Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 10 febrero 2024
18:07
h

Nochebuena gallego-japonesa para celebrar el reencuentro con "Michi"

Las peregrinas niponas que adoptaron al perro que rescataron en el Camino ya están en Santiago, donde pasarán la Navidad // El día 26 vuelan hacia su país

Kimiko Uchii y Tamano Hayashi, las dos peregrinas japonesas que rescataron a Michi en Palas de Reis mientras realizaban el Camino durante el pasado mes de mayo, aterrizaron ayer en Santiago para llevárselo a Osaka. Acompañadas por otra amiga de su país, llegaron de madrugada a Lavacolla, y a la espera de completar todos los trámites administrativos y clínicos obligatorios para cerrar la adopción, se alojarán en una casa de turismo rural de Ponte Sarela hasta el próximo jueves, cuando viajarán en coche hasta Bilbao para tomar un vuelo hacia su país. A partir de ahí, Michi, un Gos d'Atura (pastor catalán), que ha estado, desde su rescate en el Camino, bajo el cuidado de los responsables de la Asociación Protectora de Animais do Camiño (Apaca), se subirá al avión y viajará en la bodega, en el interior de un transportín, con destino a su nuevo hogar: la familia de Kimiko, que reside en una casa de campo en la periferia de Osaka.

Durante la estancia en la capital gallega, Raquel Freiría, gerente de Apaca, y otros miembros del equipo que forman esta protectora, acompañan a la delegación nipona que ha aterrizado en Santiago en plenas fechas navideñas. Tal y como recoge la foto que acompaña estas líneas, el reencuentro entre las peregrinas japonesas, aún con las maletas en la mano, y Michi fue muy emocionante. "Ha sido una situación increíble; hemos vivido el reencuentro con mucha emoción y estamos supercontentas de estar en Santiago", afirmó ayer Kimiko Uchii, tras pasar sus primeras horas en la ciudad. "Michi é un pastor, un Gos d'Atura, e o leva no sangue. Ten un gran espíritu protector, e sempre está disposto a xogar. E por iso foi tan emotivo o reencontro, que deixou ademais unhas cantas bágoas", describe Raquel Freiría, quien destaca, además, que compartirán todos juntos la cena de Nochebuena en la casa de turismo de Ponte Sarela que han alquilado para celebrar este momento, dice, tan especial: "Haberá unha mestura de cociña galega e xaponesa, e quen sabe se doutros países, dado que estamos persoas de moitos lugares diferentes".

Michi era uno de los muchos perros abandonados que recorren cada día los itinerarios de la Ruta Xacobea, y que caminan sin destino detrás de los peregrinos. Michi, en japonés, significa Camino. "Todos os cans e cadelas que foron, do mesmo ou similar xeito, rescatados por peregrinos levan un nome relacionado coa Ruta Xacobea nas súas respectivas linguas", añaden desde la protectora, donde también cuidan de Camí y Way, el primero rescatado por una peregrina catalana y el segundo por un matrimonio australiano. Ambos están en adopción y llegaron a Apaca a lo largo de 2019.

23 dic 2019 / 22:29
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito