Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 10 julio 2020
02:21
h

Isidoro Valcárcel: Una acción periodística en el sector del arte

El ciclo de producción de un periódico, en este caso EL CORREO GALLEGO, convertido en creación artística es la propuesta que plantea el premio Nacional de Artes Plásticas Isidoro Valcárcel Medina en la compostelana galería Trinta

Cada mañana, durante el mes que dura la exposición, un ejemplar del diario compostelano en sus distintas fases de producción es "trabajado" por el artista cumpliendo el ciclo vital de todo periódico: antes de la impresión, cuando sólo es un papel en blanco; durante el proceso en rotativa, justo en el momento en que la tinta comienza a impregnar el papel; cuando ya impreso se dispone a ser enviado a kioscos y suscriptores y finalmente en el instante en que una vez leído es triturado para posteriormente reciclarse.

Isidoro Valcárcel cumple así con el axioma periodístico de que "nada hay más antiguo que el periódico de ayer" y recrea, en las fases ya apuntadas, lo que realmente es el periódico: arte efímero; 24 horas intensas de creación que nacen y mueren cada jornada; nacer, desarrollarse, morir… y renacer. Así todos los días y toda la vida.

Asistimos en la galería Trinta a la mutación del diario, no como pieza inmóvil sino como materia que va creciendo, con montones de prensa que acumula papel según avanza la exposición, tal como si fuese un desperdicio humano. Es una metáfora de la vida y la muerte, del renacer cada día de un periódico que un día después de su aparición ya es cosa pasada. El artista realiza una presentación austera. El montaje se limita a una acción ordinaria desarrollada en una sencilla mesa manual, propia de un oficio rutinario. El trabajo semeja ser insustancial y cuestionador del pretendido halo artístico que muchos autores pretenden reivindicar a sabiendas de que en realidad nunca se ve.

Muchos se preguntarán si lo que Valcárcel presenta en ‘Trinta’ es arte o si ese tipo de secuencia es sólo una imitación de la vida basada en la tirada de un periódico. La respuesta no resulta fácil. Comprar un diario está al alcance de cualquiera y es un acto que se repite millones de veces cada día en todo el mundo. Pero el hecho de plantear esta historia en un espacio de arte convierte a la idea, precisamente, en un acto artístico, porque, con imaginación creativa, todo objeto puede convertirse en arte. Toda acción puede emocionar, interesar, sorprender…

Es arte porque el autor así lo quiere. Y ha llegado a considerarlo a través de un proceso complejo de reflexión de una idea. Es normal que los diarios se ocupen de analizar, criticar y exaltar el hecho artístico, y lo es mucho menos que el diario se convierta en objeto utilizado por un artista para convertirlo en pieza de museo. Aquí reside la genialidad del autor: en darle la vuelta a la tortilla y presentar a quien se ocupa del arte como objeto artístico, a ver qué es lo que sucede.

Isidoro Valcárcel ha utilizado EL CORREO para poner frente al espectador cuestiones de forma y fondo. A veces nos devanamos los sesos en un ejercicio de comprensión interna para entender la mente del artista y el origen de su obra, partiendo del principio de que en la sociedad del espectáculo en la que estamos insertos el mérito se lo lleva solamente la apariencia formal externa. Es habitual que el diario se use para ser leído, llevarlo a veces debajo del brazo, utilizado para envolver objetos y, al final, pase sin pena ni gloria hasta el día siguiente.

Con esta acción, al artista pretende que el diario, y con él la información y la cultura, permanezca más en el tiempo; se le otorgue al periódico más de un minuto para la reflexión. Él no quiere que esa referencia periodística permanente y sin embargo fugaz acabe su destino en un triste contenedor o papelera; aspira a que las noticias y los contenidos no se conviertan sólo en cosa del pasado sino que dejen su poso e influencia en la sociedad de nuestro tiempo.

Es la primera vez que Isidoro Valcárcel muestra al público su trabajo en Compostela. Después de realizar acciones, experiencias con el body Art y la performance, impartido conferencias o integrado ambientes, lugares, sonidos, ha realizado en Trinta un Arte Inesperado, algo que surge de forma imprevista y que tiene como fin relacionarse con el público, con la cultura y el devenir humano. No intenta resolver temas sino crearlos y sobre todo sacudir conciencias en la manera de actuar y pensar que no es poco.

Honesto en su manera de pensar y hacer, ha ideado una muestra sin interés comercial alguno, como es habitual en este creador, y si lo fuera para nada sería caro, porque a este murciano asentado en Madrid siempre le ha interesado la creación al margen del mercado, la idea como tal y no como negocio. Todo un corpus creativo y vital en el que ante todo se estima la conciencia cívica del reciclaje. Quiere dejar testimonio de que la cultura no está en las manos más indicadas y hacer del arte algo que lejos de ser coleccionable quede en la memoria, sea distinto y ante todo no repetitivo.

Este proyecto site especific, como muchos ideados por él, no es algo objetual creado por la pericia de un oficio largamente aprendido y destinado a obtener objetos realizados con destreza. En este caso, frente a la idea de objeto único se opone la de actuar, pensar y en definitiva dejar testimonio de una actitud ante la vida y una disposición que requiere un esfuerzo notable: el de ocuparse durante el mes de su exhibición y estar pendiente de la modificación de la propia cotidianeidad.

Porque para este extraordinario creador, el arte bien ejercido es la propia vida, y el vivir como el arte succiona minutos al tiempo y esos minutos son el transcurrir de un trabajo sencillo alejado del suceso histórico. Quiere convertir en único y relevante una aparente pequeña cosa, y logra poner en valor algo cotidiano en lo que casi nunca reparamos: la compra del pan, la lectura del periódico. O lo que en esencia viene a ser lo mismo: el alimento para el cuerpo y el alimento para el espíritu. Y esa es su grandeza.

09 ene 2011 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito