Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 01 junio 2020
17:04
h
hasta 1.744 millones

La industria de la madera gallega facturó un 4,5% más el pasado año

Confemadera exige a la Xunta que se implique con el sector y acabe con "reuniones vacías de contenido" y a la Fegamp "poner orden" en tasas

    La industria de la madera y el mueble de Galicia facturó 1.744 millones de euros en 2014, lo que supone un 4,5% más que en 2013, de forma que alcanza sus mejores datos desde el inicio de la crisis en 2008.

    En rueda de prensa este jueves en Santiago, el presidente de la Confederación de Empresas de la Madera de Galicia (Confemadera), Elier Ojea, ha presentado los datos relativos a 2014, en los que aprecia "una ligera recuperación", por ello afronta el futuro con "un cierto optimismo" que debe ser "moderado" tras haber tocado "suelo" en los últimos años.

    Así las cosas, aunque la facturación del sector de la primera transformación de la madera (aserraderos, rematantes, tablero y pasta) ascendió un 12,7% respecto a 2013 hasta llegar a 1.386 millones, en el caso de la segunda transformación (empresas de carpintería y mueble) la facturación cayó un 3%, al pasar de 369 millones a 358 en 2014.

    Por subsectores de actividad, la industria del tablero y pasta alcanzó una facturación de 685 millones (aumentó 32 millones respecto al año anterior); los rematantes cerraron con 404 millones de euros (12 millones de euros más); y los aserraderos facturaron 297 millones (43 millones más).

    En 2014 unos 70.000 propietarios gallegos cortaron madera (el 10,4% del total de 672.000) por la que percibieron 280 millones de euros, lo que supone una cifra similar a 2013.

    GALICIA, LA MAS EXPORTADORA

    Asimismo, la Comunidad gallega fue la más exportadora con 749,9 millones de euros (supone el 25,8% de España), de los que 567,8 millones son relativos a madera y mueble, mientras que el resto lo supone la exportación de pasta.

    Con todo, aunque el valor de las exportación de madera creció un 0,4% hasta los 429,5 millones; el de los muebles cayó un 3,3% hasta los 138,3 millones de euros.

    Así las cosas, los principales productos exportados son la pasta para papel (181,6 millones); tableros de fibra (141,1 millones) y madera en bruto (122,4 millones). El país al que más se vende es Portugal (212,7 millones); seguido de Francia (58,6 millones) y Reino Unido (35,8 millones).

    Respecto a esta cuestión, los tráficos de madera en los puertos gallegos (12 de los 18 existentes exportan madera) crecieron un 4,3% respecto a 2012. Esto se produce en un contexto mundial en el que comercio de productos forestales está al alza.

    DESCIENDE LAS CORTAS, PERO AUMENTA LA CERTIFICACIÓN

    El sector de la madera cuenta con 3.000 empresas en Galicia (cuatro de cada diez son de primera transformación) y supone 70.000 empleos entre directos e indirectos. En la actualidad, el 30% de las industrias de 52 ayuntamientos de entornos rurales son forestales. De hecho, en seis (Alfoz, Coles, Piñor, Pontedeva, Quintela de Leirao y Serraus) supone más del 50% del empleo industrial.

    Sobre la situación del sector, Ojea ha subrayado que la certificación de montes de gestión privada creció en 2014 un 16%, lo que identifica con una gestión más sostenible, pero critica a la Xunta por inmovilismo en la pública, mientras existen unas 600.000 hectáreas susceptibles de convertirse en productivas.

    El volumen de cortas realizadas en el monte gallego descendió en 2014 a 7,5 millones de metros cúbicos, respecto a los 7,8 millones de metros cúbicos de 2013. Del total, el eucalipto supone 3,7 millones de metros cúbicos, seguida por los 3,5 millones de metros cúbicos de coníferas y los 260.000 de otras frondosas.

    ENFRENTAMIENTO CON LA XUNTA

    En la rueda de prensa, Ojea ha sido preguntado por el enfrentamiento de Confemadera con la Xunta, después de que la junta directiva de la confederación acordase hace unas semanas abandonar el grupo de trabajo del plan forestal, la Mesa da Madeira y el Consello Forestal de Galicia, ante la "desatención reiterada, pasividad y falta de soluciones" del Gobierno gallego con el sector.

    Al respecto, Ojea ha lamentado que tras esa decisión "no hubo ningún contacto" con el Gobierno gallego para avanzar en una interlocución, según ha dicho, a pesar de que el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, haya hecho "gestiones" para aproximar posturas, pero considera que tiene que haber "una mayor preocupación" por parte de la Consellería de Medio Rural.

    Así ha hecho un recorrido histórico sobre cómo desde el año 2009, Confemadera ha trasladado a la Xunta las necesidades del sector, resumidas en el documento 'Las 13 medidas para el sector forestal', en el que se planteaban propuestas para abordar problemas estructurales como la atomización de la propiedad, la promoción de una silvicultura moderna y el complejo marco legislativo en el que las empresas desarrollan su actividad --que identifican con una "maraña de ordenanzas municipales y otras administraciones"--.

    En junio de ese año el sector acordó con Medio Rural unos objetivos de legislatura incumplidos que se han ido arrastrando, a lo que se une a una falta de negociación para el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020, que según denuncian ha hecho que fuese "devuelto" por la Comisión Europea.

    Esta situación provocó que en octubre 2014, por primera vez, todos los colectivos relacionados con el sector forestal --asociaciones de propietarios, comunidades de montes y empresas de servicios, entre otros-- se uniesen para reclamar soluciones concretas al departamento de Rosa Quintana, y todavía no han recibido ninguna respuesta de la Xunta, según denuncian.

    Y es que Ojea ha expuesto que se dejó de asistir a juntas convocadas por la Xunta por ser "reuniones vacías de contenido", de forma que Confemadera apuesta por "trabajar codo con codo" entre sector y Administración para decidir sobre temas que consideran cruciales como el reparto de fondos europeos hasta 2020.

    Por este motivo, emplaza a llegar a acuerdos en una tarea a "medio y largo plazo", puesto que "no hay garantía de sostenibilidad". Al respecto, solo identifica "incumplimientos" por parte del Gobierno gallego que ha ejemplificado en "un déficit de 800 millones" para el sector maderero por la falta de aplicación del plan forestal de 1992.

    "BUROCRACIA" Y ORDENANZAS MUNICIPALES

    Asimismo, la patronal de la madera apunta a la necesidad de que exista "menos burocracia" para el sector y que diferentes administraciones se pongan de acuerdo para "simplificar trámites", dado que si no "es ingobernable". Una situación de diferentes regulaciones que la secretaria general de Confemadera Galicia, Ana Orons, identifica con un "reino de taifas".

    Uno de los puntos de mayores críticas de los madereros en los últimos tiempos es el de las 104 ordenanzas municipales en materia forestal existentes en Galicia, de las cuales 63 son de "después" de la ley de montes de 2012, que imponen diferentes tasas y restan competitividad a las empresas, según censuran.

    Aunque Ojea se muestra partidario de que se pague por arreglar pistas forestales en el caso de que se dañen, recuerda que estas también son usadas por ganado u otros sectores productivos y sus daños no se corresponden siempre con los madereros.

    Por todo ello, la patronal de la madera aboga por que haya una reunión con la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para poner "orden y concierto" sobre las ordenanzas municipales, para establecer los mismos criterios, puesto que "en uno se cobra por tonelada y en otros por kilómetro".

    30 abr 2015 / 17:20
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito