Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 11 agosto 2020
15:08
h

De idolatrado a compañero de fatigas en la elite del pádel

Hay un dicho que afirma que siempre es bueno rodearse de buenas compañías, y esa máxima parece conocerla al máximo Pablo Lijó (Ribeira, 06/07/1991), que la próxima temporada formará pareja con toda una leyenda del pádel como el argentino Maximiliano Gabriel, apodado como Míster Máster, al haber disputado todas las ediciones del Máster hasta ahora. Sin duda, una oportunidad que aúna a partes iguales tanta responsabilidad como ilusión para el jugador ribeirense: “Estoy muy ilusionado, es uno de mis ídolos desde que empecé, en uno de los primeros jugadores en que me fijé”.

“Le llaman Míster Máster. Es un jugador que lleva en la elite del pádel muchos años, que siempre hace jugar bien al compañero. Creo que nos va a ir bien”, afirma Pablo. “Viviendo en Madrid los dos, y llevando dos años con compañeros de fuera con los que no podía entrenar juntos, ahora sí podremos, con Adrián Caviglia como entrenador”, añade Lijó, que en enero empezará a trabajar con su nueva pareja.

Uno de los retos para el ribeirense será dejar de ver a Maxi como ídolo o, al menos, perderle un poco el respeto. “El respeto siempre está, pero ahora tengo que perderlo un poco porque somos compañeros y tenemos que ir los dos a lo mismo. Es una ilusión grande jugar con alguien a quien veía en la tele cuando ni siquiera jugaba el World Pádel Tour. Ese respeto va a ser positivo”, reconoce.

No se cansa Pablo de alabar las características de su nuevo compañero de fatigas, al que define como “un muro”. “Yo lo conocí como el Muro Gabriel, porque no falla una pelota. No destaca por su envergadura, pero es un gran defensor que prepara genial el punto para que el compañero lo gane. Tiene mucha experiencia en el mundo del pádel”, asegura Lijó. “A nivel táctico conoce como la palma de la mano a la mayoría de jugadores. Es genial porque hay rivales contra los que yo nunca jugué”, dice.

En cambio, los puntos fuertes de Pablo se centran más en el juego ofensivo: “Tengo un poder ofensivo bueno. Los remates y las voleas son mi punto fuerte. Flaqueo un poco en defensa. Trabajaremos para equilibrar su defensa y mi ataque”, expresa Lijó, que refleja de este modo las claves por las que esta pareja apunta a una complementación extraordinaria.

Aunque todavía es pronto para marcarse objetivos, reconoce Pablo que van a soñar a lo grande. “En conversaciones informales hablamos de estar en los puestos de Máster, que son los ocho primeros. Él los jugó todos y yo ninguno, por lo que la subida más fuere que nos planteamos es la mía, pero haciendo que él no baje”, reflexiona Pablo, que actualmente ocupa el puesto 25 en el ranquin del World Padel Tour. Maxi está en la 16.ª posición.

Lijó lleva dos años entrenándose en Madrid, pero sin perder de vista el crecimiento que el pádel está viviendo en Galicia: “Se está creando cantera, hay buenos monitores y chavales que van a dar el salto al circuito mundial en los próximos años”, aventura.

22 dic 2017 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito