Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 28 septiembre 2021
20:53
h
Compostela en forma

Glucosinatos, con 'G' de Galicia

    Que no le quepa ni la más menor de las dudas: los gallegos somos los españoles más longevos gracias a los glucosinolatos. Estas sustancias, de nombre tan complicado y engorroso, se hallan presentes en generosas cantidades en las verduras del género Brassica; es decir, en toda la familia de las coles: berza, brécol, coles de Bruselas, coliflor, repollo, nabizas, etc. No en vano, en Galicia llevamos consumiendo grelos desde tiempos inmemoriales, con todos sus glucosinolatos íntegros, ya sea disueltos en forma de rico caldito, ya sea acompañando sabrosas carnes deshuesadas. Este aporte de clorofilas y glucosinolatos nos ha transferido a los gallegos "el poder verde" de la naturaleza, protegiéndonos de muy diversos achaques.

    Además, las crucíferas son una excelente fuente de otros compuestos fitoquímicos (de procedencia vegetal), entre los que cabe destacar -aparte de los mencionados glucosinolatos- antioxidantes naturales como las vitaminas C, E, K, los folatos y compuestos fenólicos variados. En efecto, la huerta gallega nos dispensa todas estas maravillas antienvejecimiento, que protegen activamente a todo aquel que las consuma regularmente del cáncer y el envejecimiento prematuro. Gracias a este consumo, regular y abundante, los gallegos que siguen adheridos a su tradicional dieta atlántica están "fuertes como un roble", siendo así que muchos de nosotros llegamos incluso a centenarios.

    En efecto, a los gallegos nos resta una ventaja, con respecto a los demás ibéricos: nuestro aporte -especialmente abundante- de vegetales de hoja verde y nuestras coles, especialmente las crucíferas y sus principios activos: los glucosinolatos. Manda truco.

    Al caso que hoy nos ocupa, los glucosinolatos son compuestos nitroso-azufrados (es decir, que poseen nitrógeno y azufre), lo cual les confiere a las crucíferas su sabor y olor característicos, no sólo su potencia. Dado que se ha podido demostrar científicamente, tanto a estas sustancias como a los metabolitos que se producen en el cuerpo a su paso, se les ha otorgado el sobrenombre de "quimioprotectores", ya que previenen la aparición de cáncer. Los glucosinolatos se clasifican en tres grupos principales según su aminoácido precursor: alifáticos (si derivan del aminoácido metionina), aromáticos (si parten de la fenilanalina) e indólicos (si provienen del triptófano)... pero dejémonos de caralladas: todos ellos son estupendos antioxidantes.

    Los glucosinolatos actúan como potentes inductores de nuestras enzimas desintoxicantes, quiere esto decir que estimulan nuestras respuestas metabólicas de limpieza, sobre todo las que ocurren en el hígado, para que podamos eliminar eficientemente las toxinas y porquerías que viajan en la sangre. Así, el hígado, que actúa a modo de filtro procesando y limpiando la sangre que lo atraviesa, se ayuda de esta batería de enzimas "desintoxicantes". Por eso, tomar mucho brécol, grelos o berzas ayuda a limpiar a fondo tales excrecencias, así como el aclaramiento de las hormonas femeninas -los estrógenos- mediante un proceso llamado "sulfatación", luchando de esta forma contra diversos tipos de cáncer.

    Entre los compuestos glucosinolatos más estudiados, destaca el sulforafano del brécol, un metabolito derivado del glucosinolato glucorafanina. Numerosos estudios han demostrado el efecto del sulforafano bloqueando diferentes etapas en el progreso del cáncer; por citar un ejemplo, consumir entre 3 y 5 raciones de crucíferas a la semana se ha asociado a una disminución del riesgo de cáncer de próstata de un 40 %, que se dice pronto. Con respecto al cáncer de mama, no hay mejor protección posible (hallada en la naturaleza) que los glucosinolatos de las coles, como el indol-3-carbinol... otro nombrecito que también se las trae.

    Ahora sabemos cuál era realmente el secreto de Popeye... ¡¡¡los grelos!!! De hecho, Popeye tenía que ser de padres gallegos, a narices, no pudiéndose explicar esos antebrazos tan "cañeros" valiéndose únicamente de las espinacas.

    Centrobenestarsantiago.com

    Entrenador personal y

    nutricionista deportivo

    EL OBJETO DE ESTE ARTÍCULO ES SÓLO ORIENTATIVO. CONSULTA CON TU MÉDICO Y/O ESPECIALISTA CUALQUIER CAMBIO EN TU DIETA O ENTRENAMIENTO

    11 feb 2017 / 21:39
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito