Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 14 agosto 2022
03:31
h
FIRMA INVITADA

Música en Compostela

    EL próximo domingo empieza una nueva edición del curso internacional Música en Compostela, que convoca a alumnos procedentes de varios países alentados por el prestigio de una marca ganada a pulso a lo largo de muchos años.

    Profesores y compositores conocidos en todo el mundo se dan cita todos los años llenos de ilusión y cariño. Este año, gracias a los esfuerzos de María Dobarro fue presentado el programa en Madrid en la sede de Bellas Artes con buena repercusión y acogida. Basta citar los grandes nombres que han asistido a los cursos a lo largo de los años para ver su importancia. Teresa Berganza, Andrés Segovia, Alicia de Larrocha, Joaquín Rodrigo, Xavier Montsalvatxe, Federico Mompou, Victoria de los Ángeles, Montserrat Caballé, Gaspar Cassado, Jesús Lopez Cobos, John Williams y una larga lista.

    En estos últimos años, entre otros, han acudido como profesores el pianista Josep Colom, el violinista Agustín León Ara, y los compositores Cristóbal Halffter, Antón Garcia-Abril, mencionando sólo a unos pocos. La gente de Santiago y de Galicia y quizás sus instituciones no valoran suficientemente la importancia de que todos los años vuelva Música en Compostela.

    La música clásica en Compostela corre el riesgo de languidecer contentándose con su buena orquesta, pero sin ningún aliciente más. En el programa para el curso que viene, que esta vez sí fue presentado con antelación suficiente, se echa en falta que la Orquesta Sinfónica de Galicia no venga a Santiago más que una vez. Para escucharla con más frecuencia habrá que ir no solamente a su sede en A Coruña, sino a Vilagarcía, Ferrol o Vigo, donde actuará más frecuentemente.

    El curso pasado tuvo también sólo dos actuaciones, una más que este año, aunque una de ellas con el director Elihaju Imbal al frente, será recordada por mucho tiempo No se entiende como la Real Filharmonia actúa dieciocho veces fuera de Santiago y solamente una orquesta de fuera, la Sinfónica, lo hace, y solamente una vez en Santiago. Los programadores parece que sólo se preocupan por los intereses de la orquesta menospreciando al público compostelano.

    No se trata de confrontar dos orquestas, cada una excelente tocando el repertorio adecuado a cada una, sino justamente disfrutar de las dos. Quizás este defecto en la programación sea una consecuencia del escaso interés que mostraba la anterior Corporación municipal por la música clásica.

    Esperemos que la nueva Corporación demuestre con hechos su mayor interés. La recuperación del desaparecido festival de música barroca, que había conseguido ser una referencia, sería una muestra más de ese interés y además contribuiría a acercar a Compostela un público de cierto nivel adquisitivo.

    Profesor emérito de la USC

    25 jul 2019 / 22:15
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito