay que decir que es realmente sencilla, ya que básicamente se trata de fijar los extremos realizando un par de agujeros; sin embargo, en función de la extensión de la barra, ésta puede tener fijaciones intermedias. A la hora de instalar esta práctica pieza, es conveniente fijarse en la altura en la que se coloca, por si se van a introducir elementos colgantes como espumaderas, pinzas, tijeras u otros utensilios de cocina, ya que éstos no deben tocar la encimera, puesto que, aparte de ser molesto, pueden acabar rayándola.

    Otros elementos que resultan prácticos son los módulos con ruedas, ya que generalmente el suelo de la cocina suele ser de material cerámico, por lo que las ruedas de un carrito no lo dañarán al desplazarse. Este mueble auxiliar se puede comprar o fabricarlo uno mismo, según el acondicionamiento de la cocina.

    Con respecto a las paredes, generalmente suelen estar alicatadas para facilitar su limpieza, pero tampoco es tan extraño que el alicatado llegue a media altura y el resto de la pared esté pintada con material lavable, que también es fácil de limpiar. Para lavar este tipo de superficies, siempre y cuando estén recubiertas de pintura plástica lavable y nunca con pintura al temple, se puede emplear un cepillo de cerdas fuertes y agua con desengrasante, o un trapo si lo que se quiere limpiar son los azulejos. Si la cocina está pintada, resulta conveniente renovar la capa de pintura cada cierto tiempo y lo primero que se ha de hacer es limpiarla para luego, una vez seca, aplicar una capa de selladora sintética con la ayuda de un rodillo de espuma. Una vez se haya secado la capa de selladora se podrá pintar sobre ella, empleando una pintura plástica, en el tono deseado y dando tantas manos como sean necesarias para conseguir un acabado uniforme.

    Por otra parte, si se procede a la instalación de una encimera en la cocina hay que tener en cuenta que es recomendable adaptarla a la altura de las personas que la vayan a utilizar, aunque, normalmente, los electrodomésticos que van a colocarse bajo ella, como el lavavajillas y la lavadora, tienen unas alturas más o menos estandarizadas. La distancia desde el suelo hasta la encimera suele oscilar entre los 85 y los 92 centímetros y resulta conveniente adaptar la altura a los usuarios para evitar que al utilizar la meseta tengan que doblar la columna vertebral.

    Otra recomendación reside en descartar las encimeras de baja calidad, ya que pueden deteriorarse fácilmente, y los productos abrasivos que a veces se utilizan para limpiarlas incluso pueden llegar a dañarlas. Además, a la hora de elegir los muebles también hay que evitar decantarse por aquellos que resultan excesivamente recargados o con molduras, porque son muchísimo más difíciles de limpiar. Otro buen consejo consiste en emplear, en la medida de lo posible, colgadores en lugar de armarios, para tener las cosas más a la vista y siempre a mano.

    02 ago 2007 / 16:44
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito