Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 26 septiembre 2020
22:01
h

Medio millón de participantes en una marcha por el clima de récord

Galicia se suma con más de ochenta colectivos y oenegés// La joven sueca deja la manifestación en coche eléctrico por seguridad y se reincorpora al cierre

"El cambio viene os guste o no", dijo ayer a los políticos la activista climática Greta Thuberg, que habló a las 500.000 personas que se estima secundaron la Marcha por el Clima de Madrid.

En su intervención, con la que se cerró la Marcha por el Clima de Madrid, la adolescente subrayó que los políticos "tienen que hacer su trabajo".

"Los líderes políticos nos están traicionando y no vamos a dejar que se salgan con la suya, decimos basta ya. El cambio viene, os guste o no", recalcó.

"Estamos saliendo de nuestra zona de confort diciendo a la gente que tiene una responsabilidad para preservar el futuro y las generaciones actuales. La esperanza no reside dentro de los muros de la COP25 sino en la calle con todos vosotros", enfatizó.

Repitió que "sólo es una activista climática" que forma parte de "un movimiento más grande" contra "la crisis climática" que se "está escuchando cada vez más" aunque no se traduzca en "acción política".

"No hemos conseguido nada", aseguró durante una comparecencia ante la prensa en Madrid, donde la joven pidió a los líderes internacionales a actuar contra el cambio climático.

"No podemos permitirnos un día más sin tomar medidas", apuntó

"La crisis climática sigue siendo una cuestión que ignoran las personas que están en el poder. Hay gente que está sufriendo y muriendo por esta emergencia climática pero no podemos esperar más", añadió.

"No deberían escucharme más que a cualquier persona", aclaró.

"La gente también quiere oír hablar a los otros" dijo intentando en vano ante la prensa repartir las respuestas con los españoles Shari Crespi y Alejandro Martínez, y a la ugandesa Vanessa Nakate, informa Efe.

Y siguió su discurso.

"Algunas personas prefieren el status quo, tienen miedo al cambio, por eso están intentando silenciarnos a los jóvenes, y eso prueba que las voces se están escuchando y tiene impacto", declaró indicando que la incidencia del movimiento por el clima todavía no ha logrado grandes compromisos políticos.

El autodenominado movimiento gallego por el clima, conformado por más de ochenta colectivos y oenegés gallegos que trabajan en defensa del medioambiente, se sumó ayer a la marcha de Madrid.

Entre ellos, Fridays for Future, Extinction Rebellion, Ecoloxistas en Acción de Galicia, la Plataforma para o Decrecemento, Verdegaia, Adega y Greenpeace de Galicia, según informa Europa Press.

Además de en la manifestación, miembros de todas estas organizaciones estarán en las distintas actividades de la COP25 durante todo el fin de semana.

Al Gobierno central, a la Xunta, a diputaciones y ayuntamientos, el movimiento le reclama cuestiones como que "comiencen a decir la verdad y que asuman la emergencia climática como un grave problema" y "no como un nuevo nicho de oportunidades económico-empresariales".

Al respecto, demandan una ley de emergencia climática y medidas "reales y efectivas" para la eliminación de emisiones de gases de efecto invernadero.

Otra de sus exigencias es un cambio en la política forestal "como medida para prevenir los incendios" y una "mayor eficiencia" en el uso del agua, así como una política agraria "que favorezca la soberanía alimentaria".

Por su parte, la joven activista sueca Greta Thunberg abandonó ayer, entre aplausos, la marcha en un vehículo eléctrico por recomendación de las Fuerzas de Seguridad, ante la imposibilidad de avanzar a pie debido a la masiva afluencia de personas. En un momento determinado, la chica tuvo que pararse a la altura del Museo del Prado, debido a la "muralla humana" de defensores climáticos de todas las edades.

En inglés y rodeada de una auténtica muralla humana, la activista pidió disculpas por tener que irse y explicó que la Policía le había recomendado abandonar la marcha a pie.

Ante los retos que ve la calle

Las negociaciones en la cumbre avanzan hacia una mayor ambición climática, que los países deberán asumir formalmente el próximo año, y que tendrá que dar respuesta a las exigencias cada vez más sonoras en todo el mundo y a las evidencias científicas. Pero han surgido ya las primeras reticencias por parte de algunos países, que han establecido algunas "líneas rojas".

Bardem pide un cine más implicado

El cine debería "centrarse más en el cambio climático" porque se han hecho películas sobre catástrofes naturales, pero no se ha puesto el foco en este problema, dijo ayer Javier Bardem en un debate sobre la Antártida y el océano en la cumbre. Tras la proyección del documental Sanctuary, de Greenpeace en el que interviene junto a su hermano Carlos, se refirió a la "ineficiencia del cine mundial".

07 dic 2019 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito