Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 12 julio 2020
18:53
h

Mourelo

    Uno de los primeros textos que leí de Suso Mourelo se llamaba Sólo escribió lluvia. Lo hizo en 1988 para un suplemento muy poco común de esta casa que se llamaba La Noche, y que recogía, entre otras muchas cosas, la herencia intelectual de aquel veterano vespertino que pertenecía a lo más canónico de la prensa gallega de cualquier tiempo. Un diario en el que, por cierto, uno podía leer con frecuencia a Raimundo García Domínguez, Borobó, a don Ramón Otero Pedrayo o a Cunqueiro.

    Tuve oportunidad de leerle aquella gema con el corazón, e, incluso, de ilustrársela como se merecía.

    En el curso del tiempo, Mourelo se convirtió en un aventurero. O quizás, como diría London, en un viajero astral. Pero el entrenamiento fue muy duro. Lo realizó en un programa de Nieves Herrero. ¿Qué mayor prueba, aparte de las propias de un marine en prácticas, que mantenerse vivo frente a la constante y despiadada presión del share...?

    Fue entonces cuando pasó una época en China. El fruto de esa estancia habría de llamarse Adiós a China, y tenía dos versiones: una, la oficial, se editó en Espasa. La otra, la privada, nos la contó a los colegas. Yo no la repetiré más que en presencia de mi abogado (o de la pasma, y bajo tortura). Te lo juro, Susito.

    Más tarde pergeñó una compleja y hermosa historia de losers. Era La frontera oeste, y fue a parar a Seix Barral.

    Su última obra me ha transfigurado. Es Donde mueren los dioses. Viaje por el alma y por la piel de México. Lo ha sacado Gadir, la impecable editorial de Javier Santillán.

    He ahí una perfecta muestra de buena literatura de viaje. La misma que practicaron don Lawrence Sterne, Washington Irving o Stendhal. La que, siguiendo un camino, consigue abrir otro, enriquecido con la mirada y la notoria experiencia acumulada de alguien que es un colector parabólico de lo delicado, lo raro, de alguien que sabe ver lo sublime allá donde ese esquivo valor ha plantado raíces. En este caso, seguía la senda de la Kahlo, de Aub o de Rulfo. Lo vemos dialogar en un pueblo perdido y nos encontramos, ¡oh, milagro!, con el escenario, punto por punto, de Luvina, la perla negra de El llano en llamas...

    De la memoria de Porfirio Díaz al "skyline de chiringuitos playeros", Suso nos va brindando -con tequila- una visión a medio camino entre lo nuevo y lo obsesivamente tradicional. Sí, la Santa Muerte, por ejemplo.

    Como todo gran narrador, nos fascina, nos entretiene y nos hace soñar. Feliz él, que ha hecho el camino que a mí me habría gustado recorrer hace ya muchos años. Desde que oí por vez primera al Trío Calaveras...

     

    SÁBATO

    Se nos ha ido Ernesto Sábato, a punto de cumplir el siglo. Cuánto nos habría gustado haber hablado con él un poco más (aquí lo vimos; ya estaba muy cansado). Un abrazo muy fuerte, maestro.

    CRISOL ARS LONGA, VITA BREVIS

    Premio San Clemente. Hoy es el día. Erri de Luca, William Ospina y An Alfaya recogerán sus respectivos galardones (lengua extranjera, castellano y gallego). An Alfaya lo consiguió por Areaquente, Ospina por El país de la canela y De Luca por El día antes de la felicidad. Entre otras muchas curiosidades, el italiano ha sido siempre tan conocido en su calidad de alpinista como en su condición de escritor. Para colmo, fue, en otro papel curioso (el de político), fundador del movimiento Lotta Continua. Todo lo cual contribuye a que nos formemos de él una imagen realmente compleja. El programa hoy será este: a las 18.00 h, rueda de prensa y entrega de premios con los escritores en el instituto Rosalía. A las 21.30 h, cena en el Hostal. Enhorabuena a todos los premiados.

    02 may 2011 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito