Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

Las hogueras de San Juan bajo el meigallo de Sardiñeiro

    En Fisterra, las tradicionales hogueras de San Juan tienen un origen que pervive a través del tiempo y las culturas de los pueblos que habitaron la región y que como veremos están marcadas por un fuerte simbolismo solar, tomando al astro rey como símbolo del principio divino. En la villa de Sardiñeiro, perteneciente al municipio de Fisterra, hay un monte conocido como de San Juan, ya que existía en él una ermita dedicada a San Juan Bautista, patrono del pueblo y que también lo fue de la Orden del Temple, que tuvo encomienda en la zona, y de las hermandades de constructores, de donde tomarían origen las festividades masónicas de los dos "Juanes" ligadas a los solsticios de verano e invierno. Pues a menudo se relaciona al Bautista con los esenios y una sección de éstos era llamada Bannaim, los constructores. Único santo éste del que se celebra su natalicio.

    Y continuando con la fiesta de las hogueras de San Juan que se celebran en las aldeas de la comarca, tenemos la teoría expuesta por Caro Baroja de los Hirpi Sorani. Los Hirpi Sorani, que significa los lobos de Soranus, eran unos devotos del dios etrusco Soranus, nombre con el que denominaban al Sol y al que dedicaban sus celebraciones solsticiales caminando con los pies desnudos sobre las brasas de una hoguera encendida con madera de pino. La presencia de etruscos en tierras gallegas se hace evidente en pueblos como Coluns, según indicó el profesor Monteagudo (gentilicio etrusco Collunius; cul puerta, dios de las puertas ).

    Pero los celtas ya hacían celebraciones dedicadas al dios de la luz Bel o Belenos. En la noche del 31 de abril al uno de mayo se hacían hogueras, realizando con el humo ritos de purificación de los animales, las personas y las cosas.

    La reina Lupa y el monte rocoso de Pedra do Lobo

    Así es que, en el monte citado anteriormente hay una roca llamada Pedra do Lobo, simbolismo animal vinculado con la luz tanto entre los celtas como entre los griegos; en griego, el lobo es lykos y la luz, lykê. De ahí el epíteto, de doble sentido, del Apolo Licio. Además, la leyenda de la reina Lupa en la historia de Santiago, como bien destacó Murguía, y el topónimo Lobeiras para dos islotes de Fisterra darían crédito a esta teoría.

    Es interesante notar que muchas de las leyendas y tradiciones de Fisterra se remontan a la Edad Media; como la de un anónimo alemán del siglo XV que señala la existencia de una silla de piedra con vista a occidente (la cual está en la ladera del monte Facho). En la pieza se habrían sentado San Juan, San Pedro y Santiago y en ella se realizaba la recreación de la Transfiguración del Señor que dio origen a las representaciones que tienen lugar en la Semana Santa de esta villa, declaradas de Interés Turístico Nacional. Acertadamente se ha relacionado este relato y la ubicación de un Ara Solis, altar romano dedicado al sol formado por cuatro columnas que remataban en una cúpula esbelta (Vicetto), con una tradición tocante al mito del sol. El error radica en el uso del término "mito" que no creo sea del agrado de la Iglesia si se lo aplica a Jesucristo.

    Pues la liturgia católica misma atribuye a Cristo el título de Sol Justitiae. El verbo es el "Sol Espiritual", es decir, el "Centro del Mundo". Si el Sol simboliza a Cristo, los rayos son los Apóstoles ("enviados" como los rayos también son enviados por el sol). Una figura solar puede verse junto a la puerta principal de la iglesia fisterrana.

    Se ve entonces, la perfecta conformidad del Cristianismo con una tradición ancestral que nada tiene de mítico y que perduró hasta nuestros días.

    23 jun 2007 / 23:25
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito