Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 26 octubre 2021
02:31
h

El IDIS trabaja en un test para determinar el origen vírico o bacteriano de la fiebre

El proyecto, que podría estar listo en poco más de un año, permitiría agilizar el diagnóstico y minimizar la receta de antibióticos en pediatría // La investigación está financiada por el Instituto Carlos III

¿Detrás de esta fiebre está un virus o una bacteria? ¿debe tomar un niño un antibiótico ante la incertidumbre de que sufra una infección bacteriana? Estas preguntas podrían recibir respuesta de forma más ágil y precisa si se materializa el estudio que lleva a cambo el Genvip, un grupo de investigación en pediatría dedicado al estudio de las enfermedades infecciosas y a desarrollar ensayos clínicos sobre vacunas, que acaba de recibir financiación del Instituto Carlos III.

El proyecto de este grupo del Instituto IDIS de Investigación Sanitaria está financiado con 95.000 euros, el de mayor cuantía de toda la convocatoria y su objetivo es conseguir un test que, de forma "fiable y temprana", entre una o dos horas, permita tomar una decisión clínica sobre un paciente que presenta fiebre, porque desvelará si un virus o una bacteria es el responsable de ese aumento de la temperatura corporal.

Este proyecto de desarrollo tecnológico que revolucionaría el diagnóstico de las infecciones se basa en la respuesta funcional de los genes de la persona infectada ante un microorganismo. "Podemos saber qué virus o bacterias hay detrás en función de los genes que estén activados por el microorganismo", explica el investigador principal del proyecto DIAVIR (Diagnóstico de Enfermedades Virales), el genetista Antonio Salas Ellacuriaga, que trabaja en él junto con el pediatra Federico Martinón Torres.

"Cada organismo activa de forma específica unos genes. Como grupo de patógenos, las bacterias activan unos genes y los virus activan otros genes y, de forma específica, cada bacteria y cada virus activan sus propios genes", agrega para explicar el funcionamiento de "la huella transcriptómica" recientemente identificada y patentada por el Genvip.

MUESTRA NO INVASIVA Y DISPOSITIVO ECONÓMICO
El objetivo es validar esta huella transcriptómica y trasladarla a un dispositivo para saber si la reacción febril que presenta el cuerpo del paciente está provocada por un virus o una bacteria. Buscan un test que sea rápido sobre una muestra no invasiva, como por ejemplo la saliva, y que presente un coste eficiente para que ese dispositivo económico pueda ser adquirido, por ejemplo, en cualquier unidad ambulatoria.

"Hasta ahora no hay una herramienta útil en el día a día. Entra un niño con un proceso febril y los médicos, la inmensa mayoría de veces, no saben si esa fiebre es causada por un virus o una bacteria. Ante el miedo de que se le escape una enfermedad bacteriana, que suelen ser las más agresivas, el médico receta un antibiótico", explica el doctor Antonio Salas, quien reconoce que "hoy en día el margen de error es muy alto".

Al respecto, se refiere a la resistencia de los patógenos a los antibióticos como "uno de los problemas más graves que existen hoy en día", puesto que la aparición de bacterias multirresistentes "seguramente sea la primera causa de muerte en tan solo un par de décadas".

AGILIZAR LA DETECCIÓN DE ENFERMEDADES MÁS GRAVES
Además, agilizar el diagnóstico permitiría identificar infecciones potencialmente fatales en sus primeros inicios, cuando apenas cursan con algo más que fiebre y malestar, por lo que puede ser difícil distinguirlas de un incipiente catarro.

Frente a la recomendación general de los pediatras de que no lleves a tu hijo a la consulta hasta que hayan transcurrido 48 horas con fiebre porque no podrá saber la causa, con este dispositivo, casos como meningitis o sepsis, entre otros cuadros bacterianos graves, podrían ser detectados de forma temprana y "coger a tiempo el patógeno".

El proyecto cuenta con un plazo para desarrollarse de dos años, pero el doctor Salas afirma que, aunque aún no se ha hecho efectivo el ingreso de la financiación, ellos ya están trabajando y tienen líneas transversales con otros centros de "altísimo nivel", con lo que cree que "en un año o año y medio" podrán tener la respuesta de si este dispositivo se puede aplicar.

Él habla de "confianza" en que el método va a funcionar mejor que lo que hay hasta ahora porque acortará los plazos de los estudios micobiológicos, pero puntualiza, en cualquier caso, que el test no sustituiría a las pruebas actuales. "El cultivo microbiológico es fundamental, pero el problema son los tiempos. Con este test se acortarían los plazos", agrega.

Ahora al proyecto DIAVIR le queda seguir respondiendo preguntas sobre cuál será su margen de error (Salas cree que "puede llegar a ser bajo"), qué biomarcadores mirarán, cómo funcionaría en casos de coinfección (infecciones simultáneas)... Pero lo que tiene claro Salas es que el test tiene "un futuro muy prometedor" y que sería extrapolable a adultos, por ejemplo a casos de personas mayores con inmunodepresión.

El doctor Martinón ya ha publicado en revistas internacionales que las enfermedades bacterianas asocian un cierto patrón de expresión de genes y proteínas. "Más que intentar identificar una bacteria o un virus, que ha sido el objetivo de la mayoría de los test desarrollados hasta este momento, creemos que la infección bacteriana o vírica puede ser reconocida por el patrón de genes y proteínas activado por el sistema inmunológico del paciente en respuesta a la infección", resume el también jefe del servicio de Pediatría del Hospital Clínico de Santiago.

LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN
DIAVIR se une a los siete proyectos europeos relacionados con vacunas y enfermedades infecciosas, dos proyectos FIS y los 15 ensayos clínicos en los que trabaja el Genvip, que además coordina la Red Española de Ensayos Clínicos Pediátricos.

El grupo de investigación que coordina Federico Martinón ha captado más de 12 millones de euros de financiación a través de fondos competitivos y aportaciones privadas y posibilita que un equipo multidisciplinar de 40 personas trabajen desde el Servizo Galego de Saúde (Sergas) en el desarrollo de nuevos abordajes diagnósticos y terapéuticos, vacunas y estrategias personalizadas de prevención para la salud de los menores.

29 jul 2019 / 14:04
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito